futbol.futbol_internacional.copa_america.especiales.cinco-metodos-infalibles-para-conseguir-ahorrar

Cinco métodos infalibles para conseguir ahorrar

Financer brinda consejos para que la gente pueda ahorrar
Financer brinda consejos para que la gente pueda ahorrar | ESPECIAL
Financer te brinda consejos para que logres ahorrar sin dejar de pagar tus gastos básicos
2019-06-25 | REDACCIÓN RÉCORD
Comparte en:

Hay una tendencia a complicarse la vida en el momento de elegir cuáles son las mejores maneras para ahorrar. Antes de empezar el este difícil proceso, es mejor conocer los métodos que existen. Además, son más sencillos de lo que puedes imaginar.

El ahorro es una costumbre que existe en la sociedad mundial desde hace tiempo. En México cada vez tiene más seguidores. Cada vez hay más gente que entiende que ahorrar un poco para estar preparados para el futuro es algo bueno.

El problema en la actualidad es que el tiempo corre muy rápido y cada vez es más complicado hacerlo porque hay muchos gastos imprevistos que obligan a la mayoría a tenerse que ajustar el cinturón más de lo que quisieran. Como, por ejemplo, en el caso que se pide un préstamo se tiene que hacer un esfuerzo económico no programado. 

Igualmente, cada vez hay más gente que es muy consciente de la importancia de ahorrar y buscan la mejor forma para hacerlo. El problema es que se hace difícil poderse manejar con herramientas de ahorro si no se tiene una cultura previa que te oriente a retirar parte del dinero del consumo y destinarlo a ahorrar.

Para facilitarlo, existen varios métodos o ideas que pueden resultar muy útiles. En este artículo te vamos a repasar los principales para que así puedas mejorar tu capacidad de ahorro.

El método de las 52 semanas

Es un método progresivo de ahorro que puede ser muy interesante si no se tiene la costumbre de ahorrar. Lo que se propone es plantear un período de ahorro de 52 semanas. El ahorro es progresivo, por lo que lo vas a realizar de manera física en una hucha o similar, aunque también es posible hacerlo en una cuenta remunerada.

Lo primero que vas a hacer, como ejemplo, es depositar $20 pesos la primera semana, la segunda vas a ahorrar $40 pesos, la tercera $60 pesos y así progresivamente hasta que la semana 52 vas a tener que hacer un depósito de $1.400 pesos. 

Si eres capaz de hacer este ahorro vas a obtener en las 52 semanas un ahorro superior a los $25.000 pesos. La eficacia de este método se basa en la progresión. O sea que te obliga a mantener una tensión en el ahorro que será muy importante para que puedas conseguir tu objetivo.

También puedes hacer este método a la inversa, primero poniendo más dinero para así progresivamente ir bajando la cantidad. Se recomienda hacerlo de esta manera si tienes bastante dinero para ahorrar al principio. Mejor ahorrarlo que gastarlo en un capricho.

El método de los 30 días

Es muy parecido al método anterior. Es útil cuando vas a necesitar el dinero de forma rápida. Además, puede ser muy interesante para obtener el hábito del ahorro.

Lo que se propone en este método es un ahorro progresivo en 30 días en que comenzarás tu aportación en una hucha. A partir del segundo día irás incrementando la cantidad de dinero que introducirás.

De esta manera, al cabo de un mes, podrás ver que has ahorrado una cantidad de dinero considerable. Lo importante de este método es el hecho de ser capaz de ahorrar de forma sistemática. Si logras cumplir con el reto, te puedes llegar a plantear otros menores o mayores. La idea de fondo es que el ahorro se convierta en un hábitat.

El método de los sobres

Es un método tradicional y antiguo, pero igual de eficaz que los dos anteriores. Es un método que requiere de disciplina. No tiene sentido mentirse a uno mismo ya que de lo que se trata es de ahorrar y acostumbrarse a eso.

Este se basa en la gestión del dinero en efectivo. Es un método a tener en cuenta cuando la economía personal pasa por problemas y se necesita ajustar al máximo los gastos y los ingresos. 

Un modo sencillo en el que se puede aplicar este método es reunir el dinero en efectivo de los ingresos mensuales. A continuación, se tiene que ir haciendo cuentas de los gastos mensuales irrenunciables como son la vivienda, los gastos de la casa o la alimentación. Los gastos se ponen de forma individual en un sobre en el que se deposita la cantidad exacta de cada gasto.

Cuando se tienen distribuidos estos gastos y se ha introducido el dinero correspondiente para cubrirlos, se deben analizar los otros gastos que son menos importantes con el dinero que queda. Lo ideal de este método es que el dinero restante se conserve para el ahorro, ya sea en una cuenta o en una hucha.

Debes tener en cuenta que cuanto más grande sea el porcentaje de ahorro mejor será para tu bolsillo. Es un buen método para aprender a manejar el dinero en efectivo, algo que no siempre se consigue.

El método Harv Eker

Este método propone dividir los ingresos en seis cuentas o bloques distintos. De esta manera cada uno tendrá una misión asignada. El 55% de los ingresos debe estar destinado a los gastos corrientes básicos como son la comida, el transporte o la casa.

El 10% se debe asignar para un ahorro a largo plazo. O sea, sirve para adquirir activos que te permitan una renta cuando te jubiles, por ejemplo. Puede ser en inversiones inmobiliarias, financieras o negocios.

Otro 10% va dirigido para tu capacitación. Esta partida va dirigida a libros, seminarios, conferencias o cursos a los que quieras apuntarte. También otro 10% va dirigido al ocio. En esta categoría puede entrar cualquier cosa como una cena en el restaurante, ir al cine o de vacaciones.

Un 10% se destina para compras especiales como, por ejemplo, un auto, un electrodoméstico para la casa o reparaciones. El último 5% se deja para mejorar el mundo. Aquí también puede ser para cualquier cosa. Puedes dar dinero a una ONG, comprar regalos para tus amigos o ayudar a un familiar con dificultades económicas.

El método del preahorro

Es una herramienta de ahorro muy interesante y que no siempre se tienen en cuenta. Se basa en un concepto tan sencillo como la imposibilidad de gastar aquello de lo que no podrás disponer. De esta manera tienes que buscar un mecanismo que automatice la retirada de un porcentaje de tus ingresos antes de que llegue a tus manos.

El porcentaje lo debes estudiar a partir de las necesidades que tengas, pero no debe ser inferior al 10% del bruto de tus ingresos. Se trata en definitiva de no disponer de ese porcentaje ya que se destina de manera inmediata al ahorro. 

Como puedes ver hay muchos métodos para poder empezar a ahorrar. Pero te aseguramos que hay otros más que simplemente requieren de una pequeña acción. Si te interesan, puedes consultar los consejos de ahorro que encontrarás en el enlace. De esta manera el ahorro será más fácil.