opinion.carlos-ponce.consentidos
Opinión

Carlos Ponce de León

Director de RÉCORD, experto en futbol nacional e internacional. En su columna tendrás un análisis veraz y oportuno.

Consentidos

2021-09-13 | Carlos Ponce de León
Comparte en:

Tanto apapacho los dañó. La opinión pública los consintió tanto por sus características únicas en nuestro futbol que los convirtió caprichosos, al grado de no saber reconocer una crisis y creer que con el nombre basta para salir del hoyo. Hoy es profundo, se hunden más y parece no importar. El partido de ayer entre Pumas y Chivas es reflejo de dos grandes mimados históricamente que perdieron la capacidad de respuesta.

América sabe vivir y contestar con resultados a esa crítica, lo ubica como el más grande. El reciente título de Cruz Azul lo sacó del paredón de fusilamiento; al mismo tiempo, le pasó la presión a este par que necesita validar la categoría con títulos; sin embargo, están en uno de sus peores momentos.

El Club Universidad y el Guadalajara han recibido un trato especial por años, un halo protector ante la voracidad de la opinión pública, uno por apostar a la juventud y su lazo con la UNAM, el otro por conservar la esencia más mexicana. Sin embargo, es tiempo de replantear este histórico apapacho que en lugar de ayudar, perjudica; requieren quitarse la venda para no perder grandeza.

Pumas fue protegido con el manto casi sagrado de su Cantera, sin embargo, el talento joven dejó de trascender, ahora ni siquiera en selecciones. También perdió a extranjeros relevantes. Los debuts hoy arrojan ilusión vacía. Mozo fue la última joya que resultó vidrio cortado. Siguen los estrenos, como los dos de ayer de Lillini; sin embargo, son precipitados por ausencias. Una pena.

Chivas sigue empecinado en respetar su tradición, que complica el retorno al protagonismo, pero también le ayuda a justificarse, como lo hizo Vuce. Su plantel es rico en talento juvenil y ha logrado contrataciones relevantes en Selección incluso, pero es inaudita su transformación al pasar al Rebaño. Batalla como nunca. Ni a Liguilla entra. Y no pasa nada.

Dejemos de apapacharlos y exijamos como lo que son, dos grandes de nuestro futbol. No nos conformemos con menos.