opinion.carlos-ponce.hasta-nunca-queretaro
Opinión

Carlos Ponce de León

Director de RÉCORD, experto en futbol nacional e internacional. En su columna tendrás un análisis veraz y oportuno.

Hasta nunca, Querétaro

2022-03-07 | CARLOS PONCE DE LEÓN
Comparte en:

Al día más sangriento en la historia de nuestro futbol le faltan muchas respuestas, pero ya tiene al gran responsable para la Liga MX que pagará por la sangre regada en La Corregidora: Gallos del Querétaro. El clamor de justicia que se ha elevado en nuestro país encontrará al menos una de esas repuestas. Gabriel Solares, quien se ostenta como dueño y presidente, es la cara de una directiva que fue incapaz de contener a una de las barras más peligrosas de nuestro futbol, a pesar de tener los antecedentes. No reparó en mandar a la seguridad adecuada, contrataron a una empresa que reclutó a gente sin preparación y que no reaccionó ante el salvajismo que se desató.

Así que, te lo adelanto, estimado lector de RÉCORD que has exigido justicia tras ser testigo del día más violento: Gallos Blancos del Querétaro será desafiliado de la Liga MX. Es lo que se buscará mañana en la asamblea extraordinaria a la que han convocado Mikel Arriola y Yon de Luisa.

Al momento, no hay dueño que haya dicho que se debe salvar la actual directiva de los queretanos, al contrario, la inmensa mayoría pide que se vayan del futbol. El problema ya no es si es necesario, pues desde aficionados hasta especialistas coinciden que no puede rodar el balón de nuevo en Querétaro, sino cómo se logra, y qué sucede después con la franquicia y el hueco que deja. Ese será tema a resolver mañana en las oficinas de Toluca.

Además, La Corregidora no volverá a tener futbol profesional, ni de Gallos ni de cualquier otro partido de otra división o de Selección. El veto será el máximo para un inmueble mexicano.

Es la reacción del futbol mexicano y me da tranquilidad que esta indignación que nos invadió como aficionados, al ver la crueldad y salvajismo que se desató en nombre del futbol, la comparten quienes dirigen a la industria profesional y actuarán aplicando una sanción que sentará un precedente, uno que evite que se repita a un inepto al timón de un club de nuestro país tan incapaz y desalmado como para permitir otro episodio sangriento. Que así sea.

LOS MUERTOS NO CAMBIAN

Pero esto no acaba con la desafiliación del Querétaro. Lo que ahora resta que las autoridades estatales que se encargan de darle tranquilidad a los ciudadanos finquen responsabilidad a los delincuentes, no sólo a los animales que golpearon en el estadio, sino también a estos directivos que lo permitieron. Necesitamos respuestas para recuperar fe en nuestro gobierno.

A pesar que el gobernador y sus colaboradores mantienen la cifra oficial sin fallecimientos, es comprensible que el resto del país dude que no existan tras ver las imágenes de la barbarie que se cometió en La Corregidora, cuerpos sin movimiento sobre charcos de sangre.

A una de las víctimas, un atlista que yacía desnudo sobre uno de los pasillos de la zona de tribunas de la parte baja, después de que había sido golpeado por barristas del Querétaro, se aprecia en un video grabado a lo lejos cómo cuatro policías lo recogen y lo arrastran como trapeador para moverlo de lugar. A un herido no se le carga. Y aún con estas imágenes, no podemos determinar si seguía con vida o la había perdido.

El problema es que vivimos en un país en el que el Presidente desestima con la mano en la cintura un asesinato a pesar de que existe un video con ciudadanos que reciben disparos afuera de una casa que hace de paredón de fusilamiento; así se entiende por qué la afición duda de las autoridades que aseguran que no hay muertos a pesar de las dantescas escenas.

Yo no puedo estar convencido que no hay aficionados fallecidos sólo porque lo diga un gobernador, con toda la autoridad que representa. Menos si en dos días tampoco hay ni un responsable que pague. Que hagan hasta lo imposible por impartir justicia y que su conciencia se encargue de atormentarlos si nos están mintiendo.

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR: LO SIENTO, GONZALO