opinion.ignacio-suarez.don-rating-mitos-fraudes-y-verdades
Opinión

Ignacio Suárez

El Fantasma ha recorrido el mundo del deporte a través de 6 Mundiales, 10 Copas América y 5 JO. Aportará a RÉCORD su conocimiento y exclusivas.

Don Rating: mitos, fraudes y verdades

2019-04-10 | IGNACIO SUÁREZ
Comparte en:

Hace unos días, lamentablemente, se confirmó lo que se venia anunciado desde hace meses: el despido masivo de talento y personal de producción de la empresa de Emilio Azcárraga Jean por la fusión de Univisión y Televisa, de lo que se asegura en un tiempo dará lugar al nombre oficial de UNIVISA.

El recorte de personal en cualquier empresa es y será siempre doloroso más allá de las circunstancias. Que la gente pierda su empleo no es agradable, pero se hace en todo el mundo con el fin de que las empresas puedan sobrevivir reacomodándose financieramente.

En el caso de los deportes, era un hecho que, en algunos sectores, había exceso de personal. Un reportero, un camarógrafo, un asistente de Televisa Deportes, otro tanto de Univisión Deportes, uno más de TDN cubriendo la misma conferencia de prensa o evento para el mismo grupo, sin duda era demasiado, pagar nueve salarios cuando se podía hacer lo mismo pagando solo tres. Hasta aquí y en este rubro NO se necesitaba ser un doctor en finanzas para saber que se tenía que hacer.

La elección de quién se quedaba o quién se iba tuvo decisiones evidentemente sesgadas a favor del talento de Estados Unidos. Da la impresión de que Juan Carlos Rodríguez y su gente decidieron que los malos eran los de Televisa Deportes y no los que laboran del otro lado de la frontera, para los que el recorte no los tocó ni con el pétalo de una rosa.  

Más allá de los gustos y preferencias de cada uno, lo innegable es que la decisión para el recorte y fusión NO fue pareja, lo que causó molestias entre los sacrificados que no hicieron público ese enojo para NO dañar el acuerdo y el finiquito. Un día después de que Televisa emitió un comunicado anunciando su 'alianza' fusión con Univisión con nuevos contenidos a partir del 9 de junio, citaron a más de un centenar para pasarlos por la guillotina, aquella mañana del 1 de abril.  

A la 'perrada', como algunos de los 'no famosos' se autonombran, los fueron citando de uno a uno a la oficina de Fernando Howard, muchos de ellos con más de 25 años en la empresa y jamás trabajaron con él. Para algunos fue la primera vez que lo saludaron en persona cuando les presentó la carta de finiquito. Evidentemente NO estaban para nada conformes y así nos lo hicieron saber algunos de ellos; hubo un trato diferenciado

Las figuras de la talla de Raúl Sarmiento, Lalo Trelles y otros pesos pesados, fueron con Juan Carlos Rodríguez, NO fue coincidencia que después de firmar y acordar el finiquito muchos de ellos en sus redes sociales expresaran agradecimiento a la empresa y a su dueño.   

Con esto, la apuesta por el mercado latino en el país de Trump va con todo. La empresa sabe bien que son muchos millones de mexicanos y latinos con mejor poder adquisitivo que los locales; es por ellos. NO es casualidad que hoy en día, Doña Fede, Doña Tele y los dueños vean con buenos ojos la posibilidad de finalmente hacer realidad lo que propuso Emilio Maurer en 1991 o Jesús Martínez en el 2009: ¡Que la Liga pueda vender en paquete los derechos de televisión de sus equipos como sucede en España o Inglaterra! Lo que era una vil utopía, hoy en día ya NO lo es, por lo que Doña Fede y Doña Tele ya trabajan en ello esperando consolidarlo en los próximos meses. ¡Quién lo hubiera imaginado!

Mucho o todo lo que se movió en Doña Tele y su descomunal recorte pasa por seducir al gran casanova que es Don Rating, ese tipo del que muchos hablan, pocos conocen y otros tantos tienen muchas dudas, si no de su existencia y de la veracidad de sus mediciones.

En cada evento importante, cada juego de la Selección o de un programa específico, las alegres comadres de Doña Tele alegan haber gozado de los favores de Don Rating. Sólo en ese caso compiten, en publicaciones donde cada una saca sus propios números de la misma canasta. Cada una gana en sus propios números.

Pongamos de ejemplo la lucha más reciente por presumir los favores de Don Rating: Doña Tele publicó con LETRAS GRANDOTAS que en el juego México ante Chile, Televisa había superado por 22.86 por ciento a su rival TV Azteca, ya que había tenido una audiencia de 6 millones 605 mil. En la parte de abajo del mismo comunicado, ya con LETRA CHIQUITA, se especifica que la suma de audiencia es el Canal 5 más otros canales de Televisa contra el Canal 7 de TV Azteca. ¿Cuáles son esos canales? TDN, Univisión TDN y Canal 5.

Es decir, la suma de los puntos de esos ratings de estos canales SÍ obtienen ventaja sobre un solo canal de los del Ajusco. Es decir, NO es una información falsa, pero si sesgada para dar una errada percepción de supremacía.

Doña Ajusco también presumió mejores 'orgasmos' con Don Rating esa misma noche, citando a la misma empresa de medición: IBOPE NIELSEN.  “Comienza una nueva etapa del futbol nacional con un contundente triunfo de Azteca7 por 33 por ciento“  Y destacan que ellos obtuvieron 2.4 millones de rating contra 1.88 de su rival donde ambos compiten en las mismas circunstancias: un canal de TV abierta cada uno, Canal 5 contra Canal 7. 

En este pleito de Doñas, las comadres hacen cuentas y presumen los números que les convienen. Este mayoriteo de Don Rating es igual a lo que sucedió en la vida política del país. Cuando el PRI, partido en el poder en ese entonces, decidió como estrategia dar manga ancha a la creación de partidos políticos minúsculos, diseñados NO en aras de la pluralidad ni la diversidad; esas fueron y son patrañas.

Se crearon más partidos con el ÚNICO fin de quitarle votos a su más grande enemigo. “Los que NO voten por ti, sin quererlo estarán votando por mi SIN saberlo”. Los votos que ganaban el PT, el PVE, Fuerza Ciudadana, se convertían en menos votos para el PAN o el PRD, los rivales del PRI en ese momento que era el que ganaba numéricamente en esta repartición.

Hagan de cuenta que, en el tema de Don Rating, TDN y Univisión TDN son los partidos chiquitos que le suman en coalición a Doña Tele y que le quitan posibles puntos a Doña Azteca. Es decir, mientras no los vean a ellos, todos suman con nosotros porque Doña Azteca NO puede pasar por canal de paga los juegos de la Selección. Es el juego de engañarse ellos mismos con el fin de generar una percepción pública errada.

Pero, ¿se puede confiar en Don Rating? De acuerdo con mi experiencia NO. Pero mi opinión poco importa porque la empresa que mide los ratings por televisión, si bien no es la única, es en la que confían, presumen televisoras y agencias de publicidad para vender sus productos, y esta es brasileña de origen llamada IBOPE, fundada en 1942 y que se encuentra en 16 países de América Latina incluido México, a la que controla Nielsen.

Hace algunos años, pude hacer un reportaje de cómo IBOPE gracias a la tecnológica podía medir las audiencias, qué canal veías, la hora, etc. Usaban un aparato llamado People Meters, que se instala de forma aleatoria en hogares diseñados estadísticamente de diferentes estratos sociales (target).

En el 2012, IBOPE reconoció que en México tenía instalados apenas un total de 2,148 people meters, esos poco más de 2 mil medidores dictaminaban oficialmente para Doña Tele y publicistas lo que veíamos los 120 millones de habitantes. NO sé mucho de estadística, pero se me hacen muy pocos para tantos habitantes, aunque hoy se dice que han llegado a 5 mil; me siguen pareciendo muy pocos.

Tecnológicamente parecen funcionar. IBOPE me hizo la demostración en oficina, no en un hogar -por confidencialidad, me dijeron- en donde se instala uno de estos aparatos que tiene un control remoto al que le indicas si eres adulto o menor, la gente con la que estás viendo la TV, puedes estar tu sólo pero si pones que estas con ocho te registrara a los ocho y listo. Por la noche, ese aparato vía intranet o internet de alguna manera manda la señal y registro de lo que vio cada televisor a la empresa que suma esos registros; es el rating y los comparte con sus clientes al día siguiente de manera confidencial.

Mi enorme duda NO es si funciona la tecnología o si la estadística que utiliza para medir es infalible. La gran interrogante es que, en mis más de 50 años de vida, casi 30 años en el periodismo, JAMÁS me he encontrado con un pariente, vecino, compadre, amigo del amigo del compadre que en su casa tenga People Meter de IBOPE. ¡Jamás! Y miren que me he cansado de preguntar.

Dice la empresa que estos hogares donde están instalados son estrictamente confidenciales. Seguramente IBOPE encontró a los 5 mil hogares INCORRUPTIBLES y discretos en México que a nadie serían capaces de contar que tienen un medidor de IBOPE en casa y le pagan por ello. Si usted conoce a alguien que lo tenga en casa, NO dude en contactarme; me encantaría ser testigo de este 'milagro' y hacer un reportaje.

Aún en el caso de que existieran en el número y tecnología que asegura la empresa brasileña, las mediciones han estado en duda muchas veces y en diferentes países. En España NO existe IBOPE, pero en su lugar está la compañía SOFRES quien mide los ratings con una tecnología muy similar, pero allá se llaman audímetros y NO People Meter.

Las dudas sobre la verdad, mitos o fraudes sobre mediciones del rating son internacionales. El periodista Alejandro Pérez Blanco hace un espléndido, imperdible y didáctico documental al respecto y que usted puede ver en YouTube. donde exhibe de manera flagrante muchas de ellas. ¿Quiere descubrirlos? Solo haga click aquí.

Si después de ver este reportaje le sigue creyendo a Don Rating, es usted un hombre de fe. Si NO es así, bienvenidos a mi equipo. Pero si aun usando toda esta tecnología el asunto del verdadero rating en la Tele le produce dudas, cuando le platique cómo se mide el auditorio en la radio en México seguramente le parecerá un chiste, bueno mejor dicho lo es, es un muy mal chiste.

Lo que IBOPE es para Doña Tele, INRA es para Don Radio en México… pero acá la diferencia es que el uso de tecnología para la medición es prácticamente inexistente, sólo se basa en estudios y modelos estadísticos -en teoría certificados- y encuestas, simples encuestas principalmente.

¿A ustedes los ha entrevistado alguna vez INRA por teléfono o en la calle? No se sientan mal, a mí tampoco. Me ha encuestado el PRI, Morena, el PAN, el Verde. Me han llamado ya sea para cobrarme o ofrecerme servicios todos los bancos y todas las telefónicas, pero jamás INRA. Creo que es más fácil que me gane el Melate a que IBOPE o INRA se interesen en mis preferencias de tele o radio.

INRA también con los mismos parámetros de la radio, mide audiencias de televisión. ¿Por qué Televisa o Azteca jamás han presumido triunfos de rating de acuerdo con los números de INRA?. Simple, NO les creen a los números de tales encuestas, por tanto ninguna se atreve a presumirlas. Si con tecnología hay muchas dudas, sin ella como operan en la radio NO hay nada qué decir.

Yo de entrada le seguiré escribiendo a Santa, a los Reyes Magos porque mientras siga así, les creo mucho más a ellos que a Don Rating. Y usted; ¿a quién le cree?

 

“El castigo del embustero es no ser creído, aun cuando diga la verdad”

Aristóteles