cruzazulear-explicacion-psicologica
Opinión

Alejandro Molina Bortoni

Experto en psicología y desarrollo humano que trabajó con la Selección Mexicana durante el proceso de Ricardo La Volpe. Molina llevará los lectores todo lo relacionado a la psicología y el deporte.

'Cruzazulear', explicación psicológica

2020-12-10 | ALEJANDRO MOLINA
Comparte en:

Por increíble que parezca, Cruz Azul lo vuelve a vivir. Fue derrotado por Pumas cuando según las predicciones de expertos, había tan sólo uno por ciento de posibilidades de que esto ocurriera. Algunos comentaristas lo han llamado ya una maldición. ¿Cómo se explica una situación así desde una perspectiva psicológica?

El verbo 'cruzazulear', de acuerdo con la Comisión de Consultas de la Academia Mexicana de la Lengua, alude a la acción de perder un partido luego de tener la victoria prácticamente asegurada. ¿Cómo puede ocurrir este fenómeno una y otra vez y qué podría explicarlo?

Cuando obtenemos un resultado no esperado en repetidas ocasiones, con o sin causa aparente, nuestra mente puede crear una creencia sobre alguna circunstancia desconocida que podría estar influyendo en el mismo. Si el fenómeno sigue apareciendo, podemos generar una creencia irracional que puede, de hecho, influir directamente en nuestros pensamientos, emociones y acciones. Podríamos, incluso, declarar abiertamente que no existe esa creencia; sin embargo, si en el fondo de nuestro ser creemos remotamente que algo así podría estar ocurriendo, en realidad, nos afecta profundamente.

El primer gol de Pumas, al inicio del juego, es el disparador de la primera señal de peligro. Ir al medio tiempo perdiendo tres goles a cero, ya parece una evidencia que refuerza la creencia. Incluso, para muchos, podría percibirse como el inicio de la ya tan anunciada 'cruzazuleada'. Esto, por supuesto, puede estimular la aparición de un cierto temor, miedo y nerviosismo. Aceptarlo puede parecer ridículo para algunos, pero así es como sucede en todos los aspectos de nuestra vida.

Para erradicar una creencia irracional de la mente, hay que trabajar conscientemente en la construcción de nuevas creencias que sustituyan a la anterior. Evitar dar cabida a explicaciones sin sentido ni causalidad. Esto se hace en primer lugar, reconociendo que estas ideas podrían influir en el equipo. No entrar en la negación de decir: “aquí no pasa nada”. La tarea a realizar es a través del uso de un lenguaje propositivo tanto en lo personal, como en el equipo. También es necesario evitar la presencia de estas ideas en nuestra mente sustituyéndolas por otras ideas constructivas y a través de la repetición, poco a poco terminar con ellas en los entrenamientos, los juegos y fuera de la cancha. Por supuesto que la mejor fórmula para quitarse estas telarañas mentales es con evidencia, es decir, ganando.

Dicho lo anterior, Cruz Azul requiere un trabajo profundo previo a sus nuevas competencias para realmente quitarse las ideas sobre una historia de fracasos que dan vida y fuerza al ya conocido verbo a nivel nacional: 'cruzazulear'.

Felicidades a los Pumas, por su garra y determinación en el triunfo. Este análisis no les quita el mérito. Hicieron lo propio y les deseo que continúen con esta sed de victoria hasta la Final.

Estimados lectores, reflexionemos sobre cualquier creencia que influya en nuestros resultados. Exploremos si hay ideas en nuestra mente que consistentemente nos han llevado a algún fracaso. Así mismo, fortalezcamos aquellas que nos han generado el triunfo. Exploremos las creencias de personas a las que admiramos para aprender de ellas y hacerlas propias.

Hoy cumplo con esta participación 150 columnas en el periódico RÉCORD. Gracias a todo el equipo editorial por esta oportunidad y a mi amigo Fernando Escárcega, quien me ha apoyado semana a semana en la construcción de la misma.

"Revitalízate, vuelve a la esencia de lo que te da el éxito".

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: RAÚL JIMÉNEZ, RECUPERACIÓN PSICOLÓGICA