no-hubo-colados
Opinión

Alejandro Molina Bortoni

Experto en psicología y desarrollo humano que trabajó con la Selección Mexicana durante el proceso de Ricardo La Volpe. Molina llevará los lectores todo lo relacionado a la psicología y el deporte.

¡No hubo colados!

2022-05-19 | ALEJANDRO MOLINA
Comparte en:

Las Semifinales de la Liga MX están ya en curso y, para sorpresa de muchos, no hubo colados, es decir, los cuatro mejores en la tabla general de posiciones son los justos finalistas. Pachuca, Tigres, Atlas y América están ya en el proceso definitorio del campeonato.

Entiendo que el controvertido Repechaje es una oportunidad para otros equipos de meterse a la Final y obtener lo que, bajo los parámetros de la constancia, no lo habrían logrado. Es un tema que provoca constante discusión entre los especialistas.

La constancia y la regularidad pagaron en esta ocasión. Reflexionemos al respecto. No nos limitaremos a sostener la máxima de que la constancia es la base del éxito. Sabemos que hay muchas variables involucradas, sin embargo, es un pilar en la construcción de cualquier disciplina.

Lo opuesto a una persona que basa el éxito en su constancia sería el oportunista. No es una persona muy trabajadora que digamos, sacrificada o de gran espíritu de entrega. Es más bien, alguien que se aprovecha de las circunstancias para sacar provecho ante una situación dada. La persona constante, por el contrario, centra su desarrollo en el trabajo de todos los días.

El autor Malcolm Gladwell, escritor y sociólogo canadiense, establece en su libro 'Fueras de serie', que si una persona quiere dominar cualquier habilidad complicada, ya sea tocar el piano o dominar el juego del golf, necesitará de 10 mil horas de práctica y asegura que ese es el número mágico para alcanzar la 'perfección' en cualquier campo.

Esas 10 mil horas equivalen a 416 días y a 1.14 años. Por supuesto que diversos expertos han criticado esta propuesta, ya que consideran que otros factores que influyen son el talento y la forma en que se lleve a cabo la práctica en cuestión.

No podemos asegurar entonces que la constancia sea la madre del éxito, pero sí su fundamento. Es decir, que además de las cualidades y los dones que se tengan, definitivamente, para desarrollarlos, necesitaremos de esa práctica persistente si queremos destacarnos de los demás.

Anthony Robbins, conocido líder estadounidense en estos temas, propone que se deben acumular todas las horas de práctica que se pueda, en el menor tiempo posible. Un factor adicional que puede servir de apoyo, es que si se tiene un mentor, que ya haya recorrido el camino, el aprendizaje será mucho más rápido que si lo hacemos de forma autodidacta.

Estimados lectoras y lectores, tomemos en cuenta la importancia de la constancia como parte fundamental en el éxito de lo que nos propongamos. Establezcamos este valor en los jóvenes y niños con los que convivimos. Quienes quieran ir por el camino del poco esfuerzo, seguirán siendo oportunistas con el pensamiento de que lograrán algo importante o se harán ricos si tienen algo de suerte.

Deseo que la Liga MX encuentre mejores formas de establecer una competencia que siga dando oportunidad a los que, a lo largo de la temporada, demuestren superioridad y constancia.

Revitalízate, vuelve a la esencia de lo que te da el éxito”.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: ¿SE EXIGIÓ DEMASIADO?