opinion.blog.christian-martinoli.entre-camas-y-serruchos
Opinión

Christian Martinoli

Uno de los mejores cronistas deportivos en México, trabaja para TV Azteca y ha colaborado con RÉCORD desde 2010.

Entre camas y serruchos

2022-03-03 | CHRISTIAN MARTINOLI
Comparte en:

El futbol es de los pocos trabajos en el mundo donde el primero en irse de la empresa por el bajo desempeño de sus empleados es el jefe. Obviamente cuando los resultados no acompañan las culpas o responsabilidades son compartidas entre varias partes pero siempre, como indica la lógica del balón, será más sencillo liquidar a uno que a un grupo de 10, 15 o 25 elementos desmotivados, confundidos, aturdidos o por qué no, en algunos casos, caprichosos. 

Circula desde hace décadas por los laberintos de este juego la muy sudamericana frase: “Hacer o tender la cama“ (‘cama’, proveniente de camarilla), dicho futbolístico empleado para insinuar que parte del plantel, ya sean los de más ascendencia en el vestidor o simplemente un desgano generalizado de la mayoría hacia las ideas, procesos y conceptos vertidos por el entrenador que de alguna manera han desgastado el entorno y entonces, digamos que los resultados no llegan porque nadie está seguro del proceso, o porque no entienden el discurso o simplemente porque se cansaron de seguir las órdenes de turno y se desea descomprimir la tensión del vestuario y para ello se aplica, como reza la leyenda urbana de los canchas, un complot, que casi nunca nadie acepta, porque sería de poco profesional confabularse para echar a un técnico. 

El medio futbolístico habla de ello, pero cuando se deben aceptar públicamente este tipo de tendencias al boicot, es mala palabra y entonces surge que todo es un invento de la maldita y nefasta prensa que ha popularizado este tipo de representación y que nadie nunca iría en contra de sus propios intereses y mucho menos de los colectivos. La historia de nunca terminar, sin embargo está tan instaurado, el término de la “cama” o de plano de “serrucharle el piso al técnico”, que muchos aficionados están convencidos también que como en cualquier trabajo pasan cosas internas que nunca serán públicas pero que en algún punto de la relación laboral desestabilizan a cualquiera y no siempre por la búsqueda del bien común. 

En Twitter hace unos días publiqué una exigua encuesta preguntado si la gente pensaba en que existe la “cama” en el futbol y en una muestra de poco más de 33 mil votos, el 78 por ciento dijo que si, el tres por ciento piensa que eso es un invento, el 12 por ciento tenía sus dudas al respecto y el 7 por ciento no entendía específicamente el concepto o lo que hipotéticamente produciría la “cama”. 

Insisto, muchos exfutbolistas hasta la fecha me han asegurado personalmente o he tenido la oportunidad de leer o ver entrevistas de diversos medios, muchos de ellos internacionales, donde nadie mete las manos al fuego por todo el plantel pero que ellos en particular nunca ejercieron dicha práctica en busca de desestabilizar a un entrenador. 

Alguna vez Samuel Eto’o fue un poco más allá y públicamente para la RAI en Italia le ofreció disculpas al técnico saliente del Inter, Rafa Benítez. “Hubo cosas en el vestidor que pasaron y que guardo para mi”. Algunos pensaron que no había entendido la pregunta que le hicieron con un juego de palabras en italiano que básicamente lo llevaban a cuestionarle si alguien le había “hecho la fiesta” (la ‘cama’) al técnico dentro del plantel del Inter, a lo que el camerunés respondió: “yo no puedo hacérsela porque lo conozco desde que tengo 17 años, otros le han hecho la fiesta que tú dices”, para posteriormente recular un poco y advertir que hablaba a título personal y no buscaba involucrar a otros. “Al final ya sabemos que en el futbol cuando los resultados no llegan se busca un culpable y entonces en estos casos es fácil, echas al entrenador y todo queda resuelto” cerró en su momento la estrella camerunés. 

“Cama” o no, secreto a voces o mito mala leche de la prensa, lo que es un hecho muy común es que cuando un técnico se va, la dinámica del grupo cambia y algunos resultados positivos llegan (termina rápido la inercia), muchos dicen que es por la transformación del trabajo y la frescura de ideas o porque todo comienza de “cero” o por la simple y tradicional frase acuñada por los siglos de los siglos: “así es el futbol”, veleidoso como siempre, ya se la saben.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: LOS RICOS TAMBIÉN LLORAN