opinion.ignacio-suarez.pelaez-con-saldo-agotado
Opinión

Ignacio Suárez

El Fantasma ha recorrido el mundo del deporte a través de 6 Mundiales, 10 Copas América y 5 JO. Aportará a RÉCORD su conocimiento y exclusivas.

Peláez, con saldo agotado

2021-09-22 | Ignacio Suárez
Comparte en:

Si lo que quieres vender son tacos de suadero, por lógica debes de contratar a un taquero, y no a un chef especialista en comida oriental. Es una situación de primaria. Si haces lo contrario, no te quejes, ni tampoco critiques al cocinero oriental porque los tacos de suadero saben como sushi. La estupidez es de quien lo contrata, de quien tomó esa decisión, de quien la aprobó, no se pueden hacer los sorprendidos. 

Esta misma lógica se debe aplicar al cese de Vucetich en Chivas. ¿Qué NO juega espectaular con sus equipos, que su futbol no suele agradar a la tribuna? Cierto, eso TODOS lo sabían, hasta Amaury Vergara, que quizá de cine sabe mucho, pero de futbol no sabe nada. ¿Qué Vucetich pondera el orden defensivo para de ahí estructurar su equipo y hacerlo exitoso? Cierto, todos lo sabíamos.  

A Víctor Manuel Vucetich, el llamado 'Rey Midas', se le pueden cuestionar sus formas de juego, porque es cuestión de gustos, pero NO se le puede minimizar su enorme capacidad, sus títulos hablan por lo mismo, porque no los compró o mandó hacer su curriculum en Santo Domingo. Eso fue lo que contrató Peláez, eso fue lo que aceptó Amaury, se me hace muy poco ético y falto de autocrítica escuchar las declaraciones de Ricardo, en el sentido de que: “el entorno lo veía turbio y no favorable”.

Peláez también recetó la cantaleta de que no se guiaron por las críticas en redes sociales, ni por los abucheos en el estadio. Con un plantel muchísimo, pero muchísimo más limitado que Tigres, que el Campeón Cruz Azul, el equipo que dirigía Vucetich tiene los mismos 13 puntos que llevan estos dos, y uno más que Santos, el equipo subcampeón. 

Tabla general del Apertura 2021

NO HAY PROYECTO  

Que el equipo NO jugaba nada bien es cierto, eso nadie lo discute. Pero tenía cuatro juegos sin recibir un gol (característica principal de los equipos de Vucetich), había ligado victorias, se está en zona de calificación entre los nueve primeros y a dos puntos de entrar de manera directa entre los cuatro primeros.   

De acuerdo a la calidad de plantel comparado con otros, los números le daban y sobraban para darle continuidad al proyecto. Sin embargo, los hechos y los números nos indican que Chivas antes y después de Peláez sigue igual, ¡no existe ningún proyecto!.

Ayer mi querido Lalo Camarena, subió un tuit con datos que desnudan la falta de proyecto y que aquí replicamos: “En @Chivas no existen proyectos ni procesos, especialmente en los directores técnicos. Tomás Boy estuvo cinco meses y 16 días, Luis Fernando Tena 10 meses y 11 días, y Víctor Manuel Vucetich un año, un mes y un día. El turno es para Michel Leaño, cuate de @Amauryvz“.

No hay defensa, ni un solo argumento para rebatir este tuit, “lo que se ve no se juzga” dicen en mi pueblo. Ricardo llegó a Chivas en noviembre del 2019, y en menos de dos años ya contrató y echó a dos técnicos: Tena y Vucetich. Es decir, se equivocó de manera flagrante, falló en sus decisiones con cargos a la cuenta de la familia Vergara, que es quien tuvo y tendrá que pagar esos finiquitos costosos en los tiempos en donde las finanzas del equipo no son buenas.  

FRACASAN REFUERZOS  

Y si hablamos de los refuerzos elegidos por Ricardo, el balance tampoco ha sido nada bueno. Al igual que sucedió con Cruz Azul, de entrada, tuvo prácticamente cartera abierta para contratar refuerzos. Así que gastando más de 30 millones de dólares llegaron: Uriel Antuna, Alexis Peña, José Juan Vázquez, José Madueña, Jesús Angulo y Cristian Calderón. En el aire se quedó el arreglo por el cual Víctor Guzmán llegaría al equipo, ya que fue suspendido por doping y anulada la operación. 

De estos varios resultaron un fiasco: José Madueña no era titular ni en la Sub 20, Alexis Peña fue suspendido por indisciplina y negociado al Cruz Azul, el Gallito Vázquez fue prestado a Toluca, quien lo recibió con los brazos abiertos ya que los tapatíos pagarían su sueldo, Cristian 'Chicote' Calderón fue cliente frecuente de las notas de espectáculos porque se bebía hasta el agua de las macetas, y en la actualidad está por ahí viviendo de la fama que le dio jugar dos buenos partidos anotándole tres goles al América, pero un jugador de Chivas tiene que ser muchísimo más que dos buenos juegos.  

Al menos cuatro de los seis refuerzos millonarios resultaron petardos, grandes pérdidas para las finanzas de la familia Vergara. Medio se salva Uriel Antuna, que también se ha visto mezclado en algunos escándalos extra futbol, pero ha sido bipolar e inconstante, da algunos juegos muy buenos y otros malos, lejos del rendimiento de un jugador por el cual se pagaron 11 millones de dólares, alguien de ese costo debe ser garantía, una solución constante a razón de costo-beneficio y no es así. 

Jesús Angulo está por lo mismo. No se ha consolidado como se suponía debía de ser después de dos años. Calidad tiene, pero constancia no, a pesar de que fue llamado a la selección olímpica donde tuvo algunos minutos de participación y ganó el Bronce en Tokio. Lo que menos le falta a Chivas son jugadores intermitentes y así han sido todos.  

MALAS ELECCIONES 

En la elección de jugadores se han tomado malas decisiones y han dañado el patrimonio del equipo. Para jugar en Chivas no basta tener condiciones y talento, dar cuatro o cinco juegos buenos y ser el jugador de moda. No todos los jugadores con talento sirven para jugar ahí, para pesar ahí se necesitan analizar y tomar en cuenta muchos otros factores, incluidos los comportamientos extra cancha.  

No se trata de contratar santos y canonizarlos en el terreno de juego. Se puede ser vago, pero determinante en la cancha de manera constante ¿o no mi Cuau? Se trata de mentalidad, de responsabilidad, del manejo de los entornos. Las indisciplinas del Chicote Calderón eran más que conocidas, por eso salió del Atlas, por eso el Necaxa le puso hasta un moño al venderlo. Los problemas de Víctor Guzmán en Pachuca eran de dominio público. Muchos le señalaron a Jesús Martínez que andaba en malas compañías con gente de Jalisco, incluso una madrugada el Pocho tuvo un grave accidente, destrozó un vehículo que le habían prestado, pero salió ileso. El doping fue consecuencia de esas compañías que le advirtieron a la directiva y no escuchó. 

Si estos comportamientos sucedían en equipos de poca convocatoria, era lógico imaginar que esta problemática se iba a agudizar al llegar a un equipo como Chivas y en una ciudad como Guadalajara. ¿Acaso Peláez lo desconocía?  No, por supuesto que no, estos temas eran de dominio público entre la familia futbolística. 

Este tipo de problemáticas no son como una gripa que a los tres días se quita. Son problemas recurrentes que lamentablemente en el caso de los deportistas abundan. ¿Cuál era el secreto del desaparecido Panchito Hernández para elegir jugadores y casi nunca fallar? Pues estaba precisamente en decidir comprar o no al jugador NO por lo que veía en la cancha, sino lo que hacía fuera de ella. 

SECRETOS PARA CONTRATAR 

Panchito Hernández visitaba a los padres, a la esposa, a sus amigos del jugador que le había llamado la atención en el juego, platicaba con ellos, analizaba los entornos familiares y sociales para saber que tan compatibles podían ser con las cualidades futbolísticas en un ambiente de mayor responsabilidad y con más dinero como era el fichar con América. No bastaba tener cualidades futbolísticas, no bastaba con romperla en la cancha si en los antros y en la vida personal también la iban a romper. Por eso Panchito se equivocó pocas veces.  

El dirigente tenía una máxima con la que comulgaba: “América es un equipo que da fama, dama y lana. Si de la cabeza está mal (refiriéndose al comportamiento) no importa que sea un crack, déjalo ir. Las posibilidades de que se eche a perder son mayores a recuperarlo. Es una inversión de mucho riesgo, puedes prescindir de esos cracks, déjalos que les den felicidad a cuentagotas a tus rivales. No los necesitas, hay muchos otros jugadores que sí merecen esa oportunidad y ser elegidos”, me decía en aquellas charlas en mis inicios de reportero, y esto aplica para equipos como Chivas y otros.   

Pero hay dirigentes que piensan que son magos, que pueden curar al enfermo, hacer al malo bueno, encarrilar a la oveja negra al corral correcto. Piensan que son como dioses, que con ellos ese jugador va a cambiar. Y lamentablemente fallan en la mayoría de los casos. Los entornos de los jugadores en medio de la fama y el dinero son extremadamente complicados. 

YA CUALQUIERA  

Jorge Vergara prometió al mejor entrenador del mundo y a Chivas ya hasta lo va a dirigir Michel Leaño. ¿Acaso NO puede ganarle al América estando él en la banca? Por supuesto que sí, no sería la primera vez, menos una hazaña. Paco Ramírez de relevo le ganó al América uno a cero, Chuy Bracamontes, de bombero logró empatar a dos.   

En entrevista para TUDN, Ricardo Peláez dijo que buscaba un perfil de entrenador más joven. ¿Más joven que Vucetich? Si es así todos los candidatos están 'vivos'. Víctor tiene 66 años, obvio los demás son más jóvenes que él: Mohamed tiene 51, Matías Almeyda 47, Diego Alonso 46 y Jaime Lozano 42. Si es por costo, que nada tiene que ver con la capacidad, el más barato es el medallista olímpico. Lo que se gastarán en indemnizar al pagar el contrato completo de Vucetich se lo podrían ahorrar ahí, porque el tema económico sí es factor. O lo mismo, el plan con maña es dejar al amigo encargado, por si es chicle y pega para esperar a Almeyda.  

SIN JUGADORES TOP 

En teoría Chivas tendría que tener a los mejores jugadores mexicanos o al menos a algunos de ellos ¿Los tiene? NO ¿Qué jugador de estas Chivas es Top 5 de la Liga MX? Ninguno. Alexis Vega tiene grandes condiciones, pero aún no lo es. ¿Cuántos jugadores de este plantel son indiscutibles de la selección mayor? Ninguno. Y esta realidad pega en el ego del aficionado, porque América, Cruz Azul o Rayados sí los tienen.  

Por problemas económicos Chivas tuvo que vender a Pizarro, a Orbelín. Se queja de que no le venden, pero ellos los tuvieron y los dejaron ir. Hoy los tiempos de desplegados ya no existen, la soberbia tampoco, no hay dinero para bombas y contrataciones que emocionen hasta el tuétano a sus aficionados, a menos de que un eventual regreso de la Chofis los emocione así.   

No son los mejores tiempos ni para Chivas, ni para nadie, y más si debes un crédito de más de dos mil millones de pesos a Bancomer, si estás en pleito con Hacienda por impuestos, si no puedes llenar el estadio por la pandemia, si no tienes asegurado un contrato multianual de derechos de televisión multimillonario.  

Ricardo Peláez, que es un tipo inteligente, debe tener mucho cuidado con las palabras. Si a Vucetich NO lo corrieron por los números, sino por las formas, el técnico que venga estará obligado a ganar y lucir, y eso no será nada sencillo con este plantel. Hay al menos cinco o seis mucho mejor armados, que no son espectaculares.  

LAS BÁSICAS, UN DESASTRE  

También hablo de las Fuerzas Básicas más cercanas al primer equipo y cuyo responsable general es Michel Leaño. Son un desastre en cuanto a números: La Sub 20 está en el lugar 15 de la tabla, la Sub 18 en el lugar 13. El Tapatío, que es filial en la Liga de Expansión es último de la tabla y acaban de echar a Alberto Coyote.  

Cierto que estos equipos no son para ganar títulos, sino para formar jugadores, pero tampoco se ve claro que esté por ahí un crack que tanto están esperando los aficionados de Chivas. Hasta ahora han producido jugadores promedio. Si fuera por resultados en su área, Leaño tampoco tendría méritos, ni siquiera de ser interino, pero la amistad con Amaury inclinó la balanza. 

CANCHA SÍ, TV NO 

Como quiera que sea, lo innegable es que el saldo se le agotó a Peláez, ya que de su próxima decisión depende su futuro, o se la juega en verdad con la suya, con su proyecto, porque si vuelve a aceptar imposiciones, lo van a terminar echando con algo que él no eligió. Es hora de presentar resultados, ya son dos años y no se ve ningún cambio. Lo mismo pasa en Fuerzas Básicas, con la enorme diferencia de que Ricardo NO es amigo del dueño.  

Amaury debe estar consciente que Chivas tiene una responsabilidad muchísimo mayor con sus aficionados que hacer churros cinematográficos. No va a ganar 'El churro de oro' por un documental donde la mejor escena es ver al Pollo Briseño mentarle la madre a Villalpando. No Amaury, los aficionados quieren ver a sus Chivas lucir en la cancha, ganar en la cancha, no lucir en la tele en una serie chafa de pago por evento.  

“Cuando no somos capaces ya de cambiar una situación, nos enfrentamos al reto de cambiar nosotros mismos”, Viktor Frankl.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: JESÚS MOLINA ACLARÓ SU POLÉMICA EN PRIMER ENTRENAMIENTO CON MICHEL LEAÑO.