opinion.blog.luis-garcia.ferretti-constructor
Opinión

Luis García

El Doctor une el amplio conocimiento deportivo con un estilo propio. Sus geniales comentarios que lo han hecho referente de la TV tienen también su lugar en nuestro diario.

Ferretti, constructor

2021-06-08 | LUIS GARCÍA
Comparte en:

Llegaste a Bravos de Juárez, este hecho podría resultar sorpresivo hasta que entendemos dos cosas de tu manera de gestionar el deporte, específicamente el futbol. La primera es que no sabes, ni disfrutas, hacer otra cosa más que trabajar, eres un hombre de trabajo, lo has sido desde tu infancia. No comprendes la vida si no es mediante el esfuerzo diario, honras tu profesión como el que más, disfrutas bregar, es parte de tu esencia, de tu genética, y lo harás hasta el día que fallezcas, a ti de la pelota te van a separar cuando te mueras, ningún segundo antes.

Llevas miles de años ininterrumpidos dirigiendo voluntades de todo tipo, personajes de diversas ideologías, de distintos estratos sociales, de disímiles situaciones económicas, y con diferentes prioridades. Y la mayoría de quienes has dirigido; decir que todos sería mentir, se han rendido ante tu docencia, no cualquiera puede enseñar, por más que se tenga el conocimiento sobre cualquier tópico, el arte está en enseñarlo, y tú Ricardo, en esto eres un maldito genio.

La segunda clave, y de mayor valor para comprender por qué eres el número uno como director técnico, entrenador y director general de un club, es por que eres un constructor de franquicias, cualquiera puede dirigir un equipo de futbol, no cualquiera puede edificar, o ser parte de la edificación de un proyecto de futbol, sobre todo partiendo de prácticamente nada.

Como bien dice mi comadre Gloria Trevi, voy a realizar un pequeño recuento de los daños en donde tú querido 'Tuca' fuiste un constructor desde los cimientos.

Tu primer trabajo como entrenador me tocó vivirlo de cerca, después de ser campeones con Pumas en la temporada 90-91, fuiste nombrado el jefe, ya lo eras en la cancha, ahora tendrías que serlo desde el banquillo. Se fueron Beto Aspe, Juan Carlos Vera, Abraham Nava, y tú como jugador. Te entregaron un equipo en ciernes, con nula experiencia, éramos un grupo de jóvenes entusiastas pero con escasos argumentos.

Llegaste y nos dijiste el primer día que sí queríamos competir tendríamos que entrenar más que los demás, todos los días, durante muchos días. Nadie chistó, te seguimos, te fuimos leales, creímos en ti por que tú creíste en nosotros aunque nuestro bagaje era corto.

Pasó lo mismo en Chivas, te entregaron un equipo sin rumbo, lo convertiste en campeón. Me tocó contratarte en Monarcas Morelia, me costó convencer a mi presidente Álvaro Dávila, cobrabas mucho, pero le dije al famoso cantautor, si quieres construir un equipo, Ricardo es el indicado, este hombre no sólo gana partidos, edifica, y nosotros necesitamos edificar una entidad. Volviste a Pumas cuando estaban a nada de quemarse en el infierno del descenso, los salvaste y los hiciste campeones.

Y por último, tú obra maestra, tus Tigres, cuando llegaste eran una organización mundana, prosaica, regional, nadie hablaba de ellos. Pues bien, empezaste como grandísimo escultor a darle forma, vida, trascendencia, visibilidad, hasta convertirlos en un club nacional, los metiste en el debate sobre sí son o no, un club grande, los hiciste ganar, llegaban a las Finales con la misma facilidad como cuando uno se prepara un café en la cocina de su casa.

Convenciste a tus dirigentes regios a que fueran por jugadores mayúsculos, tu apuesta por André Pierre-Gignac, fue genial, fue valerosa, fue loca, pero te la compraron, a nadie más le hubieran autorizado ese presupuesto. Pero tú llevabas años gestando una obra de arte, por qué negarte algo, sería un atropello hacerlo, te hicieron caso, y la sacaste del parque.

Es por ello que si partir de ahora los Tigres ganan algo, tendrá menor relevancia, por el simple hecho que tú, junto con otros próceres, construyeron el club, llegar a una casa lista y amueblada es mucho más sencillo que llegar a una casa que no cuenta ni con cimientos.

La jugada de Bravos de Juárez al llevarte es inteligente, traigamos a un ente, y a su gente, con el conocimiento de construir una franquicia, por que eso es lo que necesitamos, no ganar partidos, necesitamos una casa, y tú Ricardo, se las vas a construir, carajo!!!

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: MONARCA