opinion.blog.christian-martinoli.marcelo-flores
Opinión

Christian Martinoli

Uno de los mejores cronistas deportivos en México, trabaja para TV Azteca y ha colaborado con RÉCORD desde 2010.

Marcelo Flores

2022-04-29 | Christian Martinoli
Comparte en:

Cuando surge algún futbolista mexicano hábil en ataque de inmediato gran parte de la afición nacional se ilusiona con un futuro inmediato mejor para la selección azteca, pasa ahora con Marcelo Flores y ha sucedido varias veces antes con tantos otros talentos.

No es un dato menor estar registrado en el Arsenal de Londres y merodear cada día el debut en la Premier. Por el momento esto no se ha dado y Flores hace diferencia en categorías menores, misma situación que lo pone en la antesala de algo más grande.

Marcelo está en club que no ve pasaportes, orígenes y mucho menos edades, pertenece a un conjunto que sólo observa calidad y que no escatima en los tiempos y mucho menos en la responsabilidad de manejar jóvenes en altas esferas.

Está en club que fue capaz de entregarle el gafete de capitán a Cesc Fábregas cuando el español sólo tenía 21 años.

Así que por acta de nacimiento no habrá problema en ofrecerle en su momento oportunidades al nacido en Canadá y que empieza a tener tibios llamados al Tricolor.

Condiciones de desequilibrio, amague y cambios de velocidad parecen sobrarle así como actitud positiva y tendencia a querer ser y tratar de triunfar en fútbol profesional.

Da la impresión que su representante y mayor sostén para lograr todos los sueños detrás del balón es su padre, mexicano que por automático le ha entregado por ley la categoría de mexicano por nacimiento a su hijo, no confundamos naturalización, que al final da el mismo resultado, pero no es igual.

Flores es mexicano, como también es canadiense e inglés. Así que puede jugar donde le plazca y convenga a sus intereses, más allá que está claro que a su apoderado claramente le atrae mucho que represente al país con el águila y la serpiente en el escudo, pero a la vez hay una clara obsesión y hasta entendible por parte de su progenitor en presionar para que a Marcelo se lo lleve si o si al Mundial y entonces vienen algunas alteraciones al orden natural de las cosas porque se habla de que Canadá también estaría interesado en sus servicios y que hipotéticamente podrían ofrecerle el boleto a la Copa del mundo en el Golfo Pérsico. Humo, realidad, mitad y mitad, eso es lo de menos, el asunto es qué hay un padre, como existen la mayoría de ellos, que quiere lo mejor para su hijo y lo quiere rápido.

Acá este tema incomoda a varios porque no se puede exigir por el simple hecho de lo que podría dar en el futuro y no lo que entrega en la actualidad como futbolista, porque talentos con condiciones descomunales sobran, pero una vez llegado el profesionalismo muchas de esas estrellas juveniles se van apagando. No quiere decir que a Flores le vaya a suceder, pero nadie garantiza que sea una figura rutilante.

No falta quien piensa que habría que amarrarlo para que nadie más lo tenga, total sería una apuesta ganada y si mañana es grandioso ya lo tenemos o si en el futuro no pasa nada con él, pues no nos quedamos con la duda.

El tema principal es que parece por momentos que se podría estar manejando un NeryGate 2.0, cuando se decía que Nery Castillo, nacido en San Luis Potosí, hijo de uruguayos y hasta con pasaporte griego, sopesó sus tres opciones y se decantó por México porque exigió dinero, situación que sus propios detractores, que le sobraban y más aún por aquello de “yo estoy en Europa y tú en México”, nadie le pudo comprobar.

La Selección debería ver en Flores a un interesante prospecto pero que no puede generar ni ruido, ni presión y muchos menos condicionamientos, el muchacho del Arsenal debe demostrar con su club que está en nivel para ganar convocatorias y no que el ímpetu de jugar con límite de edad nuble a los que convocan. No olvidemos que mucha gente quiso en su momento que Giovani dos Santos fuera parte de la convocatoria para Alemania 2006 por qué meses antes había sido campeón del mundo infantil en Perú. Estaba claro del notable jugador técnico que era en su época pero no tenía la madurez ni experiencia para asimilar dicho llamado. Acá es lo mismo con un elemento que luce muy interesante pero que no ha jugado todavía con adultos a nivel profesional. No faltará quien diga, que Pelé fue campeón del mundo a los 17 y que Ronaldo sin jugar formó parte del trofeo que obtuvo Brasil en el 94 también a los 17, sin embargo en contra de esta teoría está la de Menotti diciéndole que no a un Maradona con la misma edad que los dos anteriores mencionados para el Mundial 78.

Hablamos de tres fuera de serie en la historia de este deporte, que en su momento ya jugaban en Primera, detalle no menor por si el representante de Flores intenta conminar un llamado mundialista en medio año.

Lo mejor es que Flores se siga desarrollando, que no fuerce procesos ni crecimiento que todavía no se haya ganado y después vemos, si quiere jugar con México bienvenido, pero si decide otra cosa, la verdad no pasa nada.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: ANDRÉ-PIERRE GIGNAC: 'ME HUBIERA ENCANTADO JUGAR PARA LA SELECCIÓN MEXICANA'