opinion.blog.christian-martinoli.los-ricos-tambien-lloran
Opinión

Christian Martinoli

Uno de los mejores cronistas deportivos en México, trabaja para TV Azteca y ha colaborado con RÉCORD desde 2010.

Los ricos también lloran

2022-02-24 | CHRISTIAN MARTINOLI
Comparte en:

Monterrey, el equipo más rico del futbol mexicano, vive una crisis deportiva delirante, uno de esos caprichos que el dinero por el momento no ha podido resolver.

Luego del bochorno contra los suplentes del campeón africano y con la Liga como única obligación, Rayados sigue sin poder caminar en el torneo local. Cuando uno observa los nombres del plantel, automáticamente auguraría bonanza y hasta despilfarro de lujos, jugadas gloriosas y resultados aplastantes contra por lo menos el setenta por ciento de sus rivales de cabotaje. Pero esto no ha pasado ni cerca y desde hace varios meses que el cuadro regiomontano no encuentra la salida.

Contrario a lo que muchos aficionados del Monterrey creen, Aguirre y su estilo de juego no se ha modificado para nada, es decir, el 'Vasco' obviamente es responsable de las formas y métodos de trabajo; no obstante, los máximos causantes de todo esto son los dirigentes que se fueron por el currículum más amplio que existe dentro de los técnicos mexicanos (dos Mundiales dirigidos, tres selecciones nacionales y casi dos décadas como técnico en Europa) y no se fijaron en estilos ni maneras en las que procedía Javier como entrenador.

También es cierto que el discurso del entrenador luego de los malos resultados ha generado disgusto adicional y hasta un ambiente enrarecido alrededor del club.

Penoso también es observar a unos cuantos individuos apretar a jugadores afuera de las instalaciones deportivas de la entidad neolonesa, pidiendo más esfuerzo y actitud. Más allá de que sean 'enviados' por alguien o que asistan por propia voluntad, es lamentable ver ese tipo de escenas que no corresponden, ya que por mucho que se critique el triste performance del equipo y de varios jugadores, no se puede rebasar el espacio vital de los inmiscuidos con el disfraz tan argentinizado del “aguante” y del “ustedes están de paso y nosotros seguiremos acá”.

No ayuda, no relaja, no compromete y no suma para nada. Si desean reclamar es yendo al estadio para hacer sentir su pesar o no asistiendo a la cancha para golpear en el ego a la dirigencia, no enfrentando a los protagonistas con tintes de amenaza delictiva.

Aguirre es el primer consciente de que la cosa está mal por más que no lo demuestre como quisiera mucha de la gente que apoya al Monterrey y también sabe que el primero en irse será él con todo y el CV que posee.

La mitad de titulares de este club forman parte de la Selección y hoy están constantemente convocados por su pasado o por su posible futuro pero penosamente no por su presente y eso también deberían de estar precisos en entenderlo.

Que nadie se fíe dentro de las paredes del club regio, son un cuadro con exceso de talento, pero también con abundancia en inseguridad porque se han dado cuenta que en la cancha la nómina no lo es todo.

Momentos cruciales por delante para un proceso que parece no termina por caminar y por ahora la única luz todavía prendida es la de aferrarse al mediocre sistema de competencia que le da oportunidad a todos de seguir con vida aún faltando 180 minutos de torneo regular.

Está claro que si Rayados no gana el campeonato, será un detonante que desde la máxima cúpula reventará la pirámide, no antes de eso. Al final de vez en cuando en nuestro futbol el dinero no lo es todo y los ricos también lloran.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: MESA AMARILLA