ejemplo-de-calidad-humana
Opinión

Alejandro Molina Bortoni

Experto en psicología y desarrollo humano que trabajó con la Selección Mexicana durante el proceso de Ricardo La Volpe. Molina llevará los lectores todo lo relacionado a la psicología y el deporte.

Ejemplo de calidad humana

2021-06-17 | ALEJANDRO MOLINA
Comparte en:

El jugador Danés, Christian Eriksen sufrió un paro cardiorrespiratorio. Se desplomó en la cancha en el partido contra Finlandia. La situación fue enfrentada de forma extraordinaria por el capitán de Dinamarca, Simón Kjaer. Las redes sociales se han volcado en reconocer su impecable proceder. 

Sin duda su capitán fue como un “ángel de la guarda”. Fue el primer socorrista en la cancha, acudió en su ayuda, tomó el pulso y evitó que se ahogara con su propia lengua poniéndolo en posición lateral.

Supo que hacer de forma rápida en lo que los médicos entraban en acción. De inmediato, formó a sus compañeros en círculo para dar privacidad. Finalmente, dio contención emocional a su esposa que saltó al campo desesperada para buscar a su marido.

Hasta ese momento Kjaer no era ni el más popular, ni el mejor jugador, pero todos mostramos admiración por su gran comportamiento. Sin duda se vivió un momento de gran incertidumbre en la cancha, la buena noticia es que el jugador fue estabilizado en el hospital.

Por su parte, el capitán del equipo de la selección sueca declaró: “Fue un gesto increíble de Simon Kjaer. Yo no tengo ninguna experiencia en estas cosas. No creo que sea algo que estemos obligados a saber, pero es positivo que haya gente que pueda reaccionar así y que hubiera médicos en el campo”.

Tomo este gran ejemplo para que reflexionemos sobre la importancia de la calidad humana en un líder, me refiero a nuestro actuar en los momentos cruciales, no sólo de vida o muerte, sino de levantar el espíritu de un equipo caído, a un colaborador que está en crisis o tender la mano a alguien que pasa desapercibido y que requiere un momento de aliento.

Mostrar nuestra calidad humana con empatía y generosidad, hacerle saber al que otro nos importa genuinamente. Que estamos ahí presentes, para dar soporte y compañía. 

Estimados lectores, incrementemos la consciencia sobre nuestro impacto como líderes, antes que cualquier técnica de efectividad, está la calidad humana con la que nos comportemos, es ahí donde radica el verdadero liderazgo, en realmente cuidar de los nuestros, de preocuparnos de su desarrollo, de su calidad de vida y de su familia. 

No esperemos una situación tan drástica como la de Eriksen para mostrar quienes somos, ni para intentar influir en la vida de alguna de las personas que nos rodean. Existen muchas oportunidades para que mostremos nuestra calidad humana y apoyar el verdadero bienestar integral de otros.

Aprovechemos este momento para retomar la importante tarea de reaccionar como lo hizo el capitán Simon Kjaer.

“Revitalízate, vuelve a la esencia de lo que te da el éxito”. 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Y QUE CAMBIA LA HISTORIA