raul-jimenez-recuperacion-psicologica
Opinión

Alejandro Molina Bortoni

Experto en psicología y desarrollo humano que trabajó con la Selección Mexicana durante el proceso de Ricardo La Volpe. Molina llevará los lectores todo lo relacionado a la psicología y el deporte.

Raúl Jiménez, recuperación psicológica

2020-12-03 | ALEJANDRO MOLINA
Comparte en:

Raúl Jiménez, jugador de la Selección Mexicana que milita con el Wolverhampton, fue operado exitosamente de la factura del cráneo que sufrió en el partido contra el Arsenal el domingo pasado. Tuvo un choque muy impactante con el brasileño David Luiz. Permaneció 10 minutos en el piso y tuvo que salir en camilla, inmovilizado y con oxígeno asistido.

El reporte es que se encuentra bien, aunque no se sabe cuándo estará listo para volver. Raúl, por su parte, dejó un mensaje de esperanza en su Instagram: “Gracias por sus mensajes de apoyo, estaré en observación y espero pronto regresar a las canchas”.

Ya hemos hecho reflexiones desde el punto de vista psicológico sobre la recuperación que implica una lesión física. Exploremos cómo nuestra mentalidad y emociones influyen en el proceso de lesión y su mejoría. El uso de una psicología bien aplicada puede ser la diferencia entre una rehabilitación adecuada o un proceso complicado que incluso nos haga sufrir más de la cuenta.

Es importante mantener una actitud de reto, es decir, estar motivados para recuperarnos lo más pronto posible, mantener el positivismo para lograr salir adelante. El optimismo es fundamental ya que relaciona con un mejor funcionamiento inmunológico y de cicatrización de heridas debido al proceso de sustancias en nuestro cuerpo que favorecen la sanación. El estrés, por otro lado, hace más difícil esta situación. Estar detenido, sin poder entrenar y competir, dejar que la mente genere miedos sobre la recaída, perder ingresos económicos, el desempeño que se tendrá al regreso o incluso perder la titularidad, son pensamientos comunes que hay que aprender a manejar y a sustituirlos poniendo foco en la recuperación esperada. Es también esencial poder aceptar que las lesiones son parte de la profesión y convertirlas en una oportunidad para crecer nuestra fortaleza mental, estableciendo pequeñas metas de mejora. El pesimismo y la ansiedad influyen de manera muy negativa en el proceso de avance. Trabajar con una buena autoestima y hábitos mentales positivos serán de gran apoyo para seguir los pasos adecuados para salir adelante.

Otro elemento fundamental, con el que Raúl ya cuenta afortunadamente, es el de la familia, los compañeros de equipo, el cuerpo técnico y los amigos. Hay que dejarse ayudar, sabernos vulnerables y aceptar el apoyo de otros que hayan sufrido situaciones similares y hayan salido adelante.

Estimados lectores, es importante entender que toda lesión implica un tiempo de recuperación tanto en lo físico como en lo psicológico. Monitorear nuestra mente y mantenerla enfocada en la mejora será siempre un factor determinante. Lecturas y videos constructivos, meditación y convivencia armónica serán sin duda, un apoyo muy valioso.

Raúl, deseamos que mejores y esperamos verte de nuevo conquistando las canchas.

“Revitalízate, vuelve a la esencia de lo que te da el éxito”.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: EL ADIÓS A MARADONA