de-que-sirve-un-record
Opinión

Alejandro Molina Bortoni

Experto en psicología y desarrollo humano que trabajó con la Selección Mexicana durante el proceso de Ricardo La Volpe. Molina llevará los lectores todo lo relacionado a la psicología y el deporte.

¿De qué sirve un récord?

2021-07-08 | ALEJANDRO MOLINA
Comparte en:

Italia derrotó a España y mantiene su racha histórica de 33 partidos invicto. ¿Para qué nos sirven estos números? ¿Qué tan importantes son los récords históricos y cómo nos influyen psicológicamente? ¿Qué pasará si Italia no logra llegar a ganar la Eurocopa? Aprovechemos este éxito de la Azzurra para hablar del efecto del invicto. Exploremos otros ejemplos similares: En abril de 2017, Paola Longoria perdió el invicto después de seis años en eventos de federación en la modalidad singles. Esto fue lo que declaró: “Fallar no es lo opuesto a tener éxito, fallar es parte del proceso que te lleva a tener éxito. Gracias a [email protected] por su apoyo siempre adelante”.

Recientemente, Cruz Azul también perdió el invicto de 19 partidos en mayo pasado. ¿Le pasó algo? No, finalizó coronándose campeón, rompiendo una sequía por todos conocida.

Julio César logró 90 combates invicto en casi 14 años. Perdió con Frankie Randall, en 1994. Al final de la pelea no lo podía creer, comentó: “¿De dónde va a ganar la pelea él? Estoy muy enojado con el Consejo Mundial de Boxeo”. Despotricó contra el árbitro Richard Steele por los puntos que le dedujo. En fin, en su momento fue una situación muy dura para asimilar, meses después, Julio tuvo la revancha y le ganó. Hace varios años, al cumplirse el XXV aniversario del combate, Julio César declaró para ESPN: “Fue el día más triste de mi vida”. Sabemos que después de ello Julio César ha enfrentado retos personales y la historia continúa. Lo logrado se le reconoce ampliamente, sin duda.

He acuñado un término al que llamo 'la ley del invicto' para explicar el efecto psicológico que el romper una racha victoriosa nos puede producir. ¿Qué nos pasa cuando llevamos un ritmo sostenido de éxito y lo perdemos? Me refiero a mantener un ejercicio constante, una dieta, mantenerse sobrio, un tiempo de estudio, un negocio exitoso o cualquier inercia en la que nos mantenemos constantes.

Es importante mantener una mentalidad no enfocada en el récord como tal, sino en el esfuerzo y el desempeño que se da una y otra vez. El centrarse en no perder la marca lograda puede resultar devastador y generar un efecto negativo de las atesoradas victorias. Todos somos falibles, propensos a fallar o a equivocarnos. Los que tienen una mentalidad ganadora asumen la derrota y siguen con los objetivos planteados. He visto personas que al enfrentar un fracaso entran en una espiral negativa de ansiedad y rechazo que los envuelve y aleja de la rutina de éxito que venían logrando.

Estimados lectores, nunca permitamos que una racha de derrotas nos acabe, no mantengamos el esfuerzo en función de no fallar o mantenernos invictos, es más, asumamos el fracaso momentáneo como el riesgo natural de intentar y de emprender. Quizá la mayoría de nosotros no tengamos récords tan importantes como los que mencioné en esta columna, pero sí tenemos los propios, muy valiosos. Mantengamos la constante buscando siempre lo que inicialmente nos motivó, la famosa motivación intrínseca, la que viene de dentro y revivamos siempre el espíritu de lucha.

Éxito para los italianos, y si pierden el invicto, no pasa nada.

“Revitalízate, vuelve a la esencia de lo que te da el éxito”.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: DECLAREMOS COMO LOS GRANDES