compartir-la-certeza-y-la-ambicion
Opinión

Alejandro Molina Bortoni

Experto en psicología y desarrollo humano que trabajó con la Selección Mexicana durante el proceso de Ricardo La Volpe. Molina llevará los lectores todo lo relacionado a la psicología y el deporte.

Compartir la certeza y la ambición

2024-06-10 | ALEJANDRO MOLINA
ALEJANDRO MOLINA
Comparte en:
Contenido Patrocinado

Estamos a dos semanas de la Copa América. ¿Cuál es el principal reto para la Selección Mexicana en tan corto tiempo? Desde la perspectiva psicológica, el tema central es la creación de un equipo cohesionado con absoluta certeza de lo que pueden hacer y con una ambición compartida.

Ya he publicado la frase que define lo más opuesto a un equipo: “Considerar que se tiene un grupo de profesionales en donde cada uno sabe lo que tiene que hacer”. Es como pensar que la simple suma de la experiencia todos y su talento los convertirá un colectivo exitoso. Nada más lejano, hacer equipo, aunque sea en uno de corta duración como lo es la Copa América, es provocar la creación de un grupo unido, que comparta las creencias de éxito y que aspire a un objetivo común.

En un grupo de profesionales, cada uno quiere hacer solamente su parte, incluso se cree que cada jugador debe trabajar de manera individual en sus propios asuntos psicológicos. Sin embargo, el verdadero reto es el colectivo. Hacer lo que me toca de manera individual no es suficiente. La pregunta a cada jugador debe ser: ¿Qué traes a este equipo? Además de cumplir con tu rol… ¿qué más vas a aportar para lograr llevar a este equipo a su siguiente nivel? ¿Cómo podemos asegurarnos de que estamos todos en la misma sintonía?

Resolviendo este cuestionamiento se logra el compromiso y la aportación total de los miembros del equipo, cada uno de los jugadores es responsable de ver que los demás estén bien, participar en la cohesión y asegurar que hay una mentalidad y ambición compartida. Sumarse para promover estas creencias, fortalecer el ánimo y la certeza desde su personal estilo y forma de ser.

Es indiscutible que, si unos tienen la creencia de que se puede y otros no, será imposible lograrlo. Si unos están convencidos de su capacidad para vencer a los oponentes, pero algunos pocos dudan, tampoco se puede aspirar al máximo resultado. Por ello es que la preparación anímica y mental no es solo individual, es una cuestión de equipo.

A esta cohesión de grupo y ambición compartida lo llamo “mística”. Cuando cada jugador aporta su sello personal es que se le da identidad al colectivo, haciéndolo un equipo. Es la creación de un estado mental y emocional compartido para ganar.

Estimados lectores y lectoras, no nos conformemos con ser parte de un grupo de profesionales, asumamos nuestro rol de liderazgo para invitar a todos los miembros del grupo a formar un equipo, aportando mucho más que lo que nuestro rol implique, para poder lograr el resultado esperado.

Deseo que Jimmy y la Selección Mexicana hagan de este grupo de jóvenes profesionales un equipo cohesionado, que comparta una ambición y que generen la certeza de lo mucho de lo que pueden logar. Mucho éxito en la Copa América.

“Revitalízate, vuelve a la esencia de lo que te da el éxito”.

Contenido Patrocinado