opinion.carlos-ponce.la-invertida-realidad
Opinión

Carlos Ponce de León

Director de RÉCORD, experto en futbol nacional e internacional. En su columna tendrás un análisis veraz y oportuno.

La invertida realidad

2020-07-20 | Carlos Ponce de León
Comparte en:

La nueva normalidad requiere respuestas inéditas, creativas, incluso experimentales, para sobrevivir. Nuestro futbol da muestras de la recompensa a los que combinan ingenio y criterio para adaptarse a las circunstancias, mientras hunde a los que se aferran a las viejas prácticas, que aunque fueron exitosas, hoy son un lastre si no se actualizan. Tremendo ejemplo de contraste en este sentido nos entregan dos grandes: Cruz Azul y Pumas, con una pretemporada que confirma la realidad invertida que tienen ambos, así como su futuro.

Mientras a La Máquina la acusamos durante años de ser un gigante dormido, no sólo por la falta de títulos en dos décadas, sino porque forjó un concepto que representaba al que roza el éxito y lo pierde en el último minuto, y que incluso después perdió ese protagonismo, hoy se confirma como un club que recupera la etiqueta de favorito y que lo hace con una de las mejores plantillas y repleta de talento juvenil. Increíble, pero lo hizo y tiene un futuro brillante.

Hace un par de años, un representante que llevó a varios extranjeros a Cruz Azul, me confesó: “Les ofrecí juveniles, pero Robin Álvarez (hijo de Billy) me dijo: ‘No nos interesan, queremos jugadores que nos hagan ser campeones otra vez’”. Dura realidad, pero ese era el objetivo. Hoy, entendieron que el futuro se debe cimentar también en un pilar básico en cualquier equipo profesional: talento de casa, jóvenes que entiendan la esencia del club y que aporten a la conquista anhelada. En la pretemporada ya vimos ejemplos de esas apuestas, con el central Josué Reyes como el mejor referente.

En el otro extremo está Pumas. En los más recientes torneos, el Club Universidad se caracterizó por bajar su cuota de extranjeros y jugar con más mexicanos, una virtud a primera vista, pero que hoy se ha vuelto cuestionable, pues el balance arroja saldo negativo, con un equipo débil, poco competitivo. Además, de todos los extranjeros que pasaron, apenas un par dejaron huella, como Nico Castillo y Carlos González, ambos monedas de cambio al final para mantener a flote al equipo.

El principal problema es que tratando de mantenerse fieles a su filosofía de cantera, se cegaron, dejaron de lado otros factores que les ayudó en el pasado a lograrlo: no actualizaron sus procesos de generación de talento, perdieron el arropo de figuras de cantera y extranjeras, también falta la solidez económica que lo sustente, y al tiempo, los buenos resultados deportivos que permitan trabajar en esa base. Todo mal en Pumas. El éxito de esa filosofía se va convirtiendo poco a poco en un mito. Lo peor es la falta de interés de la UNAM en lo que sucede en el equipo, que sólo los resultados negativos harán que voltee a cambiar lo que sucede. Ojalá que no sea muy tarde.

Esta semana, El Francotirador presentará lo que sucede en las Fuerzas Básicas del Club Universidad, que ahora en lugar de darle espacio a sus juveniles, ha decidido incorporar a futbolistas de otros equipos, incluso extranjeros. Es más, incluso compran a los que ya vendieron. Es una pena en lo que la actual directiva ha convertido al valor más grande de Pumas, su Cantera.

Hasta en el uniforme hay diferencias
Lo que sucede con las nuevas playeras de Cruz Azul y Pumas también es un claro reflejo de la amplia diferencia que ya existe en ambas instituciones para encontrar soluciones en la contingencia.

La nueva de Cruz Azul es espectacular, no sólo en el diseño de Joma, atractivo, aunque no le vayas a La Máquina, sino por elegancia que le da la ausencia de patrocinadores, la más limpia de nuestro futbol, producto de la solidez de la institución que la respalda, a pesar de estar pasando un tsunami en lo administrativo, por las acusaciones de nuestro gobierno a sus dirigentes por diversos delitos.

La de Pumas se convirtió en lo único que no era: un catálogo andante de anuncios; el logo de DHL, su principal patrocinador, es más destacado que el hermoso escudo del Club Universidad, que se va achicando con el tiempo ante el crecimiento de los espacios comerciales que ha ido cediendo la directiva con el tiempo. Y el diseño de Nike es muy pobre, gris, sin chispa, a pesar de que el uniforme de Pumas siempre ha respetado los finos lineamientos que caen desde la UNAM: fiel siempre a sus colores incluso en los de visitante o alternativos, pero esta vez, como ha sido en los últimos torneos, da la sensación que se hizo al vapor, con lo que les quedaba de creatividad. La afición lo sabe.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR LA COLUMNA: TAPABOCAS

Van a reprobar otro examen
Esta semana, Luis Castillo destapará en RÉCORD los lineamientos de control económico que se han establecido para todos los clubes de Liga MX, un sistema para evitar malas gestiones en el plano financieron, como la Fidel Kuri con Veracruz o la de la BUAP con Lobos. Busca que todos los equipos del torneo sean equilibrados entre gastos e ingresos, incluso fuertes, con plena salud económica.

Las reglas son claras y nada sencillas de mantener, advierte el documento que ya fue repartido a los clubes, que ahora tendrán vigilancia; siguiendo con el ejemplo de hoy, Cruz Azul no tiene un problema para cumplirlo, pero Pumas está destinado a reprobarlo si la UNAM no mete las manos en serio a poner orden en el desastre que es hoy su economía.

No me queda duda: Cruz Azul está mucho más cerca de volver a alzar esa corona que urge, La Novena, a pesar del proceso que sigue su presidente por gestión sospechosa, mientras que Pumas, con una institución ejemplar detrás, se aleja como ningún otro grande por las torpes decisiones que nacen de Rectoría, que ha perdido interés por mantener el alto nivel que ganó con su glorioso pasado y que merece una de las cuatro aficiones más grandes de nuestro país. Realidades opuestas.

SE TENÍA QUE DECIR...
Herrera no se irá del América por una mala pretemporada, los que piden el #FueraPiojo en redes sociales no representan al real americanismo, sino a aficionados de celular con poco qué hacer. Se irá si no gana un título importante de verdad.
...Y SE DIJO.