opinion.luis-castillo.apago-el-microfono
Opinión

Luis Castillo

Jefe y coordinador de contenidos en la Octava Sports | Radio Centro, que pone al alcance información detallada del futbol mexicano.

Apagó el micrófono

2021-11-01 | Luis Castillo
Comparte en:

Durante poco más de cuatro décadas se mantuvo vigente, con un estilo directo, frontal, crítico y contestatario, se dice fácil, más de 40 años en radio, prensa escrita, televisión y con la llegada de las redes sociales, también se volvió un personaje influyente, no sólo en lo que hoy llamamos la industria del futbol, se convirtió en un líder de opinión en temas políticos y sociales, un 'tuitstar'.

El viernes pasado, Carlos Albert Llorente puso fin a una prolífica carrera de 43 años en los medios de comunicación, cerró el micrófono, se va un personaje polémico y controversial, se podría o no estar de acuerdo con sus puntos de vista, pero no pasaban desapercibidos.

Definir a Carlos Albert con una palabra es difícil, pero la que mejor lo pudieran definir son dos: Auténtico y coherente, seguramente se pudo equivocar como cualquiera de nosotros, pero sus posturas las mantuvo siempre fijas y las defendió sin tapujos.

Junto con José Ramón Fernández en la década de los 80 y principios de los 90 crearon un estilo único, en un país con una “dictadura perfecta”, en donde ejercer una crítica sobre algo o alguien era prácticamente imposible, Albert y José Ramón desde una televisora de gobierno, primero en Canal 13 y luego Imevisión, los domingos en 'DeporTV', 'En Caliente', los lunes por la noche, o 'Los Protagonistas', en eventos internacionales, fueron sus barricadas para poner en jaque a más de uno, sembraron un estilo periodístico fuerte y crítico alejado de las lisonjas.

Albert fue un crítico del sistema, evidentemente eso le trajo muchos adeptos, pero también incomodó al círculo de poder del futbol mexicano y del deporte en general y eso trajo consecuencias.

Vetos en dos Copas del Mundo, en 1986 en México e Italia 90, al privatizarse salió de lo que hoy es TV Azteca y su camino siguió por otros rumbos.

Encontró una trinchera en el desaparecido CNI Canal 40, ahí todas las noches en el noticiero de Ciro Gómez Leyva y Denisse Mearker sus editoriales y forma de angular las noticias contribuyeron a una etapa importante de este medio, inolvidable es aquel debate más que entrevista a Ricardo La Volpe, con quien mantuvo una rivalidad por años.

Con el auge de la televisión restringida en nuestro país, Albert fue fichado por ESPN, abonó al crecimiento de 'Futbol Picante', pero otra vez un comentario incómodo en pleno proceso electoral para elegir presidente en 2012 fue despedido, su paso efímero por Fox Sports en 'La Última Palabra' dejará siempre el misterio si fue el stablishment, quien también pidió su salida de este medio.

Los últimos seis años de su carrera los combinó en MVS Televisión en 'Reacción en Cadena' y Grupo Radio Centro dentro del concepto de 'La Octava Sports', en donde también gracias a la libertad editorial de estos dos medios, Albert siguió siendo ese comentarista punzante, de esta última etapa mantuvo fuertes enfrentamientos mediáticos con Jorge Vergara, propietario del Guadalajara, y el tristemente célebre Fidel Kuri.

En la historia del periodismo deportivo no debe haber un comentarista como Carlos Albert, sujeto de tanta censura para poder ejercer su oficio, su retiro marca el fin de toda una época en los medios de comunicación, único y auténtico no habrá otro como él, pero también debe dejar una lección a todos esos entes con poder, esas censuras, persecución y vetos contra un periodista, no se pueden volver a repetir.

A título personal, conocí a Carlos Albert a principios de 1990 como televidente, radioescucha o lector, siempre con una admiración por su autenticidad, la vida me dio la oportunidad de compartir pantalla y micrófono desde 2018 hasta el viernes que puso fin a su carrera, en ese lapso tuvimos desavenencias y diferencias muy fuertes “al aire”, lo mejor de esta etapa fue conocerlo como persona.

Gracias, Carlos Albert, por ser una inspiración para mí y muchos más para dedicarnos a este oficio tan apasionante.