opinion.ignacio-suarez.investigan-al-club-universidad-nacional
Opinión

Ignacio Suárez

El Fantasma ha recorrido el mundo del deporte a través de 6 Mundiales, 10 Copas América y 5 JO. Aportará a RÉCORD su conocimiento y exclusivas.

Investigan al Club Universidad Nacional

2019-10-17 | Ignacio Suárez
Comparte en:

El futbol mexicano tembló cuando se advirtió desde instancias gubernamentales que habían detectado posible ‘lavado de dinero’ y que se investigaría a fondo. Una alerta que ya está en proceso para ser determinada. 

Fue desde la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda, encabezada por Santiago Nieto, que se detectaron posibles operaciones relacionadas con lavado de dinero en el balompié nacional. “Dentro de la evaluación de riesgos, hemos detectado la posibilidad de que esto esté ocurriendo”, reconoció el titular de la UIF hace tres semanas.

Hoy, exponemos que ya hay una investigación en proceso, una primera muestra de que un equipo de Liga MX está bajo la lupa de las autoridades por sospechosos movimientos financieros y diferentes rutas del dinero: el Club Universidad.

A partir de una denuncia, está abierta la investigación de autoridades financieras en Pumas, en especial sobre Rodrigo Ares de Parga, presidente del Patronato, así como cuentas y movimientos del promotor Jorge Espinoza de los Monteros, ligado estrechamente al equipo auriazul.

Son dos señales las que han generado la sospecha de autoridades: el pago del Club Universidad por derechos de imagen a una empresa inusual y el aumento intempestivo de ingresos del directivo, que coincide con su llegada al equipo auriazul.

PRIMERA SOSPECHA:

EXTRAÑO PAGO POR NICO

Una de las primeras sospechas de los investigadores financieros se desata con una de las últimas grandes figuras de Pumas, Nicolás Castillo, vendido al Benfica de Portugal el año pasado, pues se les hizo extraño que los derechos de imagen del goleador chileno, durante su estancia en el Club Universidad, estuvieran ligados a una desconocida empresa de Ecatepec. No les sonó lógico.

La empresa que poseía los derechos de imagen de Castillo es una empresa sospechosamente ubicada en Ecatepec, cuyos propietarios no están relacionados con la industria del futbol mexicano. Las evidencias en manos de las autoridades revelaron varios pagos por hasta 600 mil dólares del Club Universidad bajo la administración de Ares de Parga.

Las autoridades tienen también reporte de los casos de otros futbolistas del equipo auriazul que pasaron por esta empresa en condiciones similares durante la actual administración.

SEGUNDA SOSPECHA:

CAMBIO DE ARES DE PARGA

La segunda señal que provoca extrañamiento para los investigadores fue el cambio de ingresos de Ares de Parga a partir de que se convirtió en presidente del Patronato del Club Universidad, donde, según ha presumido constantemente entre dueños y directivos del balompié nacional, no percibe ingresos.

El economista del ITAM arribó a Pumas en 2005, justo después del Bicampeonato, recomendado por el exrector Juan Ramón de la Fuente, con quien llegó a trabajar muy cerca. Fue discreto director de Operaciones en el periodo auriazul de Arturo Elías Ayub. Después, brincó a la Comisión Disciplinaria y a Conciliación de Controversias en la Federación Mexicana de Futbol.

Tuvo posiciones de mandos medios con salarios estándar, nada boyantes. A la par, fundó Arapau y Asociados, una consultora económica y de planeación empresarial que no tuvo gran éxito. También trató de montar infructuosamente una promotoría de jugadores con Enrique Borja.

Sorprendió su regreso a Pumas como presidente en 2016, año que coincide con giro que sorprende a propios y extraños, al transformarse en opulento constructor de condominios horizontales en el exclusivo Club de Golf Avándaro, en el Estado de México, ‘coincidencia’ que ya está bajo la lupa de las autoridades.

Bajo su mando, los universitarios no tuvieron el despegue deportivo que se pretendía a su llegada, pero sí lo tuvieron sus proyectos de construcción, que siguieron a la adquisición de numerosos terrenos, que fueron reportados bajo su nombre en la gaceta del gobierno del Estado de México.

Son predios en este espectacular y exclusivo lugar, en el que políticos de la talla de Enrique Peña Nieto y afines tienes sus residencias. Sus lotes suman más de 7,000 metros cuadrados, el precio por metro oscila entre los 250 y 300 dólares, es decir, sólo el terreno sin construcción vale al menos 35 millones de pesos.

Llamó la atención de los investigadores escudriñar fotos satelitales de Google, con evidencia de cómo los lotes cambiaron de manera meteórica de diciembre de 2016, cuando no había construcción, a edificarse un complejo de al menos cinco casas habitación en un año, y casi el doble más al año siguiente.

El Registro Público del Estado de México comprueba que el propietario es Alonso Rodrigo Ares de Parga Ugena y no una inmobiliaria, sociedad o banco. Además, el directivo del Club Universidad también aparece como vendedor.

Aumentó la sospecha de las autoridades la dificultad para acceder a folios y copias de este Registro Público, para comprobar la propiedad de estos lotes y casas, ya que estaban en “resguardo” por razones extrañas.

De sus residencias, al menos seis ya se vendieron casi de inmediato, con ingresos mayores a los 50 millones de pesos, en precios del Registro Público, que se acostumbran a poner por debajo de su precio real para bajar el pago de impuestos.

Ser empresario debutante en el ramo y además exitoso de manera repentina, por supuesto que no es delito ni sería la primera vez que sucediera. Hay miles de ejemplos. Ojalá que ésta sea otra historia de éxito, ése es un tema que las autoridades ya están investigando y terminarán de dictaminar.

¿POR QUÉ SE INVESTIGAN ESTOS CASOS?…

Para entender el caso desde el ángulo legal, consulté al abogado Eugenio Olvera, del prestigiado buffet Jorge Olvera & Asociados, quien explicó con un ejemplo hipotético cómo se puede abordar una investigación como la que realizan las autoridades fiscales en el Club Universidad.

“No importa si eres investigado por la fiscalía, por la SEIDO u otra instancia, si tus ingresos fiscales como persona física, sumados a la persona moral, te brindan el soporte financiero para adquirir las propiedades o construir casas no tienes ningún problema.

"Los líos vendrían si, por ejemplo, declararas en ceros como persona física y cinco mil como persona moral. ¿Cómo justificas compras de 40 millones de pesos? Simular herencias no es fácil”, explicó.

Le consulté sobre qué sucedería si los ingresos y declaraciones fiscales no cuadran y de cualquier forma se adquieren terrenos y casas, si habría un delito.

“Las cosas se complican. Por principio de cuentas eso se llama ‘enriquecimiento inexplicable’, que aplica también a personas físicas, no sólo para funcionarios. Personajes que de pronto tienen un ‘vocho’ y enseguida un Ferrari, o tienen una casa que sacaron en hipoteca y compran cinco.

“Si no puedes comprobar esto y se detecta que el dinero provino de alguna empresa para la que tú trabajas, comienza una serie de delitos que pasan desde el fraude simple, administración fraudulenta, asociación delictuosa y lavado de dinero.

“Recuerda que el lavado de dinero no necesariamente ocurre solamente con dinero del narco. Es lavado de dinero si lo obtuviste por corrupción, por evasión, por simulación financiera, en fin, y si además involucraste a más de dos personas en ello se complica aún más, pues se puede tipificar como delincuencia organizada. Ojalá no sea el caso del presidente de Pumas. Ojalá todo esté claro. Es un tema legal sumamente complicado”, concluyó el abogado Olvera.

Nosotros también deseamos lo mismo. Hoy por hoy no hay señalamientos ni acusados, sólo tenemos la certeza de que hay una investigación al respecto, que se mantiene en secrecía. Todos son inocentes hasta que se demuestre lo contrario.

¿Será acaso por esta investigación que Santiago Nieto, titular de la Unidad de Inteligencia Financiera de la SHCP, señaló que habían detectado posible lavado de dinero en el futbol mexicano? Pronto se sabrá.