opinion.blog.luis-garcia.diego-valdes-el-artista-y-sargento-de-santos
Opinión

Luis García

El Doctor une el amplio conocimiento deportivo con un estilo propio. Sus geniales comentarios que lo han hecho referente de la TV tienen también su lugar en nuestro diario.

Diego Valdés, el artista y sargento de Santos

2021-11-23 | LUIS GARCÍA
Comparte en:

El pintoresco Repechaje generó algunos picos de emoción, aunque nada que justifique su existencia. Uno de los duelos que mejor explicó la ineficiencia de este confuso sistema de competencia fue el Santos versus San Luis.

Los de la Comarca fueron amplios dominadores del juego durante prácticamente todo el trámite del mismo. Y dentro de la armónica maquinaria que fueron los santistas, tú Diego Valdés destacaste sobre el resto, no es coincidencia que utilices el número '10' en la espalda, eres un artista, un mago, un plausible cerebro que provoca que los suyos brillen.

Posees compañeros con enorme talento que te hacen la vida más fácil, aunque ellos deben pensar lo mismo, tú les haces la vida más sencilla dentro del campo.

Cuentas con una envidiable cadencia para manejar el balón, difícilmente se te percibe en urgencia, con prisa, todo lo contrario, eres calmo, en ocasiones hasta más de la cuenta, quien no te ha visto transitar con frecuencia en la cancha podrían confundir tu pausa con indolencia.

Pero quienes te hemos visto múltiples ocasiones sabemos que esa tranquilidad es tu mejor manera de expresarte, es tal tu serenidad que desquicia a tus oponentes que te observan como si fueras en cámara lenta, pero que les resulta imposible alcanzarte y, sobre todo, descifrarte.

Ante el San Luis, un equipo limitado y discreto, pero que llevó el combate a un paraje rudo; encontraste espacios que sólo tipos con tu talento encuentran y ven, tiraste un par de pases filtrados, pases de gol, de esos que enchinan la piel por su hermosura, y a la vez, por su perversidad, ninguno encontró un buen final, ya que el fantástico cancerbero Marcelo Barovero se encargó de evitar el gozo, pero esas lindas asistencias fueron una perfecta muestra de tu obsesión por el arte.

Eres el mariscal de campo de tu cofradía, pero te gusta mandar desde la parsimonia, es más, gustas de desaparecer del juego para potenciar tus maneras, no eres ese jefe eléctrico, intenso y denso, tu mandato lo ejerces abrazado a la seducción, al convencimiento, no necesitas gritar que eres el mandón, todos lo saben, tú no obligas a nadie, sencillamente hipnotizas.

Tu madurez es palpable, se dio y la has conseguido gracias a una organización que se encarga de hacer sentir bien y mejor a cada uno de sus integrantes, una institución preocupada por el ser humano por encima del atleta de alto rendimiento.

Te percibes cómodo, pleno, sabedor de quien eres y que te gusta, se les viene Tigres, un bravísimo sinodal, y los tuyos cuentan que permanezcas en tu estado zen para salir avante de este agreste cruce.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: SELECCIÓN NACIONAL, EMPEDRADA