opinion.blog.christian-martinoli.tokio-del-ok-al-ko
Opinión

Christian Martinoli

Uno de los mejores cronistas deportivos en México, trabaja para TV Azteca y ha colaborado con RÉCORD desde 2010.

Tokio, ¿del OK al KO?

2020-03-24 | Christian Martinoli
Comparte en:

Las autoridades japonesas organizadoras de los JO no han cambiado su discurso y aseguran que el 24 de julio se llevará a cabo la competencia, a pesar de que los eventos de diferentes disciplinas han ido cediendo sus fechas uno tras otro al Covid-19. 

La presión ha llegado por parte de los más pesados y ante la negativa de Canadá,y la de Reino Unido que afirman lo mismo y en EU, principal socio comercial debido a la inversión por parte de la cadena televisiva NBC, optaron por proponerle al Comité Olímpico Internacional (COI) modificar fechas. 

Tokio ahora sí está contra las cuerdas, y aunque los japoneses quieren evitar una catástrofe económica escudada en el dicho tan cómodo y cínico del presidente del COI, Thomas Bach, de: "La suspensión de los Juegos supone destruir el sueño olímpico de 11 mil deportistas de 206 comités nacionales y del equipo de refugiados del COI. Una cancelación de este tamaño sería la solución menos justa", declaración que desató el debate incluso dentro de su mismo organismo, puesto que tuvo que venir a tranquilizar las aguas el vicepresidente Juan Antonio Samaranch Jr., para indicar que Tokio 2020 estaría analizando seriamente encontrar otra fecha para celebrar los Juegos.

Desde el simple hecho de que los deportistas, en su mayoría, no están entrenando de manera regular por la pandemia, y porque aseguran que en caso de que los especialistas médicos y científicos logren controlar la situación antes de julio, no habría tiempo suficiente para que todos preparen una competencia de tan alta gama.

Celebrarlos entre septiembre y noviembre de este año o correrlo para los veranos del 2021 o incluso del 2022 son algunas de las cartas que se han colocado en la mesa de los japoneses y el COI, que han dicho por primera vez que se darán 30 días más para determinar qué hacer con el certamen.

Hoy faltan cuatro meses exactos para que la llama encienda el pebetero olímpico. Si fuera por los japoneses, se juega; si fuera por el dinero en riesgo, se juega; si fuera por los deportistas, no se juega. Al final los protagonistas, por más plata que haya sobre el escritorio, siguen siendo los deportistas, y eso en esta época de reflexión y antes de ella no debería ser para nada poca cosa.

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR: LA ESPERA AZUL