inteligencia-emocional
Opinión

Alejandro Molina Bortoni

Experto en psicología y desarrollo humano que trabajó con la Selección Mexicana durante el proceso de Ricardo La Volpe. Molina llevará los lectores todo lo relacionado a la psicología y el deporte.

Inteligencia emocional

2020-09-10 | ALEJANDRO MOLINA
Comparte en:

Creo que ha sido uno de los temas que más he comentado en esta columna. No dejo de invitar a mis lectores a darle la importancia suficiente que tiene en nuestras vidas la inteligencia emocional.

Ahora le toca a Novak Djokovic, el número uno del mundo, quien quedó fuera del Abierto de Estados Unidos por un episodio único en su carrera, al pegarle sin intención en la garganta a una juez de línea en el partido contra Pablo Carreño en la cuarta ronda del certamen.

De inmediato se disculpó y explicó que no había mala intención y, sin embargo, se le aplicó el reglamento y quedó fuera. Es histórico porque nunca se había descalificado a un número uno en un Gran Slam. Además, es el primer partido que Djokovic pierde en el año en un torneo de ATP.

Es un jugador fuera de serie, ganador de múltiples batallas y, aún en ese escenario, nuevamente la inteligencia emocional vuelve a ser relevante. Si vieron el video, estaremos de acuerdo que no parece ser algo tan agresivo, es un pequeño momento de frustración en el que golpea la pelota y el azar le hace lesionar en el cuello a la jueza.

Retomo entonces el tema, no porque piense que Novak tenga un problema con la inteligencia emocional, ya que es un triunfador, sino porque es ejemplo para todos. Las pérdidas siempre son grandes cuando salimos de nuestro centro y permitimos que la energía de ataque, el coraje, la frustración o la furia nos dominen.

Los invito nuevamente a aprender a manejar el coraje. Recuerden que tenemos que incrementar el nivel de tolerancia, dejar pasar situaciones que nos generan conflicto, entender la importancia de verbalizar el enojo en lugar de actuarlo.

De canalizarlo también en el momento que aparece a través de ejercitarnos o salir a caminar. Nunca nos sentiremos orgullosos de ofender o dañar a otros por mal manejo, y al revés, siempre nos sentiremos felices de no haber ofendido o agredido a nuestros seres queridos.

No me gustaría verlos en un video de 'Ladies' o 'Lords' por andar haciendo corajes, son los mejores ejemplos de que todos los días la gente pierde contacto consigo misma y agrede de forma desmedida por algo sin importancia. Estemos en contacto con nosotros mismos. Sí hay un natural cansancio emocional con la pandemia y el aislamiento, cuidémonos unos a otros.

Estimados lectores, seamos conscientes de nuestras emociones.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: SER UNA PERSONA INTEGRAL, ANTES QUE JUGADOR