opinion.blog.christian-martinoli.mes-fundamental
Opinión

Christian Martinoli

Uno de los mejores cronistas deportivos en México, trabaja para TV Azteca y ha colaborado con RÉCORD desde 2010.

Mes fundamental

2020-09-08 | CHRISTIAN MARTINOLI
Comparte en:

La abundancia de plantel y dinero parece que nubla a los equipos de Nuevo León y así como le pasa de manera cotidiana a Tigres, también desde hace rato se refleja en el todavía campeón de México, Monterrey.

El torneo, más allá de la baja calidad futbolística, está muy compacto en números y eso de alguna manera solapa la mediocridad e inconsistencia donde está metido el equipo de Mohamed.

Rayados no encuentra la luz desde que se consagró en plenas fiestas navideñas y deambula con su riqueza por las canchas del futbol mexicano.

Hace dos decenas de partidos que la escuadra de Monterrey no puede terminar con su meta en cero goles. Dramático.

Cuando le aceleran el juego sufre en demasía y su rendimiento colectivo carece de ida y vuelta.

En 2020 ha sumado 17 puntos en 18 juegos, alarmante para cualquier equipo, pero aún más para una escuadra que tiene un valor de mercado de casi 70 millones de euros, siendo la más cara de México, y eso que antes de la suspensión del certamen anterior las fichas acumuladas de sus futbolistas de Primera estaban en casi 93 millones.

Monterrey es sexto, a cinco de la punta que maneja León. Viéndolo así no es determinante todavía la falta de regularidad y cohesión; sin embargo, por formas y consistencia es desesperante observar cómo el 'Turco' no encuentra las maneras de encaminar a un cuadro repleto de figuras para el medio local.

Kranevitter le grita constantemente al entrenador que no está en condiciones de ser el mediocampista central titular, pero cada que puede el director técnico insiste en colocarlo, mientras que en ataque se cae de maduro que Janssen y Funes Mori no son complementarios.

La escuadra regia estará en las finales y más bajo la nueva modalidad de la competencia en donde 'todos clasifican', el asunto es que hoy espanta poco y nada como para ser un aspirante real al título.

Antes del descafeinado Clásico de la Sultana que se disputará a finales de mes, se le cruzarán en Liga tres partidos 'a modo' para buscar mejoría de idea y sustancia sin arriesgarse a un desastre mayúsculo en el marcador, cuando reciba al Atlas y visite Pachuca y San Luis, sin olvidar el bálsamo que querrá obtener Mohamed con el trofeo de Copa frente Tijuana, choque que cerrará en casa buscando un galardón más, previo a verse con Tigres.

Mes básico y fundamental para el equipo más caro de México y vigente monarca del balompié azteca. O sube su nivel en septiembre y abre nuevamente las vitrinas del club o para el partido ante la escuadra de San Nicolás las papas estarán ardiendo con riesgo de no salvarlas.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: TOLUCA NO PUEDE ENTREGARSE ASÍ Y DEPENDER DE SAMBUEZA