opinion.alberto-bernard.bipolaridad
Opinión

Alberto Bernard

Jefe de contenidos de TVC Deportes. Alberto Bernard desnuda los mitos y realidades del futbol con base en la estadística.

Bipolaridad

2022-01-18 | ALBERTO BERNARD
Comparte en:

MITO: La ilusión del Guadalajara es capaz de ir del cielo al infierno con una facilidad que asusta.

REALIDAD: Chivas es inestable en su estado de ánimo, en su rendimiento futbolístico, el mundo del Rebaño es extremista y lo más complicado es la falta de análisis, cuando ganan son los mejores, cuando pierden son los peores, todo basado en el resultado y sin tomar en cuenta las 'formas'.

De una semana a otra bajó su producción en jugadas ofensivas, tuvo 25 por ciento menos, de 32 a 24, en tiros a gol cayó 29 por ciento, de 14 a 10, en tiros a portería se desplomó 75 por ciento, pasó de ocho a dos, y en goles 66 por ciento.

En la posesión del balón algo similar, pasó de un dominante 69 por ciento de tenencia del esférico ante los Cañoneros, a 53, ante los Tuzos.

En esta idea de tener más tiempo el balón que el rival, descendió de 618 pases

CONCLUSIONES: Ante Mazatlán la nación rojiblanca se ilusionó con el marcador, una esperanza basada en el marcador y alejada del desempeño futbolístico. Ante Pachuca no cayeron los golazos, el rival no regaló espacios y terminó siendo exhibido.

Lo cierto es que en los dos juegos no ha demostrado un aceptable nivel en la ejecución de la idea de Marcelo Michel. Es cierto, los primeros 10 minutos ante Pachuca fueron buenos, pero sin presencia de área, en el arranque del segundo tiempo con los ingresos de Angulo, Alvarado y Beltrán mejoró, pero sólo por 15 minutos, Chivas sigue sin tener constancia en el desempeño.

Este equipo es inestable en todas las áreas, los directivos, los jugadores, el entrenador y también la afición van con demasiada facilidad de un extremo a otro y eso nunca podrá ser controlable. La primera tarea que tiene la nación chivas es dejar de ser bipolar y ser analítico más allá del resultado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: ¿REALIDAD O FICCIÓN?