sobre-el-repechaje-y-la-mediocridad
Opinión

Alejandro Molina Bortoni

Experto en psicología y desarrollo humano que trabajó con la Selección Mexicana durante el proceso de Ricardo La Volpe. Molina llevará los lectores todo lo relacionado a la psicología y el deporte.

Sobre el Repechaje y la mediocridad

2021-05-06 | ALEJANDRO MOLINA
Comparte en:

Cuando se realiza una competencia, se pretende encontrar al mejor, reconocer a los que lograron un gran desempeño en la temporada o a los que han cosechado más victorias, supondría uno.

Veamos qué pasa con el Repechaje. El primer lugar de la tabla es el Cruz Azul, que termina con 41 puntos logrados a través de 13 victorias y dos empates. El lugar número 12 de 18 posibles lo tiene el Querétaro con tan sólo 21 puntos obtenidos con seis victorias y tres empates. Si los Gallos ganan el partido del Repechaje, tendrán las mismas oportunidades de ser campeones que el equipo que toda la temporada se distinguió como el mejor.

Entiendo que son muchos los intereses que definen esta forma de juego, incluso que algunos lo vean valioso ligado a la expectativa que puede despertar en los aficionados en esa fase del torneo. Sin embargo, no corresponde a los resultados obtenidos ni a la competitividad esperada. Se abren posibilidades a los que menos lograron. Se promueve que los equipos que no mostraron constancia de triunfo igualen en oportunidades a quienes lo hicieron de forma extraordinaria a lo largo de las 17 jornadas.

El pensamiento mediocre se caracteriza por la negatividad, el abandono, la pereza y el conformismo. Dicho de otro modo, si puedo lograr algo con el mínimo esfuerzo ¿por qué hacer algo más? A veces en nuestras vidas, circunstancias similares al Repechaje pueden fomentarnos estas ideas.

Otra forma de pensar que puede relacionarse con esta situación es la del oportunista, es aquel que se acomoda en las circunstancias buscando algún beneficio, mismo que tal vez no es merecido, pero que espera poder lograr ante una probabilidad dada. Lo importante a resaltar es que no será la constante del éxito. No confundirlo con tomar las oportunidades que la vida nos da, sino el de estar a la espera, sin esfuerzo ni preparación, pero con la idea de que algo bueno podría simplemente ocurrir.

Yo no creo que los jugadores de la Liga piensen mediocremente. En mi experiencia, todos, o la gran mayoría, quieren ganar y cada fin de semana intentan hacerse de los puntos a disputar. Sin embargo, el sistema de competencia de la Liga MX le da cabida a ese estilo calculador, al saber que aún, siendo de media tabla, podré aspirar a ser el número 1.

La vida puede ser así, pero no es lo más común. Aunque la construcción del éxito no forzosamente se da por la suma de los triunfos continuos, sí incrementa indudablemente las posibilidades de lograrlo.

Recordemos entonces que, en un grupo de 18 participantes, quien ocupa el número 12 puede colarse a la Liguilla y ser aspirante a campeón en el último tramo de la temporada.

Estimados lectores, no todo en la vida es competir, muchas de los aspectos que nos realizan se dan en un contexto de compartir, ceder y ser generosos. Pero, si se trata de competir, hagamos el esfuerzo de ser de los mejores permanentemente, dejemos de lado el oportunismo y la mediocridad. Construyamos en el día a día el éxito buscado.

“Revitalízate, vuelve a la esencia de lo que te da el éxito”.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: CHICHARITO ESTÁ DE VUELTA