opinion.blog.christian-martinoli.martino-y-las-cuerdas
Opinión

Christian Martinoli

Uno de los mejores cronistas deportivos en México, trabaja para TV Azteca y ha colaborado con RÉCORD desde 2010.

Martino y las cuerdas

2022-01-27 | CHRISTIAN MARTINOLI
Comparte en:

Hace un año se veía imposible que algo pudiera pasar mal con la Selección de Martino; sin embargo, hoy este equipo empieza a denotar ciertos rasgos al del Chepo de la Torre.

La Eliminatoria hoy no está todavía tan mal como aquella rumbo a Brasil, pero podría estarlo si no se consiguen por lo menos siete puntos de nueve posibles que mantengan encaminado al cuadro nacional hacia Qatar.

El 'Tata' también ha experimentado como seleccionador azteca las mieles de ganar infinidad de partidos sin sentido ni sabor que representan los del 'Moletour', encuentros que sólo sirven para engrosar estadísticas y llenar las arcas de la nutrida Federación Mexicana de Futbol. Nada más.

Sobre nivel, jerarquía y aprendizaje no hablemos, porque mientras siga existiendo un mercado tan importante económicamente como el estadounidense los negocios se impondrán al interés deportivo y no hay vuelta atrás.

Y Martino luce desganado, no quiere decir que lo esté, pero parece que desde hace rato no encuentra al equipo que le llene el ojo más allá de que sus declaraciones cada día son menos autocríticas y acumulan maquillaje buscando tapar las imperfecciones constantes de su conjunto.

Para colmo, Héctor Miguel Herrera, un elemento de gran calidad, pero cada día más alejado de sus mejores días, insinuó que cuando la Selección juega de local el público no pesa.

Digamos que en cierta medida puede tener algo de razón, porque el Estadio Azteca a pesar de bajar su capacidad de espectadores, cada día es más difícil que el Tricolor lo llene.

Pero dicho sea de paso, el público de la capital siempre ha ido en busca de entretenimiento al futbol y este equipo es lo que menos entrega como para que alguien se motive a aplaudir siquiera.

Sin olvidar que son los mismos jugadores "europeos", no todos, pero la mayoría, los que entre bambalinas se quejan del cambio de horario y la altitud de la Ciudad de México. Entonces ¿cómo les hacemos?

Este equipo tiene problemas severos en la construcción del juego y participe el centro delantero que usted quiera, diga y mande, sólo posee, cuando bien le va, dos jugadas claras de gol por partido y ahí…

Es decir que si no viene fino se irá abucheado del campo ante su falta de puntería. No hay colectividad en el medio sector, por ende no hay creación de oportunidades y para colmo no hay solidez en la zona baja y de los laterales mejor ni hablamos.

Se viene generando una tormenta perfecta alrededor de Martino, incluso porque sus mejores hombres se han visto afectados por lesiones durísimas y uno que otro por baja de juego.

México se ha dado cuenta que cuando el rival el acelera el juego en intensidad deja de competir durante muchos minutos y ese es otro punto básico que no debe dejar nada tranquilo al todavía técnico del equipo.

Desde esta palestra nunca he dudado que Martino será el entrenador mexicano en el Mundial, no obstante los últimos resultados aunados a la alarmante inercia de desempeño que vienen presentando sus dirigidos, más la presión mediática de un sector importante que busca entrenadores amigos de regreso al Tri, hacen que a seis juegos de que culmine la Eliminatoria, el puesto del DT se comience a tambalear por más que De Luisa diga lo contrario públicamente.

Hoy, Martino, con ausencias de peso en ataque, jugará en Kingston para tratar dar el primer paso rumbo al desierto árabe o, por qué no, hacia la pampa argentina. Así las cosas.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: ORIBE, NO TE MUERAS NUNCA