opinion.blog.christian-martinoli.pecado-azul
Opinión

Christian Martinoli

Uno de los mejores cronistas deportivos en México, trabaja para TV Azteca y ha colaborado con RÉCORD desde 2010.

Pecado azul

2021-05-14 | CHRISTIAN MARTINOLI
Comparte en:

Cruz Azul está a cinco partidos de terminar con todo el mal fario que lo viene atormentado hace lustros. Son cinco juegos empezando por el de mañana, que paradójicamente si lo empata o lo llegase a ganar por un gol a partir del 3- 2, justo como lo hizo en la fecha 7 del certamen ante los rojos, se queda fuera.

Juan Reynoso se equivocó poco y nada a lo largo de la temporada, tomó decisiones correctas y fue entendiendo que el Azul era distinto a los equipos que anteriormente había manejado y que acá, con este club se tenía que atacar siempre. Acumuló una racha de 15 encuentros sin perder y fue deslumbrando en la mayoría de ellos, incluso a los escépticos.

Llegó el primer juego de Liguilla en la Bombonera y el técnico cementero decidió no iniciar con dos de sus piezas fundamentales, Orbelín Pineda y 'Cabecita' Rodríguez, situación que sólo la había hecho en la Fecha 9 cuando claramente menospreció al Mazatlán, equipo al que derrotó 1-0, sin estos dos elementos en su cuadro inicial.

“Son decisiones tácticas”, resumió en decir el entrenador peruano luego de caer en Toluca. Obvio, está en todo su derecho de hacer y deshacer dentro del plantel que maneja porque para eso le pagan; sin embargo, quedó una sensación de subestimo para enfrentar el choque de Ida de los Cuartos de Final.

Cierto es que el conjunto de Cristante, es un cuadro irregular e incierto que pondera el juego físico y que depende del duende y astucia de un jugador de 37 años como Sambueza. Futbolista con demasiado potrero recorrido que desde hace años sabemos que juega al límite de todo, incluso de su temperamento y viveza.

El Azul, sin dos de sus figuras más rutilantes, dominó el trámite hasta que una falta defensiva que nadie reprocha cuando es ofensiva dentro de cualquier área se marcó como penalti que Canelo convirtió. Después llegó un golazo del renacido Fernández para igualar todo. La polémica mayor cayó en el complemento, de primera instancia parece penalti de Alvarado contra Sambueza, especialista en conato de roces e histrionismo del bueno, pero que el bendito/maldito VAR debió echar para atrás. La sorpresa es que ni con cinco tomas distintas pudieron convencerse de que no había falta.

Los fantasmas tocaron la puerta y le hicieron entender a Reynoso que por más que en Concachampions Ángulo y Montoya te funcionen, en la Liga MX aunque enfrenten a una versión descafeinada del Toluca, éste siempre será más que los haitianos o los canadienses.

Seguramente Reynoso habrá comprendido que para lo que le reste de Liguilla a su equipo, en esta instancia las rotaciones o los juegos tácticos fuera del libro usado con éxito anteriormente no caminan y mucho menos se puede improvisar o sobrar a nadie, porque si algo tiene el benévolo sistema de competencia, es que si te confías, cualquiera en un buen día te echa, así le hayas sacado 19 puntos en la tabla general y creas que no usar a dos de tus elementos fundamentales te haga más inteligente, atrevido o distinto, porque siempre tendrás la política excusa de “son juegos a 180 minutos”.

Claro, en Toluca fueron dos penaltis que quedaron como un dejo de injusticia y mal sabor de boca para la parcialidad cementera, porque de los contrario “los teníamos dominados”. Puede ser, pero nadie debe olvidar que en la vida como en el juego hay titulares y suplentes y Reynoso rozó la osadía y por ello hoy tienta al destino. Vieja practica celeste, pero que nadie desvíe el terrible trabajo del VAR con el temerario movimiento del técnico líder, porque este Cruz Azul bajo cualquier comparación es mejor equipo que este Toluca, pero jugando serio y con todos los titulares.

La Máquina está a cinco partidos de ser campeón o de mañana despedirse con otra roca en la mochila. Sea lo que sea tendrá que ser con Orbelín y 'Cabecita' jugando todos los minutos, de otra forma Reynoso volvería a pecar de soberbio.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: SIN REFLECTORES