resiliencia-para-dak-prescott
Opinión

Alejandro Molina Bortoni

Experto en psicología y desarrollo humano que trabajó con la Selección Mexicana durante el proceso de Ricardo La Volpe. Molina llevará los lectores todo lo relacionado a la psicología y el deporte.

Resiliencia para Dak Prescott

2020-10-15 | ALEJANDRO MOLINA
Comparte en:

El QB de los Cowboys, Dak Prescott, sufrió una terrible lesión en el tobillo durante el partido victorioso de los Cowboys sobre los NY Giants. Prescott necesitó de una cirugía y se espera su regreso hasta abril o mayo del próximo año.

En cuanto se lesionó, de inmediato se vieron las muestras de apoyo de sus compañeros poniendo la rodilla en el suelo como gesto de solidaridad y cuando lo subieron al carro eléctrico se congregaron para darle señales de aprecio. Prescott salió del estadio con el puño derecho en alto y lágrimas en el rostro.

Elliott, su corredor estrella, comentó al final del juego: “Nunca me había sentido tan contrariado después de un triunfo, Dak es mi amigo me duele mucho lo que está pasando, pero ahora lo único que podemos hacer es apoyarlo para que regrese cuanto antes”. Si ya de por sí es difícil la situación para Prescott, se suma a la muerte de su hermano Ted, de 31 años, hace apenas unos meses atrás.

La resiliencia, en psicología, se refiere a la capacidad que tienen las personas para superar situaciones traumáticas e incluso, volver más fuertes. Es un concepto que ha desarrollado principalmente Boris Cyrulnik, neurólogo, psiquiatra y psicoanalista. La resiliencia implica afrontar la adversidad de forma constructiva. Saber adaptarse con flexibilidad y salir fortalecido de la situación vivida. Desde la perspectiva de la neurociencia, se considera que las personas más resilientes, tienen mayor equilibrio emocional frente a las situaciones de estrés, soportando mejor la presión.

Cada uno de nosotros desarrolla esta resiliencia de manera distinta, usando el sentido del humor cuando algo no sale bien, sacando lo positivo de la situación o desarrollando las cualidades que nos permiten adaptarnos de forma positiva frente al sufrimiento. Desarrollar actitudes como el optimismo realista, para centrarnos en lo que está bien, es otra opción. Aprender a tolerar la incertidumbre centrándonos en el aquí y el ahora y tener una actitud positiva frente a la adversidad explorando siempre el 'cómo sí'.

Estimados lectores, ante la adversidad que todos hemos enfrentado, observemos cómo hemos aprendido a desarrollar nuestra resiliencia, este cúmulo de actitudes y habilidades para mantenernos bien en esta situación adversa. Si algunos no lo han logrado, les comparto la buena noticia de que pueden desarrollar esta capacidad para estar mejor. Busquen el término resiliencia y estúdienlo a profundidad.

Les comparto que la semana pasada me rompí dos costillas montando a caballo, así que también estoy teniendo que aplicar lo que aquí he descrito. Deseo pronta recuperación para Dak Prescott.

“Revitalízate, vuelve a la esencia de lo que te da el éxito”.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: EL RESULTADO ES LO QUE CUENTA