el-poder-de-los-habitos
Opinión

Alejandro Molina Bortoni

Experto en psicología y desarrollo humano que trabajó con la Selección Mexicana durante el proceso de Ricardo La Volpe. Molina llevará los lectores todo lo relacionado a la psicología y el deporte.

El poder de los hábitos

2021-01-07 | ALEJANDRO MOLINA
Comparte en:

Iniciamos un nuevo año, con nuevos retos y distintos objetivos. Evidentemente establecer metas para enfrentar el 2021 es un elemento esencial. Pese a ello, conozco a algunas personas que ya no quieren establecer metas en enero porque han comprobado que no las cumplen. Las metas más comunes que en general no se logran son: Comer más sano, ejercitarse, leer, aprender algo nuevo y dejar de fumar.

Si queremos realmente lograr alguna meta, necesitamos generar alternativas para crear nuevos hábitos. Recordemos la poderosa frase de Jon Dryden: “Primero nosotros hacemos nuestros hábitos, luego ellos nos hacen a nosotros”. Un hábito nace de algo que hacemos primero mental o físicamente de forma consciente. Con la repetición, se vuelve algo cotidiano, es decir, una rutina. Comparto algunos elementos para crear hábitos al inicio de este nuevo año.

El primer punto es que la rutina debe ser pequeña y específica, que pueda hacerse de forma inmediata. Un segundo elemento es tener señales que nos inviten a hacer las cosas que debemos; puede ser establecer un horario definido, tener ubicado algún objeto que nos recuerde lo que queremos hacer, que alguna persona cercana nos impulse o ayude a recordar esa rutina. Lo que buscamos es apoyarnos con pequeños disparadores que nos inviten a llevar a cabo una acción. Un tercer punto es obtener una recompensa que nos haga repetirlo. Un pequeño beneficio que va más allá de la actividad, premiarnos de alguna otra forma o generar un refuerzo para incentivar el hábito. El cuarto elemento es reducir las situaciones que nos influyen negativamente. ¿Qué es lo que compite con la creación de los nuevos hábitos? El meterme a redes, la televisión, el tener algo accesible para comer lo que no conviene, a quedarnos en la cama más tiempo de lo necesario o quedar inmersos en los videojuegos. Lo que se busca en este punto es reducir la influencia de esos elementos o minimizarlos. El quinto punto es observar a detalle tus patrones de acción. No juzgarte, checar qué está funcionando y seguir avanzando con apreciación en la creación de la rutina. Después, los hábitos se hacen casi sin pensar, se convierten en una acción cotidiana que dará muchos frutos positivos.

Algo muy importante es que no siempre puedes romper un mal hábito, pero sí puedes remplazarlo. Es importante enfocarte en lo que quieres, no es decir “quiero parar esto” más bien es crear una alternativa para hacer algo en lugar del patrón no deseado. Al final, mientras más avanzas más sencillo será. “Aquello en lo que persistimos, se vuelve más fácil hacerlo, no porque la naturaleza del reto haya cambiado, sino que nuestra habilidad para hacerlo ha mejorado” (Ralph Waldo Emerson).

Si enfrentamos un cambio y seguimos con los mismos hábitos, éstos nos detendrán o alejarán de nuestros nuevos objetivos. Por ello, además de establecer metas, revisemos los patrones de acción cotidiano.

Estimados lectores, para crear una nueva vida es necesario voltear a ver los hábitos. Aprovechemos la inercia del inicio de año para generar momentum y generar cambios para que podamos mejorar en este año 2021.

“Revitalízate, vuelve a la esencia de lo que te da el éxito”.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: BIENVENIDO 2021: EL 'METACAMBIO'