opinion.carlos-ponce.cuando-los-representantes-toman-poder
Opinión

Carlos Ponce de León

Director de RÉCORD, experto en futbol nacional e internacional. En su columna tendrás un análisis veraz y oportuno.

Cuando los representantes toman poder

2019-10-07 | Carlos Ponce de León
Comparte en:

El trabajo del agente de futbolistas, o como FIFA los llama ahora, ‘intermediarios’, puede ser benéfico para el futbol, para acercar las opciones necesarias a los equipos, pero cuando su grado de influencia pasa de lo meramente deportivo a centrarse en el interés de unos cuantos es cuando se convierte en un problema. Y en nuestro futbol se ha vuelto cada vez más común que el representante casi controle los fichajes de un club, para ver primero por su beneficio y después por el del equipo.

No debería ser normal en México que un representante de jugadores tenga el control en un club al grado de condicionar los fichajes, es decir, que el equipo contrate a aquellos que son parte de su catálogo de representados, en lugar de que sean las características deportivas y de costo las que determinen su llegada, apegadas al plan deportivo y no a los intereses de un agente. Pero sucede.

En varios equipos de Liga MX los intereses están volteados: el requisito para contratar a un entrenador o futbolista responde primero a quién es su promotor y después qué aportará en términos deportivos.

Hay ejemplos que sobresalen por la magnitud de la influencia de un representante en las estrategias de contrataciones, al grado de que representantes parecen, o en algunos casos ya son, parte de la directiva del equipo. Entre los más claros ejemplos en nuestro futbol sobresalen los más evidentes: en Tijuana, con Christian Bragarnik; en Necaxa, con los hermanos Jiménez; en Santos, con Greg Taylor; en Veracruz, con Guillermo Lara; en América, con Nazareno Marcollese; en Toluca, con Uriel Pérez, y en Pumas, con Jorge Espinoza de los Monteros.

Por eso extraña que en Chivas, que se había mantenido la relación con representantes medianamente diversificada, quizás Eduardo Hernández, quien colocó a Mariano Varela como director deportivo, tenía cierta influencia, ahora caiga en el control de un hombre que se había alejado del reflector como Carlos Hurtado. El tiempo dictará la calidad de los resultados de la alianza que han formado los Vergara con el agente radicado en Miami.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR LA COLUMNA: EL GRITO O EL MUNDIAL, ELIGE

Ahora, el club que había colocado como prioridad lo deportivo por encima de la de los promotores, Cruz Azul, regresa poco a poco a las andadas. Por años se habló de Hurtado como el hombre escondido detrás del control celeste, incluso era un tema tabú, al grado de que sus directivos y dueños preferían esquivar. Era real el dominio que tenía el representante en La Máquina, pero hoy les puedo asegurar que la influencia se llegó a diluir. Bajo el mando de Guillermo Álvarez, sin la intromisión de Alfredo Álvarez y Víctor Garcés, con la llegada de Ricardo Peláez, se rompieron las ataduras a cierto grupo de agentes, se abrieron las posibilidades y así se fortaleció realmente el plantel, reparando primero en las virtudes en cancha y no en quién se lleva la comisión.

Sin embargo, eso está por cambiar de nuevo. Con la ‘nueva directiva’, Cruz Azul volverá a registrar danza de futbolistas, y hasta entrenadores, con singular alegría, como en los viejos tiempos, para beneficiar a unos cuantos, dejando un real proyecto deportivo, que por cierto, hoy no tiene quién lo encabece. Por eso es que en La Noria se busca ahora un director deportivo de personalidad maleable, para permitir tantos cambios sin poner resistencia.

La muestra que vimos en el Azteca en la paliza que La Máquina al fin le acomodó al América es fruto de lo que se sembró en la era Peláez, un equipo formado con Caixinha, alejado del interés de un grupo pequeño y centrado en lo que debía fortalecer al club cementero. La goleada histórica no debe ser una medalla que se cuelgue la nueva directiva, es resultado de pensar en el beneficio del equipo, no en ensanchar los bolsillo de unos cuantos.

SE TENIA QUE DECIR...
Es de sabios reconocer los errores, lo hizo el Piojo con su disculpa en redes sociales, sin embargo, esto no lo salvará del castigo, de la FMF y del América. Debe ser una dura sanción por su poca sensibilidad ante el tema de la discriminación en nuestro país.
...Y SE DIJO