gareth-bale-perdio-la-mistica
Opinión

Alejandro Molina Bortoni

Experto en psicología y desarrollo humano que trabajó con la Selección Mexicana durante el proceso de Ricardo La Volpe. Molina llevará los lectores todo lo relacionado a la psicología y el deporte.

Gareth Bale perdió la mística

2020-07-16 | Alejandro Molina
Comparte en:

Gareth Bale es ejemplo de falta de mística y compromiso. Se le vio en las gradas casi dormido en el juego de su propio equipo, el Real Madrid. La imagen se hizo viral en España. Sus coequiperos están en un momento de reto para lograr el campeonato y al jugador se le vio en las gradas tranquilo, despreocupado, bromeando y sin poner atención en el partido.

En lo que va de la temporada, el delantero ha jugado 16 de 35 partidos. Entró al campo por última vez el 24 de junio. Por supuesto que esto desanima a cualquiera. Especialmente a alguien con una carrera tan exitosa. Se puede entender el desencanto absoluto de Gareth y Zidane. Sin embargo, cuando no se juega, pero se es parte de un equipo, hay siempre algo que aportar.

He tenido esta discusión abierta con jugadores de varios equipos de la Liga MX, sobre el rol del jugador cuando no estará en la cancha, pero sí en las gradas o en el vestidor. Así es el deporte, a veces se alinea y a veces no. Sin embargo, siempre hay un rol, un apoyo que se puede dar, algo que se pueda aportar, con un comentario, una retroalimentación, en la porra. Pero, para ello, hay que tener una gran actitud y humildad para cuando no toca ser la estrella del evento.

Aun siendo empático con Gareth y su situación, no creo que sea un buen ejemplo cuando se habla de mística de equipo. Sería como permitir a nuestros niños y jóvenes que van a la banca, que se encaprichen y que no pongan el más mínimo interés en sus compañeros.

El ejemplo opuesto es el de Daniel 'Rudy' Ruettiger, quien tenía el sueño de jugar futbol americano para la Universidad de Notre Dame y se mantuvo siempre con ánimo y aportando lo mejor de sí. Para aquellos que no hayan visto la película, la recomiendo. Es una historia que da ejemplo de determinación y mística, que le fue generosamente reconocida por sus compañeros al final de la temporada.

Estimados lectores, no todo se logra en el protagonismo, a veces toca estar tras bambalinas o en las gradas y, aún ahí, podemos asumir un rol de influencia y de apoyo para los equipos a los que pertenecemos.

“Revitalízate, vuelve a la esencia de lo que te da el éxito”.