nunca-divos
Opinión

Alejandro Molina Bortoni

Experto en psicología y desarrollo humano que trabajó con la Selección Mexicana durante el proceso de Ricardo La Volpe. Molina llevará los lectores todo lo relacionado a la psicología y el deporte.

¡Nunca divos!

2022-08-04 | ALEJANDRO MOLINA
Comparte en:

Nuevamente, el 'Chicharito' es noticia. Desafortunadamente, es por negarse a firmar una bandera mexicana y reaccionar de forma despectiva. Además, por no permitir el acercamiento de un niño aficionado para lograr un autógrafo y una selfie. El tema de la bandera ya fue cubierto por otros medios, aclarando que el 'Chicharito', por ley, hizo lo correcto; sin embargo, la forma no fue la mejor, ya que en lugar de devolver la bandera, al parecer la tiró al suelo, lo que incrementó la percepción negativa hacia él. Del tema del niño, es desafortunado, pero a veces entendible.

Cuando una figura pública se comporta con una diva o divo, se aleja de la gente y genera críticas en medios y redes sociales. La expectativa del admirador, cuando tiene la oportunidad de acercarse al personaje en cuestión, es siempre de ser correspondido. Me parece una consecuencia natural, pero también una exigencia muy alta.

El concepto de divo se refiere conceptualmente al de una deidad, un dios, pero también se usa para definir a una persona engreída o creída de sí misma. Sin duda alguna, cuando las personas admiradas muestran falta de humildad, decepcionan a sus seguidores y son susceptibles de crítica.

Quisiera rescatar que 'Chicharito' se ha sumado a muchas causas buenas y que, además, suele ser cercano y amable con sus admiradores. Sin embargo, utilizaremos este mal momento para reflexionar cuando nuestro comportamiento es altanero o engreído.

Esperar que una figura pública se comporte todo el tiempo en función de lo que otros esperan de él, es prácticamente imposible. Todos tenemos momentos buenos y malos, a veces tenemos paciencia y a veces no. En ocasiones experimentamos un hartazgo o una necesidad de aislarnos de las situaciones públicas o de responder a entrevistas con temas delicados.

Yo fui testigo en Alemania de una ocasión en la que la Selección Mexicana se transportaba en su acostumbrado camión después de su entrenamiento y se topó con un grupo de aficionados afuera del estadio. Por iniciativa de algunos jugadores, el camión paró su marcha, bajaron y saludaron a los aficionados. Fue un momento mágico y de enorme gratitud por los que ahí esperaban. Se pudo cumplir con la expectativa, aunque no siempre puede ser así.

A la mayoría de nosotros, el término divo nos queda grande; sin embargo, podemos cuestionarnos sobre las ocasiones en que nuestro ego nos lleva a conductas desagradables. Cuando no valoramos la conversación con una persona que al parecer no sabe tanto del tema como nosotros; cuando somos despectivos con otras personas con un nivel socioeconómico menor; cuando somos irrespetuosos de otros que quizá tengan menor experiencia o sean novatos en la materia. En fin, el no ser empáticos y cercanos con otras personas que tal vez nos aprecian, será siempre un gesto de mal gusto.

Estimados lectores y lectoras, mantengamos un perfil sencillo y amable, no importan nuestros títulos académicos, puesto profesional, ingresos o experiencia en alguna materia. Permitamos a otros acercarse a nosotros con gratitud y valoremos cuando nos necesitan o nos admiran por alguna causa y permitamos compartir lo que hemos logrado con naturalidad.

Dice el dicho que “Una golondrina no hace verano”. No acabemos con el 'Chicharito' por esta situación. Hay cosas mucho más importantes que resolver en cuanto a su inclusión en la Selección Mexicana como para limitarnos a este hecho que, dicho sea de paso, espero no se vuelva a repetir por lo costoso del asunto en cuanto a críticas, y porque puede nuestra falta de sensibilidad a los aficionados.

“Revitalízate, vuelve a la esencia de lo que te da el éxito”.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: ¡VALE MÁS COMO MENTOR!