opinion.blog.luis-garcia.seleccion-nacional-empedrado
Opinión

Luis García

El Doctor une el amplio conocimiento deportivo con un estilo propio. Sus geniales comentarios que lo han hecho referente de la TV tienen también su lugar en nuestro diario.

Selección Nacional: Empedrado

2021-11-16 | LUIS GARCÍA
Comparte en:

Después de la bochornosa derrota, otra más, ante los Estados Unidos se soltaron los demonios, demandas para la destitución del entrenador, severas críticas, peticiones mediante organizaciones para el regreso de ciertos jugadores, esto último sin duda lo más loco, torpe e insensato, y una carretada de desaprobaciones al equipo mexicano.

Algunas quejas me parecen correctas, la de cambiar de entrenador es patética. Martino es un hombre y director técnico pragmático y brillante, cosa que no sobra nunca.

En futbol, los Estados Unidos, aunque algunos jugadores mexicanos que no son tan buenos expresando sus ideas, lo pretendan negar, ya está por encima de México. No sólo por los últimos tres resultados en competiciones de alta envergadura, sino porque su modelo de generación de materia prima, su modelo de negocio y su obsesión por planear con tiento e inteligencia los coloca en una posición de privilegio y de vanguardia.

A lo que nos hemos aferrado, y queda poco de este mugroso y roído salvavidas, es que los clubes mexicanos siguen mandando en la Concachampions, pero tampoco es muy complejo entender que el nivel de la Selección de Estados Unidos, así como el nivel de la Selección Nacional, difieren del nivel de su Liga.

El proyecto estadounidense, el cual une su competición local, y su Selección, posee planeación, infraestructura, diverso recurso humano en la cancha, recurso financiero, directivos de alta gama con brutal conocimiento sobre el juego y el negocio, y el proyecto mexicano quitando honrosas excepciones de ciertos clubes, carece de muchos de los tópicos antes mencionados, ahí radica la diferencia, la gran diferencia, que hoy no es mucha.

Pero si el futbol mexicano sigue en este empedrado sendero, pronto nos les veremos ni el polvo.

Vayamos al tema estrictamente cancha, la Selección Nacional, y aquí son culpables todos los que la conforman. Ante Canadá y Estados Unidos fueron rebasados en el ritmo, intensidad y velocidad del juego, y no soy de los creyentes que al futbol se gana corriendo como si fuera un maratón, pero que se ha vuelto un tema delicado para los nuestros, eso ni duda cabe.

Existen jugadores nacionales que dada su edad, y su poca frecuencia de juego en sus equipos en Europa, han sido exhibidos ante estos dos rivales.

Nadie podrá dudar, ni cuestionar un ápice la valía de futbolistas, de la jerarquía de Andrés Guardado, Héctor Moreno, Héctor Herrera, y algunos más de las llamadas vacas sagradas. Su aporte histórico a la Selección de México es invaluable y extraordinario, son futbolistas que la historia verde tendrá tatuados en su memoria y alma, algunos de estos incluso serán colocados entre los mejores 10 futbolistas de la historia nacional.

Pero hoy están lejos de ese delicioso nivel que exhibieron durante muchos, muchos años, y máxime si la combinación de elementos en el once titular no les favorece.

Sin duda es esencial que individualmente cada futbolista te ofrezca su mejor versión, pero también resulta medular que la fusión entre las habilidades de los jugadores potencie el nivel individual, cosa que ha sucedido al revés.

Voy a intentar explicarlo, la media cancha de Estados Unidos la conformaron Adams, McKennie y Musah. Se comieron la cancha, la electricidad, velocidad, técnica y cantidad de metros que recorrieron fue absurda. Del lado mexicano jugaron Álvarez, Herrera y Romo. Los últimos dos no la vieron, ni a la pelota, ni a los rivales, ahí descansó el triunfo estadounidense.

Llegó un momento, bueno, casi todo el segundo tiempo, que Edson era un náufrago, la cancha le quedó enorme por que sus dos escuderos fueron rebasados groseramente.

El cambio generacional que la Selección Nacional necesita se estancó, daría la impresión que a un año del Mundial en Qatar se han otorgado demasiados lugares, vacantes que están siendo llenadas por lo logrado hace años, no por el presente, y aquí el único responsable eres tú Gerardo Martino, ya que en el escenario existen varios jóvenes que deben ser aventados al ruedo, varios de la Selección Olímpica.

Máxime porque las vacas sagradas no están, no andan, y si se llegaran a recuperar, cosa que percibo improbable, es ley de vida, a todos nos tocó, ha tocado, o tocará, lo deberán de hacer en sus clubes de origen no en la Selección Nacional.

Y ojo, estamos hablando que México fue exhibido por Canadá y Estados Unidos, combinados de segunda y tercera línea en la escala mundial, que no tienen nada que hacer ni ver con las potencias ya clasificadas como España, Alemania, Brasil, Croacia, Bélgica y Francia.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: REPECHAJE, UTOPÍA