opinion.luis-castillo.el-factor-de-espigares
Opinión

Luis Castillo

Jefe y coordinador de contenidos en la Octava Sports | Radio Centro, que pone al alcance información detallada del futbol mexicano.

El factor de Espigares

2020-12-17 | LUIS CASTILLO
Comparte en:

Este factor es el que de alguna forma tiene a Tampico Madero en la Final de la Liga Expansión MX. El español Albert Espigares llegó a nuestro país en 2010, concretamente a Santos, para hacerse cargo de un área llamada “tecnificación”. Con el equipo albiverde, desde las inferiores, fue parte de esos años en donde el equipo debutaba jugadores y se consolidaban rápidamente. Desde 2017 se mudó a Guadalajara, donde se hizo cargo de las inferiores de Atlas, una institución que es un gran semillero del futbol mexicano, pero que extrañamente por el agobio del descenso perdió esa gran cualidad.

Gran parte del plantel de Tampico Madero pasó por la formación de Espigares, lo mismo en Santos que Atlas. Del equipo lagunero destacan Diego Medina, Joel García, César Bernal, Oscar Manzanares, José Hernández, Santiago Ramos, Germán Ecuador, Manuel López, Epson Martínez y Jared Simental.

Formados de Atlas están Rivaldo Lozano, Carlos Robles y Eleuterio Jiménez, todos pasaron por el proceso de Espigares.

Tanto el actual entrenador de Tampico, Gerardo Espinoza, y el propio Espigares no es la primera vez que trabajan en un mismo proyecto, en Atlas, Espinoza siendo entrenador de la Sub 20 contribuyó al desarrollo de varios jugadores.

Orlegi encontró finalmente ese eslabón que le faltaba para terminar con la formación de sus jugadores, atrás quedaron los años en donde varios jugadores encontraban acomodo para seguir cobrando lo que estipulaba su contrato con Santos particularmente, afortunadamente esos vividores salieron del equipo.

Si Tampico Madero se convierte en campeón de esta categoría, será el cerrar un círculo virtuoso importante y el resultado de invertir en las fuerzas básicas.

INCOMPRENDIDO

Este es el adjetivo que mejor le viene a Mario García Covalles, entrenador del Atlante, un técnico capaz, obsesivo, vehemente y que eso a veces le provocó salir precipitadamente de proyectos en donde pudo construir mejores proyectos.

Mario García es de esos entrenadores que hoy son un ente extraño en la jungla de futbol, prefiere trabajar y trabajar en lugar de hacer relaciones públicas en los medios para que hablen bien de él o lo promuevan en las transmisiones como un buen candidato, para muchos es más 'Lavolpista' que el propio entrenador sudamericano.

Mario, después de un buen trecho recorrido, se encuentra ante esa revancha, esa oportunidad de legitimar de alguna forma todos esos años de trabajo, el campeonato con Atlante lo pondría en una órbita diferente. Es una realidad que Marito, con los años, aprendió de errores y traspiés. Hoy en día, los Potros de Hierro son un equipo pragmático que prioriza el manejo del partido y eso le ha dado resultados.

Lo que hoy vive Atlante es un auténtico cuento de hadas, cambio de dueño, mudanza a la Ciudad de México; el regreso a sus orígenes e instalado de nueva cuenta en una Final, los azulgranas tienen los elementos y argumentos para poder convertirse en campeones. El que hoy no haya ascenso es una batalla que no se debe disputar en la cancha, sino en otros escenarios y en ese rol de protagonista, lo tendrá el propietario del equipo, Emilio Escalante.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: NADA DEFINIDO