opinion.joshua-maya.cowboys-balanceados
Opinión

Joshúa Maya

Uno de los fichajes más recientes de RÉCORD pondrá a prueba su conocimiento para ayudarte a ser un maestro de las apuestas.

Cowboys balanceados

2021-09-20 | Joshúa Maya
Comparte en:

Hasta que por fin vemos un equipo balanceado en Dallas, cuánto tardaron. La semana pasada, en el partido inaugural, Dak Prescott lanzó 58 veces, el juego terrestre no fue efectivo y por más que la defensiva le robó cuatro balones a los Bucs de Tom Brady, los Cowboys perdieron en su presentación.

Ayer, inalmente todo funcionó como debe ser en un equipo, 221 yardas por aire, 198 por tierra, la defensiva interceptó dos veces a Justin Herbert y Dallas se apuntó una victoria en Los Ángeles, sobre todo porque lo hicieron sin Demarcus Lawrence, sin Lael Collins, sin Michael Gallup, triunfo que Cowboys debe ver bien en el video porque esa es su fórmula ganadora.

Balde de agua fría el que recibieron los Steelers con la derrota ante los Raiders, muy meritoria por cierto. Pittsburgh pensó que después de lo hecho en Bufalo ganarían varios partidos con defensiva y Derek Carr les dio una tremenda lección, en la NFL no es fácil ganar un solo partido.

Los Steelers tienen que ser un equipo de juego completo, no solo de dos o tres cuartos porque perderán varios duelos como el de ayer; claramente ni cerca de ser la presentación ideal ante su gente, que después de lo visto en Bufalo, llegaron a agitar las toallas terribles con ilusión y bastó un partido para regresarlos a la tierra.

Tom Brady, a los 44 años, se dio el lujo de lanzar cinco pases de anotación, e hizo parecer a los Falcons como un equipo de NCAA por más que en algún momento el partido estaba disputándose por diferencia de tres puntos. La defensiva no ha estado en el punto en el que cerró la temporada pasada, pero son muy oportunos y con capacidades de hacer jugadas grandes como los dos balones que devolvieron a las diagonales la tarde de ayer.

Los Chiefs perdieron un partido increíble en Baltimore, lo ganaban cómodamente por 11 puntos, pensaron que podían alojar y los Ravens les dieron un pequeño recuerdito de que en la NFL no puedes parpadear, porque en un par de segundos todo cambia.