futbol.mexicanos_en_el_extranjero.hector-herrera-atletico-de-madrid-consiguio

Héctor Herrera: Atlético de Madrid consiguió una sufrida victoria ante el Osasuna

Jugadores del Atlético de Madrid celebrando la victoria sobre Osasuna
Jugadores del Atlético de Madrid celebrando la victoria sobre Osasuna | EFE
Herrera no salió de la banca en un partido en el que los colchoneros no mostraron su mejor futbol
2021-11-20 | EFE
Comparte en:

El Atlético de Madrid ganó de forma agónica este sábado a Osasuna (1-0), con un gol salvador de Felipe Monteiro cuando el partido parecía destinado a un inamovible empate, cuando la insistencia fue la única solución para rebelarse contra otro encuentro decepcionante, muy por debajo todavía de lo que se espera del campeón y con parada final de Oblak.

Seis victorias en sus últimos quince choques oficiales son un mal síntoma evidente del Atlético. De su plantilla se le espera mucho más de lo que ofrece, tanto como se aguardan las soluciones que siempre aparecen de Simeone, un hombre indiscutible en la mutación en la última década del Atlético, al que recompuso su grandeza. 

Jugadores del Atlético festejando el gol de Felipe Montero

En el juego no hubo demasiadas oportunidades. La mejor del Atlético, una pared desbordante entre Marcos Llorente y Correa que terminó en el remate apurado de Griezmann; la mejor de Osasuna, un trallazo de Lucas Torró que Oblak repelió como pudo para sostener el 0-0 al descanso; un resultado inválido para el conjunto rojiblanco, que ha concedido tanto en las últimas semanas que ya sólo le vale ganar cada día.

Jugadores del Atlético de Madrid celebrando la victoria sobre Osasuna

En ello insistió el Atlético, que cambió el partido. Porque comenzó a jugar en campo rival con la constancia que no lo había hecho antes, porque empujó a Osasuna hacia su área, lejos del bloque alto con el que pretendía defenderse, y porque merodeó sobre el marco de Sergio Herrera con una cantidad de centros que presagiaban algo más de lo que había ocurrido antes

En cualquier caso, no había promovido en una hora de partido ni una sola parada del guardameta de Osasuna. Nada amenazante para él ni para su equipo, resistente entonces y rehecho después, sin quitar el ojo tampoco de la portería contraria, tan consciente como cada uno de los espectadores del Wanda Metropolitano del fino filo en el que se movía el resultado del partido, como el cabezazo ganador de Felipe Monteiro en el minuto 86. La única fórmula, agónica, que tiene hoy por hoy el Atlético.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: ERICK GUTIÉRREZ: TITULAR EN LA VICTORIA DEL PSV CONTRA VITESSE; 'DUERMEN' EN EL LIDERATO