el-sindrome-de-campeonitis
Opinión

Alejandro Molina Bortoni

Experto en psicología y desarrollo humano que trabajó con la Selección Mexicana durante el proceso de Ricardo La Volpe. Molina llevará los lectores todo lo relacionado a la psicología y el deporte.

El síndrome de campeonitis

2020-02-13 | Alejandro Molina
Comparte en:

Estamos ya en la Jornada 5 del Clausura 2020 y Rayados, Campeones actuales, están en el fondo de la tabla general. 

Ya va prácticamente un tercio de la campaña y el equipo de Antonio Mohamed no ha podido ganar y se mantiene en el último lugar con dos unidades, de las 15 posibles. Monterrey sigue sin conseguir los tres puntos. Es el único equipo de la Liga MX que no ha podido ganar. 

El actual Campeón del futbol mexicano se ha quedado en la posición 18 de la clasificación.

Y el Turco declaró: "No hay espacios, tenemos que recuperarnos y volver a ganar. Nos hemos levantado de otras situaciones. Confío mucho en mis jugadores. Estoy convencido de que nos vamos a levantar", aseguró el entrenador argentino. 

Me parece que estas declaraciones podrían ser un buen inicio para romper con la inercia. Sin embargo, el martes pasado, en los Cuartos de Final de la Copa MX, empataron contra Santos 0-0 en casa de los Guerreros. 

Este es un fenómeno que se ha observado a nivel mundial en distintos equipos. ¿Cuáles son los factores psicológicos que podrían generar el síndrome de campeonitis? Cuando eres el campeón, a veces puedes disminuir el nivel de desempeño en general, no es que pase a nivel consciente, pero puedes relajar algunos de los aspectos que te llevaron al primer sitio. Es como cuando decimos: "Se confiaron".

Nada de lo que comentaré ocurre a nivel consciente. Es decir, si los entrevistáramos tendríamos una respuesta que expresa que no pasa nada y que están dando lo mejor de sí. Sin embargo, por supuesto que el nivel de concentración baja, ya que aún se siguen imaginando los momentos de éxito o están dispersos con la inercia del campeonato.

También, el nivel de desempeño en las prácticas es más relajado. Pero, sin duda, el más preocupante de todos, es el nivel de exigencia entre los mismos jugadores y en ocasiones el cuerpo técnico del equipo. 

Por ejemplo, notar que los líderes que antes levantaban la voz no lo están haciendo de la misma forma para pedir a los compañeros el máximo esfuerzo. Es muy probable que ni ellos mismos sepan qué está pasando. 

¿Qué hacer con esto? Generar un diálogo a profundidad para hacer consciencia sobre lo que está ocurriendo en realidad, esos detalles aparentemente imperceptibles en los que la campeonitis está afectando. 

También, es necesario hacer un ritual de compromiso que haga de manifiesto que están de vuelta dando el todo y que regresarán a ese máximo nivel que tenían.

La Pandilla requiere tomar su centro nuevamente, exigirse lo que saben hacer, comenzar a ganar como consecuencia y cambiar la racha de inmediato.

Estimados lectores, cuando estemos viviendo el éxito, sigamos comportándonos de la forma en que lo logramos y esforzándonos como si no lo tuviéramos.

"Revitalízate, vuelve a la esencia de lo que te da el éxito".