barcelona-el-fin-de-una-era
Opinión

Alejandro Molina Bortoni

Experto en psicología y desarrollo humano que trabajó con la Selección Mexicana durante el proceso de Ricardo La Volpe. Molina llevará los lectores todo lo relacionado a la psicología y el deporte.

Barcelona, ¿el fin de una era?

2020-08-20 | ALEJANDRO MOLINA
Comparte en:

Barcelona de Leo Messi pierde 8-2 frente al Bayern Munich en los Cuartos de Final de la Champions League, un partido sin público debido al coronavirus. Es la peor derrota europea en la historia del Barcelona y, además, el peor fracaso en la carrera profesional de Messi. El club alemán mostró una total superioridad.

Gerard Piqué lanzó un fuerte mensaje que describe la terrible situación: “Un partido horrible, una sensación nefasta, vergüenza es la palabra, no se puede competir así, no se puede ir por Europa así, es muy duro y espero que sirva de algo, nadie es imprescindible, si se necesita sangre nueva y cambiar esta dinámica soy el primero en irme”.

Ante una pérdida de este tamaño para uno de los equipos más importantes del mundo, es importante tomar los aprendizajes que esta goleada nos da a todos. Es algo que los seguidores del Barça no lo pueden creer. Las emociones y comentarios se desbordan en defensores y detractores.

Cuando hablo de aprendizaje, no me refiero sólo al futbol. La historia nos demuestra que no hay invencibles. Grandes imperios y ejércitos que por años dominaron, también cayeron. Es obvio que se requieren cambios estructurales, en los directores, en el técnico, en los jugadores.

Es un problema sistémico. ¿Eso qué significa? Ante situaciones como ésta, es necesario explorar todas las variables. Iniciar un proceso de profunda renovación.

Si tu empresa o proyecto se encuentra como el Barcelona, dando señales de clara de debilidad frente a la competencia, es necesario involucrar todas las variables. No es decisión de un factor aislado, todos se suman generando una sinergia negativa y son parte del fracaso. El análisis sistémico significa observar el sistema en su conjunto y ver las variables que inciden en una situación como ésta. La visión de futuro que se tiene, la estructura organizacional, los valores, el desarrollo de talento, el liderazgo y las motivaciones internas, entre otras muchas cosas.

Qué maravilla es ver las pasiones que el futbol puede despertar en el mundo entero. Que sirva este nivel de emoción para replantear otras organizaciones que necesitan un cambio.

Estimados lectores, ante derrotas catastróficas hagamos un análisis sistémico. Se requieren cambios drásticos que implican coraje y determinación para aceptar que se requiere una transformación. Hoy más que nunca la situación mundial requiere de nuevos liderazgos que nos permitan innovar y encontrar mejores alternativas a los retos que se nos presentan. Qué bueno que esta 'tragedia' sea sólo futbol. Aprendamos de ello.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: JIMÉNEZ FALLA, PERO NO ES EL VILLANO