opinion.blog.christian-martinoli.aguas-turbias-0
Opinión

Christian Martinoli

Uno de los mejores cronistas deportivos en México, trabaja para TV Azteca y ha colaborado con RÉCORD desde 2010.

Aguas turbias

2022-08-04 | LUIS GARCÍA
Comparte en:

El torneo exprés ya tiene a los dos más populares con inquietud e incertidumbre. Chivas y América no encuentran el gol y, por ende, los triunfos son esquivos.

Cuando hace no mucho tiempo atrás todos aplaudían a sus entrenadores interinos que se transformaron en salvadores, ahora muchos piden un cambio de rumbo nuevamente.

Ortiz pasó de ser un desconocido sin ADN americanista, al bien amado de la era post Solari, a generarle dudas a sus propios fieles, que ya le reclaman incluso la cepillada de jugadores que tenían plena identificación con el 'Indiecito', salvo Fidalgo, al cual no ha podido borrar.

Lo de ‘Cabecita' se sabía, su readaptación al futbol mexicano llevaría tiempo y hoy sigue en ese proceso; la apuesta por el uruguayo desde ningún lado se puede ver como temeraria o negativa; sin embargo, su momento futbolístico hace varios meses no es el mejor, de igual manera es un elemento que seguramente, aunque de forma tardía, dará dividendos.

Lo alarmante es el desgano de un protagonista de este club como lo es el chileno Valdés, jugador de técnica superior a la media, pero con una indolencia que le hace no sólo mal a él, sino a todo el equipo. Nadie puede sorprenderse de ello porque es un elemento de rachas marcadas, le pasó en Morelia y también en Torreón, el asunto es que en América la exigencia y el escarnio público son moneda corriente y todo se nota más.

Del lado del Rebaño la situación no cambiará mucho mientras no generen su propio talento a granel, ya que el mercado se cierra cada día más y elementos mexicanos de nivel para dar resultados en Chivas son escasos y caros, situación que se notó de manera alarmante en esta ventana de fichajes del club tapatío.

Los goles en la Liga mexicana los clubes los buscan afuera y la creación de delanteros nacionales en Fuerzas Básicas es escasa; por consecuencia, Guadalajara padece por todos lados su propia política interna, válida y orgullosa, pero que conlleva un riesgo cada día más evidente.

Si Chivas no aprieta en la producción de sus propios jugadores y entra en una dinámica constante de prueba y error con talentos nuevos en su plantel, seguirá a expensas del mercado dinamitado de fichajes sobrevalorados de la Liga y seguirá viviendo en la medianía que lo alejará de sus pergaminos escritos con oro de viejas épocas.

Cadena vino a levantar la vergüenza que traía Leaño, situación para nada heroica; sin embargo, hoy su actualidad es vaga dentro del banquillo rojiblanco. Cadena está solo como casi todos los entrenadores que pasan por Chivas. Porque debe ser condescendiente con los jugadores que en más de una ocasión han demostrado que no son todo lo profesional que se espera de ellos y, por otro lado, tiene que ser subordinado de una personalidad fuerte como la de Peláez que desde hace rato vive de la renta en el club, algo similar a lo que le sucede a Baños en América, al que le trajeron a González Iñárritu para descomprimir el ambiente en Coapa.

Hoy, nuevamente, los entrenadores de América y Chivas son los señalados por la mayoría, casi nunca los jugadores son marcados como los culpables de lo que pasa en la cancha y eso sucede porque a los dirigentes que eligen a los futbolistas y conforman los planteles, cuando los tiempos no son buenos, les conviene que todo se centre en el técnico y no en sus decisiones estructurales.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: CONSECUENCIAS DEL 'MOLETOUR'