opinion.blog.luis-garcia.fin-de-semana-preludio
Opinión

Luis García

El Doctor une el amplio conocimiento deportivo con un estilo propio. Sus geniales comentarios que lo han hecho referente de la TV tienen también su lugar en nuestro diario.

Fin de semana, preludio

2021-02-09 | LUIS GARCÍA
Comparte en:

Estos últimos días tuve una especie de sinfonía de emociones, las cuales me fueron desatadas en el aspecto personal y familiar, así como desde la trinchera deportiva, con la cual siempre he estado vinculado, ya sea cuando jugué a la pelota, y ahora que me toca comentar la redonda y apreciar el deporte desde otra perspectiva, más calma y analítica.

Voy a iniciar con el tópico personal, fui invitado a dar una conferencia a Acapulco para 'Tiendas Neto', una boyante y exitosa empresa de Grupo Salinas; estuvo maravillosa, no por mi exposición, no, que aunque no lo hago mal, lo reconfortante y motivante fue que a pesar de la sana distancia, los cubrebocas y las rigurosas medidas de salubridad, me pude reconectar con la gente, cosa que valoré profundamente.

Aproveché mi charla para irme con mi familia al bello puerto, y si bien la escuela virtual de mi tres hijos menores fue un carnaval, tuvimos tiempo de calidad, platicamos riquísimo, jugamos horas en la alberca, caminamos en la playa, comimos al aire libre y terminamos con una deliciosa dinámica al meternos los seis agarrados de la mano, la 'Roska' Pérez, Lorenza, Mariano, Roberta, Luis y yo, al mar, a chapotear, gritar y disfrutar de las olas como si fuéramos todos unos escuincles, fue una especie de liberación, de purificación.

De regreso en el avión reflexioné sobre que había sido uno de los mejores viajes que como tribu hemos realizado, máxime en un momento tan sombrío como en el que vivimos. Llegamos cansados, la exigencia bajo el sol se multiplica cuando tienes hijos que no se están quietos ni un solo momento, aparte que jugué tenis con Mariano todos los días y ya me cuesta ganarle.

El domingo me aplasté frente al televisor a ver a los Tigres ante el Palmeiras, después de una grotesca y mediática trifulca patriotera que arrojó el debate a un pantano, me llamaba la atención observar al equipo regiomontano. Y vaya exhibición que montaron, fue una hermosa cátedra, plena, con total jerarquía, inteligencia, y sabiduría, tanto que hasta el minuto 84, tú Ricardo Ferretti, no habías ni movido tus piezas.

Confirmaron su grandeza, confirmaron que son una entidad que vuela y surca otros cielos. Es por ello que me dio mucha risa, incluso pena, cuando se empezó a vociferar que como Tigres representaba al futbol mexicano se debía dejar de criticar la Liga MX. Vaya paradoja, Tigres no representa en lo absoluto al futbol nacional, es una organización que está en constante movimiento, que busca tener lo mejor en cada escaño de su estructura, es un club que invierte, que crece y que evoluciona, mientras que múltiples equipos en México llevan épocas largas en modo supervivencia.

En la actualidad, la cruel actualidad, no encuentro ninguna similitud entre los Tigres y equipos como Atlas, FC Juárez, Atlético San Luis, Necaxa, Guadalajara, Puebla, Mazatlán, Pumas, Querétaro, Tijuana, por mencionar algunos. Así que no empañemos lo realizado por el equipo de Nuevo León con torpes comparaciones.

Por último, ya por la tarde, vi desprovisto de ese sentimiento de aficionado, mis Ravens de Baltimore habían sido eliminados hace tiempo, el SBLV entre Tampa Bay y Kansas City. Por obvias razones, conozco mis miserias, y el conocimiento de la NFL es uno de ellos, no voy a hablar de la trama del juego, sí lo haré de mis sensaciones, de entrada esperaba un duelo mucho más parejo, de esos que sólo la NFL es capaz de regalar y fraguar, penosamente la novela se finiquitó rápido. Y otra vez Tom Brady volvió a salir victorioso, este hombre posee una suculenta e envidiable relación con el éxito, incluso sus festejos son contenidos, es la sana costumbre de ganar.

Sin comprender mucho del deporte, estoy cierto, la defensiva de Tampa Bay realizó un sublime e impecable trabajo y, obvio, Tom Brady también, un sabio que en momentos cumbre, en momentos críticos, encuentra su mejor versión.

Y con esto de ser nuestra mejor versión es con lo que me quedo de ejemplo de este fin de semana, seguimos inmersos en una emergencia de salud, la cual nos genera pocos espacios para la paz, uno de ellos fue cuando pude registrar a mis papás para la vacuna del Covid. Y creo que estamos obligados a rebelarnos ante nuestras antiguas percepciones y creencias de la vida. Debemos rebuscar cada uno en donde mejor le plazca, pero estoy cierto que no en los mismos sitios del ayer, como acceder a una renovada y superior versión de nosotros mismos.

Yo siento que en estos días logré encontrar ciertos recovecos de ello, estuve pleno, en feliz conciencia, calmo, con ganas de agradecer, y lo encontré en mi familia, en mi prole, y mediante el deporte, cuándo no, carajo.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: ALAN CERVANTES, REFULGENTE