opinion.ignacio-suarez.al-tarzan-que-le-rompieron-la-liana-segunda-entrega
Opinión

Ignacio Suárez

El Fantasma ha recorrido el mundo del deporte a través de 6 Mundiales, 10 Copas América y 5 JO. Aportará a RÉCORD su conocimiento y exclusivas.

Al Tarzán que le rompieron la liana, segunda entrega

2020-10-21 | Ignacio Suárez
Comparte en:

El abandono y la tragedia que vive Toño García ya está en bocas de todos. Olvidándose de egos estúpidos y soberbias, los medios hicieron eco de una noticia que no es exclusiva de nadie y que necesita difundirse para evitar que historias como estas se repitan en el futuro. Siempre he creído que la noticia, no es de quien la da primero, sino quién la cuenta en todos los contextos más apegada a la verdad. 

No, el tema de 'El Tarzán' no es un tema de dinero, es un tema de dignidad, de justicia, de legalidad. No se trata de un tema de altruismo, menos de caridad. No se trata de que compañeros o medios hagan una 'vaquita' o hagan una 'coperacha' y apoyemos en los gastos y operaciones futuras al excanterano puma, no nos equivoquemos. La lucha de Toño es por sus derechos y para dejar un legado jurídico sobre el tema.  

¿DE BOSMAN A TOÑO GARCIA? 

El caso Bosman fue un parteaguas, marcó un antes y después del concepto de trasferencias de jugadores. El reclamo de un muy modesto jugador de Bélgica, le brindó al mundo europeo la oportunidad para que los jugadores pudieran jugar sin distingos de nacionalidad en ese continente. Hoy, en el caso de Toño ya en el TAS que aceptó por primera vez una demanda como tal y no una apelación a un fallo, y puede sentar un precedente para que, en un futuro inmediato en cada contrato entre jugador y club, se inserten cláusulas obligatorias que con claridad como indiquen cómo se deberán cubrir y garantizar las indemnizaciones por riesgo de trabajo o invalidez.

Por lo menos esto es por lo que están considerando los abogados colombianos de la Firma VMSOCCER S.A.S. Juan Carlos Vásquez y Daniel Apaza, especialistas en Derecho Laboral Deportivo, quienes fueron elegidos por Toño García para llevar de manera exclusiva su caso. Fue esta poderosa firma quien ya viajó al TAS en dos ocasiones, para este tema. La primera vez, no les fue aceptada la solicitud, porque les argumentaron faltaba vincular la demanda de la seguridad social a los estatutos vigentes de la FMF y a las leyes ordinarias, algo que finalmente consiguieron en septiembre pasado. 

 Juan Carlos Vásquez y Daniel Apaza, especialistas en Derecho Laboral Deportivo

PUMAS NO PAGA, PERO EXIGE 

El pasado 6 de octubre los abogados SENN FERRERO, el bufete de abogados españoles que representan a Pumas, manifestaron por escrito al tribunal deportivo que no abonarán la provisión de fondos correspondientes al procedimiento ante el TAS, algo que afectará de manera directa el bolsillo de Toño, que deberá costear esto de entrada, esos gastos jurídicos que Pumas no quiere para iniciar el proceso. 

Por si esto fuera poco Pumas, le solicita al TAS un panel de tres árbitros, los cuales no piensan pagar.  VM Soccer S.A.S, pidió que entonces, fuera un sólo árbitro y sugirió al argentino Gustavo Abreu y la Universidad lo rechazó categóricamente, a la vez solicitó que fuera nombrada cómo árbitro único a la Abogada Anna Peniche Adame. 

A este bufete que representa a Pumas, sólo le faltó pedir su nieve de limón. Anna Peniche hasta hace unos meses fue la directora jurídica de la FMF, por tanto, tiene un claro conflicto de interés en el caso; además, los servicios profesionales de su carrera los ha realizado precisamente en el bufete de Ferrer.  Es decir, pretendían jugar con las cartas marcadas. Si no hay acuerdo, el TAS terminará decidiendo quién y cuántos. En las próximas semanas se daría la fecha de la audiencia. 

¿Y LA PENSIÓN DEL IMSS? 

Independientemente de pelear ante el TAS, los gastos de rehabilitación y otros temas, a los abogados de Toño García les extrañó de sobremanera que ni en el club, ni cuando el tema estuvo en controversias de la FMF, ni Doña Fede, ni el club, ni la AMFPro le dieran a García la opción de cobrar -al menos- una incapacidad del IMSS o seguro de invalidez. En teoría la ley establece que todas las empresas, incluidos los clubes de futbol deben registrar a todos sus empleados ante esta institución y pagar por ello, y tendrían ese derecho y esto no es negociable, no es de querer o no, es por ley. 

¿El tener un seguro de gastos mayores no exenta de inscribirlos al IMSS? Los especialistas son rotundos: “¡No! Un seguro de gastos médicos mayores es considerado ante la ley como una prestación, que no exime de registrarlos en el Seguro Social. Es decir, si estuvo inscrito y pagaron, cómo fue un riesgo de trabajo, el jugador tiene derecho a recibir dinero por incapacidad temporal o permanente. Si Toño García, cobraba como dice más de 120 mil pesos mensuales, el jugador debería estar recibiendo entre los 30 y 35 mil pesos mensuales aproximadamente mismos que serían retroactivos hasta la fecha que dejó de jugar. ¿Por qué no los exige?”, nos dijo el Fiscalista Isaías Mejía.  

¿SIMULACION DE PAGOS O EVASION? 

La respuesta se complica cuando revisamos el recibo de pago que le generaba el Club Universidad cada quincena. Toño García recibía un sueldo neto de 66 mil pesos, ya que le descontaban 25,535.96 de ISR y por concepto de cuota del IMSS sólo 824 pesos.  

Cuando el propio jugador y sus abogados decidieron preguntar en línea el monto de sus semanas cotizadas en el IMSS, el monto acumulado y el salario registrado, se encontraron con cifras que los sorprendieron; Pumas tiene registrado al jugador con un salario base todo el 2018 de solo 2 mil 15 pesos mensuales y de mil 887 pesos en el 2017.

Recibo de pago que le generaba el Club Universidad cada quincena

Los abogados colombianos de Toño, ya se pusieron en manos de especialistas fiscales y administrativos en este tema para solicitar respuestas al IMSS y requerimientos oficiales y legales a Pumas, si fuera el caso. Ya que a simple vista, consideran factible que pudiera existir una simulación o evasión fiscal al respecto pues encuentran una enorme diferencia entre los 172 mil 830 pesos mensuales nominales que cobraba el jugador y los 2 mil 15 pesos que el Club Universidad registro ante el IMSS. Obviamente una incapacidad por esos montos sería una miseria. Pero como mencione antes, lo están estudiando ya especialistas para ver si hay o no omisión y actuar al respecto de forma legal. 

AMÉRICA Y QUERÉTARO MULTADOS  

No sería el primer caso de simulación o falta de pagos al IMSS en el futbol mexicano, habrá que recordar el caso de Carlos Sánchez, aquel defensa central del América que sufrió un infarto cerebral en pleno entrenamiento en el 2008. En los primeros alegatos de los abogados del central en la FMF dejó evidencia plena de que el América nunca lo había inscrito, desde el 2002 a esa fecha, ante el IMSS. 

En el punto número dos de su relato de hechos, ante la FMF Carlos Sánchez, señala tener un contrato de 125 mil pesos mensuales más bonos, mismos que en ese momento, le habían dejado de pagar y que se había enterado de que el América había incumplido con su obligación de inscribirlo al IMSS.

Solicitud de intervención para cumplimiento de contrato

Por esa grave omisión, el IMSS requirió al América el pago de una multa por la cantidad de 2 millones, 900 mil pesos en el 2010. Posterior al escrito de Carlos, en la comisión de controversias ante la FMF, la abogada Thelma Herrera apoderada del defensor, el propio jugador, Rocha Bandala y el club firman un acuerdo que obliga al club a cubrir todos los gastos de la rehabilitación, así como el sueldo estipulado.

Acuerdo entre Carlos Sánchez y América

En los meses posteriores viene el caos legal, hay evidencias de que a Carlos le entregan 6 millones de pesos que firma cómo finiquito y también acepta firmar un nuevo contrato con otra empresa filial por 30 mil pesos mensuales como instructor. Ahí selló su fin. Con el tiempo, Thelma Herrera, la abogada de Carlos se vuelve ambiciosa, lo convence de que puede recibir hasta 178 millones de pesos como indemnización, se van a nuevo juicio y vienen los problemas. El América declara que el jugador aceptó y firmó un finiquito, los abogados incumplimiento del club. Entre intereses de abogados, el único que quedo en medio fue Carlos Sánchez, atrapado en firmas de finiquitos y aceptando contratos con otra empresa, el pésimo asesoramiento legal, terminó por atarle las manos, en un litigio que sigue por ahí empantanado.  

SIN SEGURO SOCIAL Y SIN OJO 

La tragedia que vivió el jugador uruguayo Ignacio Schneider jugando para Gallos Blancos del Querétaro en el 2008 ante el equipo Socio Águila, filial del América en la división de ascenso tuvo tintes similares. En una jugada de manera accidental el defensor Isaías Ramos, golpea con el codo el ojo del delantero charrúa, que termina perdiendo la vista.

¿Qué hay de coincidencia en el hecho?  Schneider tampoco estaba inscrito ante el IMSS como marca la ley, el equipo que presidia Ulises Zurita, fue requerido y multado por esa institución por 2 millones 900 mil pesos. El club se hizo cargo de los gastos de la operación, rehabilitación, llegó a un acuerdo para que firmara un finiquito por su incapacidad visual y listo, de regreso a Uruguay, donde se gana la vida hoy en día en “la talacha” cobrando por jugar en equipos del barrio. 

JUGADORES IRRESPONSABLES 

Cuántas historias más habrá en este sentido que no han salido a la luz, seguramente muchas. Contubernios gubernamentales, protección de las instituciones a los clubes, sin duda. Pero ojo, que quede muy claro el jugador tampoco es una pobre víctima, tiene por omisión, ignorancia, soberbia e irresponsabilidad una gran culpa. Cree que a él nunca le pasara algo así.  

Como muchos jugadores ganan fortunas, les vale madre si efectivamente están o no inscritos en el IMSS porque esos servicios no los ocupan. La inmensa mayoría de ellos, ni siquiera sabe hoy cuántas semanas ha cotizado en el seguro social, si tiene o no el derecho a una pensión, a una indemnización, a inscribir a su familia. Ellos ven su recibito y a las deducciones ni las pelan, lo único que les importa es que la cantidad que acordaron recibir libre de impuestos aparezca completita en su cuenta de cheques.  

Sólo hasta que tienen un grave problema legal, fiscal o de salud es que claman por ayuda, leen la letra chiquita de lo que firmaron aceptando todo y hasta entonces reclaman por el dolo o los daños en los contratos o finiquitos. Lamentablemente por ignorancia, prisa, soberbia, exceso de confianza firman contratos de forma estúpida. Claro que los jugadores tienen derechos, pero también obligaciones por cumplir. 

Si tú me estás leyendo y eres jugador o empleado nada te cuesta con perder unos minutos en internet y ver tu situación ante el IMSS para saber si estás regular o no, cuántas semanas tienes cotizadas, los montos y tus derechos. Sólo necesitas tu número de seguro social, tu CURP y darle clic, pero si te da hueva, déjalo para después cuando te urja saberlo y no tengas tiempo ya de solucionarlo.

La historia del 'Tarzán' y su admirable 'Jane' tiene muchos capítulos que escribirse y aquí le estaremos relatando cada uno de ellos… 

Antonio García y su pareja

 “El conocimiento se adquiere leyendo la letra pequeña de un contrato; la experiencia, no leyéndola”, Francis Bacon