estamos-para-perder
Opinión

Alejandro Molina Bortoni

Experto en psicología y desarrollo humano que trabajó con la Selección Mexicana durante el proceso de Ricardo La Volpe. Molina llevará los lectores todo lo relacionado a la psicología y el deporte.

Estamos para perder

2022-03-24 | ALEJANDRO MOLINA
Comparte en:

Cuando estamos enojados, llenos de rencor o con coraje por alguna pérdida vivida, es común pensar que las alternativas compensatorias sean la revancha o la venganza. Lo que se busca de una u otra forma es dañar a los que nos han provocado la situación que origina estas emociones.

En lo que casi no reparamos, es en reflexionar si esta reacción podría implicar más pérdidas para nosotros mismos. Más bien se actúa de manera reactiva, deseando sacar el enojo de alguna forma. Esto es lo que puede pasar hoy con los aficionados al futbol, incluso con algunos de los más apasionados. Al parecer, no les importa quedarnos sin asistir al Mundial de Qatar 2022. Así es, les vale perderlo todo, con tal de ir en contra de los federativos, de los dueños de los equipos, de los que tomaron las decisiones en torno a las barras o del director técnico. Para ellos lo fundamental es sacar el resentimiento, la frustración, no importando lo destructivo que esto pueda ser. Por eso, algunos están promoviendo llevar a cabo el lamentablemente grito homofóbico que a todos nos hace perdedores.

Frases que expresan este tipo de rencor son: "Para que aprendan", "para que se les quite", "eso les pasa por tarugos", "se lo merecen, eso y más". Las preguntas alternativas serían ¿A qué precio la revancha? ¿Existe otra forma de solucionar esto sin hacernos más daño?

Así es, estamos para perder. Estamos para perder si no contamos con una masa crítica de personas que pueda generar alternativas distintas al grito homofóbico. Pensar en frío, manifestarse de otra manera, exigir bajo otras circunstancias alternativas de solución a nuestras demandas que no nos hagan perder aún más.

Ante la furia, el ejercicio del diálogo se pierde, la creatividad para buscar soluciones se nubla, la capacidad de procesar para disminuir el enojo se anula.

Hoy asistirán 50 mil aficionados al Estadio Azteca en el partido contra Estados Unidos. Necesitamos estar unidos para apoyar e impulsar a nuestros jugadores. No para distraerlos o angustiarlos con el grito homofóbico que les hace saber que, no importando su esfuerzo, pueden perder su pase al Mundial.

El grito ya nos ha hecho pagar consecuencias negativas y los integrantes del Tri lo saben. Si aun así pensamos gritarlo, significa que hemos perdido la perspectiva de lo que está en juego y entraremos en la dinámica de perder–perder. Con resentimiento se piensa: “Con tal de que los que creo que me afectaron pierdan sus beneficios, no me importa perder los míos".

Invito, a través de esta columna, a pensar en otras alternativas para solventar los problemas que se dan en torno a lo que rodea el futbol. En el Estadio Azteca, necesitamos a los aficionados en unidad, reflexionando en ganar–ganar. Salgamos victoriosos frente a Estados Unidos en nuestra propia cancha y obtengamos el pase al Mundial.

En cuanto a las diferencias entre los diversos grupos, abramos espacios para resolverlos, pero no confundamos el terreno de juego en el que debemos hacerlo. Invito a no participar del grito homofóbico.

Estimados lectores y lectoras, en momentos de coraje y deseo de revancha, es muy importante reflexionar sobre las acciones que tomaremos como consecuencia de la afectación recibida, para que éstas no nos generen aún más pérdidas. De igual forma, es importante procesar las situaciones para darles perspectiva y que no sea la venganza un sentimiento que se alimente, sino la capacidad de buscar alternativas de solución.

El día de hoy, nuestra Selección Mexicana está para ganar, para lograr los puntos que nos faltan y vernos en Qatar 2022. Nosotros, los aficionados, no estemos para perder.

“Revitalízate, vuelve a la esencia de lo que te da el éxito”.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: EL ABRAZO AL 62' NO ES SUFICIENTE