opinion.carlos-ponce.sin-sufrir-no-sabe
Opinión

Carlos Ponce de León

Director de RÉCORD, experto en futbol nacional e internacional. En su columna tendrás un análisis veraz y oportuno.

Sin sufrir no sabe

2021-09-06 | Carlos Ponce de León
Comparte en:

Pero qué necesidad, diría nuestro eterno filósofo de Ciudad Juárez. Tenemos todo y nos complicamos sólo como para poner sazón a una victoria que quedaría desabrida. Está la mesa puesta para darse un festín, pero el Tri de Martino se queda corto. Al final, parece que México juega al límite con el fin de agregar drama a la Eliminatoria. ¿Para qué calificar caminando?

Estamos atascados en una zona en la que abunda el nivel mediocre, carente de grandes figuras internacionales, con arbitrajes nefastos y campos peligrosos. Pero es una región donde reina la fiesta. Campeones mundiales. Y donde regamos opinión sin tener argumento, basta que se nos inflame el pecho para sacar desde el estómago nuestros dotes de director técnico, a veces hasta de directivo. “Que se vaya el Tata”. “Ésas las mete el Chicharito”. Así que, desde la cancha, hay que echarle leña al fuego, darle carnita al monstruo voraz de la crítica. Porque si avanzamos con paso perfecto en estadísticas y juego, qué chiste. Qué aburrido.

APRENDIZAJE
De las conclusiones tras las dos victorias, el Tata debe tener varias anotaciones en libreta. Mis tres principales:

- La falta de contundencia, de un ‘9’ aniquilador, es la preocupación principal; Funes Mori falla más de lo que concreta, así que hay que darle oportunidad a Martín, quien debe ser titular ante Panamá, o incluso a Giménez con minutos.

- Darle lugar a los olímpicos era esencial para el futuro, pero hay quien desperdició la chance, como Alvarado, y deben hacer espacio a otros que están pujando.

- Orbelín Pineda es de los que respondió con notas positivas; debe ser estelar.

SE TENÍA QUE DECIR...
Una cosa es alegrarse por sumar tres puntos en Costa Rica y otra festejar con la intensidad eufórica como lo hizo el cuerpo técnico de Martino. Se cumple en el resultado, pero falta mucho en la forma, y es una desfachatez tener una actitud de que ‘todo está bien’.
Y SE DIJO.