opinion.carlos-ponce.que-jueguen-pero-toquen-su-bolsillo
Opinión

Carlos Ponce de León

Director de RÉCORD, experto en futbol nacional e internacional. En su columna tendrás un análisis veraz y oportuno.

Que jueguen, pero toquen su bolsillo

2020-08-31 | Carlos Ponce de León
Comparte en:

A la afición no le gusta la cruda verdad sobre sus jugadores, especialmente cuando los evidencia como humanos, con errores como todos. Hay de dos: se desmorona la imagen de ídolo, que es la menor de las veces, o se aferran a la negación, deciden no aceptarlo para evitar la frustración de saberlos mortales. Al futbolista le sucede algo similar, tras recibir a mares las bondades de ser famoso por patear un balón es común perderse en una burbuja en la que se asumen intocables. Se salvan pocos. El golpe de realidad es durísimo para ambos.

Con agradable sorpresa nos dimos cuenta esta semana que ese efecto no aplica para todos los directivos en el futbol mexicano, que una vez que descubren la indisciplina exhibida de sus futbolistas, aplicaron castigos. No todos, me ha decepcionado Toluca, por ejemplo, pero hay otros tres dignos de reconocimiento: Chivas, Pumas y Cruz Azul, que sí aplicaron correctivos a los elementos que fueron balconeados y además los hicieron públicos. Desde estas líneas, mi admiración a estos tres por no tentarse el corazón, por no aplicar la popular con la afición de hacerse de la vista gorda. Más dirigentes en este sentido como Ricardo Peláez, Leopoldo Silva y Jaime Ordiales, los tres encargados de decidir multar a Vega, Antuna, Mozo y Ceppelini tras lo publicado en RÉCORD, con la mira bien puesta en los valores que deben representar sus equipos.

Cayeron en el error varios comunicadores y aficionados que aseguraron que el Rebaño ‘perdonó’ a sus fiesteros, cuando lo único que hizo fue reincorporarlos a petición del plantel, sin quitarles la tremenda sanción económica. “Significa más de tres meses de su sueldo”, me confesó una fuente del Club Guadalajara. Semejante golpe lo aguantan muy pocos, y se los aseguro, con esa multa no volveremos a ver a Uriel o Alexis en fiestas. Lo firmo.

Este modelo de castigo me parece el más adecuado: que sí jueguen con fuerte rebaja de salario. Si los separan, el que más pierde es el club; en cambio, si les tocan el bolsillo, que es lo que más le duele al futbolista profesional de nuestros días, ni el equipo ni la afición sufren la ausencia de talento y sí hay un fuerte manotazo para que no se repita.

Al Piojo...
Miguel, esta semana me llevé tremenda decepción con tus palabras a nuestro reportero Víctor Díaz, quien te hizo una pregunta legítima que decidiste ignorar, a pesar de asegurar que respondes todo y a todos. A nosotros no, y aunque no lo comparto, entiendo que sea tu decisión no contestar a quien no te llena de elogios. Esa será tu decisión y así seguiremos trabajando.

Lo que no me gustó, pero sobre todo no entendí, es aquello de los “chismes en tu periódico”, y aunque me parece deplorable utilizar la tribuna mediática para dirimir diferencias, como tú lo hiciste y como lo estoy haciendo yo en esta columna, te pido una explicación certera, no con generalidades.

Traté de encontrar esta semana en los temas que publicamos cuál podría caer en el rubro de “mentiras”, como las calificaste, y no encuentro ninguna. ¿Hubo llamada de atención del dueño? Así fue, te la comunicó Juacho Balcárcel a inicios de semana. ¿Te van a mantener el resto del torneo? Así es, me parece que fuimos el único medio que no cayó en especulaciones sobre tu salida. ¿Hay molestia de algunos jugadores? También, y si no las conoces, podrías empezar a preguntar. ¿Tu presidente cree que te falta escuchar consejos? Pregúntaselo tú mismo. Ningún chisme ni mentira.

Te pido que me aclares cuál consideras una falsedad publicada en este diario, pues es mi labor como Director de RÉCORD asegurarme que en estas páginas no existan mentiras. Si lo quieres hacer público, adelante, aguanto vara. Si prefieres que sea en lo privado, me parece la mejor opción. Te agradeceré tu honestidad y puedes contar con la mía.

SE TENÍA QUE DECIR…
Tigres sigue sin renunciar a su egoísmo, y como no existe nadie cercano que le reclame al Tuca Ferretti, ni su afición ni su directiva, deben elevarse las voces desde los medios de comunicación que exijan al club de la UANL dejar el conformismo y jugar acorde a la fabulosa nómina que tienen. Hoy, ni un título ni la genialidad de Gignac podrán borrar la patética imagen que los felinos proyectan desde el campo.
...Y SE DIJO.