salud-mental-es-lo-primero
Opinión

Alejandro Molina Bortoni

Experto en psicología y desarrollo humano que trabajó con la Selección Mexicana durante el proceso de Ricardo La Volpe. Molina llevará los lectores todo lo relacionado a la psicología y el deporte.

Salud mental es lo primero

2021-07-29 | ALEJANDRO MOLINA
Comparte en:

La gimnasta estadounidense de 24 años, Simone Biles, se retiró de las Finales por equipo e individual en Tokio 2020. Ganó cuatro medallas de oro en los Olímpicos del 2016

y es la deportista de su clase más premiada del mundo. Al despedirse de estos Juegos, explicó que no estaba mentalmente preparada para continuar. Había una gran expectativa de que la estrella brillara nuevamente.

Rescato algunas frases de la conferencia de prensa que dio para que nos ayuden a reflexionar sobre lo ocurrido. "Eran muchas variables, un año largo, estaba muy estresada y no estaba pasándola bien". "Necesitaba tener un descanso mental". "No puedo arriesgar la medalla de mi equipo". "Normalmente yo persevero, pero no en esta ocasión". "Sabía que mi mente no estaba allí". "Tenemos que poner la salud mental primero porque si no, no vas a disfrutar el deporte y no tendrás el éxito que quisieras. Así que está bien a veces dejar grandes competencias para centrarte en ti, porque demuestra lo fuerte que eres como persona y como competidor, en lugar de batallar con ello".

Las compañeras de Simone no esperaban que esto ocurriera, vivieron muchas emociones, pero hicieron lo que tenían que hacer, dieron un gran esfuerzo y se llevaron la medalla de plata en la justa.

Algunos expertos hablan sobre esta situación. Por un lado, coinciden con la simpatía que la atleta recibe por distintos líderes de todo el mundo. Parece ser que, en lugar de ser la víctima, fuera la heroína por la valentía que mostró al tomar esa decisión.

Para otros lo que en el fondo ocurrió fue que, ante su mal desempeño al inicio, no pudo enfrentar el horror de ser vencida. Por eso se hizo a un lado; por no aceptar la humillación de dejar de ser la mejor del mundo, por no estar lista para enfrentar la derrota. La parte de ser vocal y asumir su situación mental es lo que algunos celebran, para otros debió retirarse antes y no abandonar a su equipo u ocupar el espacio de otra atleta.

Dicho de una u otra manera, finalmente renunció. Realmente es un tema delicado, es muy difícil entender las motivaciones internas que mueven a una persona fuera de serie como lo es Simone Biles. Sin embargo, nos es útil para enfrentar nuestros propios retos. ¿Cuánta presión podemos manejar? ¿Qué precio debemos pagar mentalmente para lograr lo que queremos? ¿El perfeccionismo nos bloquea y no nos permite atrevernos a intentarlo? ¿Tenemos miedo a fracasar?

Son dos las lecciones que aprendemos de esta situación. La primera, la importancia de desarrollar nuestra habilidad para manejar la presión. Incrementar nuestras habilidades para generar perspectiva frente a las situaciones, saber respirar, disminuir la ansiedad y las fantasías negativas frente a nuestro desempeño. Inclusive, aprender a lidiar con un posible fracaso.

La segunda; respetarnos cuando veamos que la situación nos supera, cuando la presión emocional esté afectando nuestra vida de forma tal, que saldrá más caro el precio personal que se pague para lograr el objetivo planteado.

Estimados lectores, desarrollemos nuestra capacidad para desempeñarnos bajo presión; toda competencia, negocio o actividad implicará una serie de tensiones a enfrentar. Sepamos respetarnos cuando nos veamos rebasados, pero continuemos buscando formas para enfrentar los retos y adversidades que se nos presentan.

Felicidades a nuestros medallistas mexicanos, deseamos aún más logros para todos ellos.

"Revitalízate, vuelve a la esencia de lo que te da el éxito".

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: