se-nos-va-lionel-messi
Opinión

Alejandro Molina Bortoni

Experto en psicología y desarrollo humano que trabajó con la Selección Mexicana durante el proceso de Ricardo La Volpe. Molina llevará los lectores todo lo relacionado a la psicología y el deporte.

¿Se nos va Lionel Messi?

2020-08-27 | Alejandro Molina
Comparte en:

Leo Messi, considerado uno de los mejores futbolistas del mundo, anuncia su deseo de salir del Barcelona. No es oficial, pero él ya lo ha manifestado.

Es el jugador mejor pagado en la historia. Lo que lo mueve ya no es el dinero, lo ha ganado casi todo, le falta una Copa del Mundo. A partir de este anuncio estamos en un momento de grandes especulaciones en temas deportivos, económicos, legales y sobre las consecuencias que tendrá la salida de una estrella como ésta.

Futbolista de una sola camiseta, ejemplo e inspiración de niños, un jugador limpio y sensible a causas sociales. Si esta es su salida, será muy triste. Estuvo 16 años brillantes e incomparables. ¿Salir a sus 33 años después de una goleada? No es un final deseable, sin duda.

Hoy quiero invitarlos a pensar en la importancia que tiene un solo jugador en una labor de equipo. ¿Qué nos pasa si se nos va un jugador fuera de serie? ¿Qué ocurriría en nuestra organización? Es difícil dialogarlo tratándose de uno de los mejores del mundo.

Sin embargo, considero valioso que reflexionemos sobre la importancia de que los equipos estén preparados para seguir adelante como instituciones. La estrategia y los objetivos no pueden depender de un jugador únicamente. Realmente debemos diseñar nuestro futuro en una labor de conjunto. ¿Es el Barcelona una excepción? No lo es, no puede depender de un solo jugador cuando el juego es de equipo. Es un tema delicado en lo particular, pero en lo general es una implicación válida. No podemos poner todo el peso en una o dos personas. Sabemos por experiencia que nadie es indispensable, pero si la forma de haber logrado el éxito fue en función de unos pocos, lo que sigue será una catástrofe.

Estimados lectores, es necesario cuidar a las estrellas de nuestros equipos; sin embargo, es fundamental que la responsabilidad sea compartida, que mantengamos la atracción de talento y el desarrollo de los que hoy están con nosotros.

No podemos fincar el éxito en una persona. Crear una cultura de ganadores implica crear una masa crítica de personas de alta calidad que garanticen el futuro de la organización, es decir, trabajar por generar más estrellas y hacer que brillen las cualidades de todos los implicados en el objetivo.

“Revitalízate, vuelve a la esencia de lo que te da el éxito”

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: BARCELONA, ¿EL FIN DE UNA ERA?