en-kilometro-30-del-maraton-de-covid-19
Opinión

Alejandro Molina Bortoni

Experto en psicología y desarrollo humano que trabajó con la Selección Mexicana durante el proceso de Ricardo La Volpe. Molina llevará los lectores todo lo relacionado a la psicología y el deporte.

En kilómetro 30 del maratón de Covid-19

2020-07-02 | ALEJANDRO MOLINA
Comparte en:

El lunes 23 de marzo dio comienzo la Jornada Nacional de Sana Distancia. Hoy que se publica esta columna, llevamos 102 días encerrados. Nuestra psicología comienza a cambiar a partir de lo que cada uno de nosotros está viviendo.

Para los que han tenido que enfrentar la muerte en sus comunidades, se vive un tiempo de duelo y tristeza. Un reconocimiento de la necesidad de mantener los cuidados y precaución frente al virus.

Para quienes no lo hemos experimentado de cerca en familia, amigos o colaboradores es probable que el cansancio del encierro nos haga más laxos en las medidas. Empezamos a crear relatos alternativos sobre lo que pensamos de la pandemia, aflojamos la disciplina de la sana distancia y relajamos el pensamiento de lo que realmente puede ocurrir.

Quiero comparar esta situación con lo que pasa con los maratonistas en el kilómetro 30. Esto a lo que los expertos han llamado "la pared".

El maratón es una prueba exigente, no únicamente por la distancia, sino por el desgaste físico y psicológico. La pared se define como un agotamiento físico y mental que sufre el cuerpo cuando se agotan las reservas de energía. Lo más común es que ocurra en el kilómetro 30, cuando ya se llevan tres horas corriendo. Es cuando los que no se han preparado física y mentalmente comienzan a preguntarse sin entender, “¿por qué me metí a correr a este maratón?”. Para los expertos la clave está en la dieta durante el entrenamiento. Tener una alimentación y la hidratación correcta, para que en la competencia no bajen los niveles de glucosa.

En cuanto a lo mental, el anticiparnos a esta situación y estar preparados para seguir adelante. No hay una técnica única exacta para hacerlo, pero podrías imaginar que algo o alguien te persigue, o poner a un corredor adelante como meta para rebasarlo, enojarte, desesperarte o lo que requieras para liberar esa energía que te ayudará llegar a la meta.

Cuando he tenido que salir a proveer de insumos a mi familia, me encuentro de pronto con gente que ya no se cuida. Cuando les pregunto el por qué, la respuesta común es que ya se cansaron, que hace calor, que no pueden respirar bien. Aún en mi propia familia ya las ideas no quieren sujetarse a lo que dice el gobierno o las instituciones de salud; empezamos a pensar de forma peligrosa y asumiendo riesgos que no podemos medir.

Que nos disculpen los corredores de élite por comparar esta pandemia con la carrera, pero tenemos que inspirarnos en ello. A veces entre más difícil el reto, mayor es la satisfacción al concluirlo. Nos dará gran satisfacción llegar a la meta, haber derribado el muro y comprobar que podemos lograr lo que nos hemos propuesto.

Estimados lectores, estamos ya cansados de este confinamiento, llevamos más de 100 días, retomemos con fuerza los motivadores con que iniciamos “la sana distancia” y mantengamos con ilusión el llegar a la meta. Cuidémonos entre todos, no aflojemos el paso.

“Revitalízate, vuelve a la esencia de lo que te da el éxito”.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: NECESITAMOS ACTITUD POSITIVA