opinion.blog.luis-garcia.fue-una-locura
Opinión

Luis García

El Doctor une el amplio conocimiento deportivo con un estilo propio. Sus geniales comentarios que lo han hecho referente de la TV tienen también su lugar en nuestro diario.

Fue una locura

2022-03-15 | LUIS GARCÍA
Comparte en:

La Copa TImón es un campeonato que se realiza en la Universidad Anáhuac del sur desde hace múltiples años, congrega a un sinfín de jugadores de futbol amateur de distintas categorías.

En mi vida había tenido la posibilidad de asistir a uno, pero hace algunas semanas mi hijo Mariano y uno de sus amigos, Mariano Santos, más allá de maquinar la inclusión del equipo, me comunicaron que tuvieron la decisión de elegirme como su entrenador.

Desde ese día hasta el inició de la justa me causó ansiedad, no cumplir con las expectativas creadas es un tema con el cual aún a mis 52 de edad me cuesta lidiar.

Al final no hubo escapatoria y asumí la linda invitación del equipo denominado Carabobos, el torneo es sumamente demandante, ya que juegas muchos partidos en poco tiempo, nosotros jugamos cinco duelos, por lo que pasas en el recinto como mínimo horas cada día de la competición.

Para parecer entrenador me fui a comprar una tabla con un plumón para poner las alineaciones y las indicaciones, y segundo, tuve una charla vía WhatsApp con los papás del equipo, quienes son espectaculares, apoyan todo el tiempo, son respetuosos con los rivales, y creen que tienen en sus hijos a los próximos Messi y Cristiano, no es broma, muchos papás así lo creen y se la pasan diciendo barbaridades desde la banda a sus propios hijos, entrenadores, árbitros y rivales, una cosa de locos.

Les dije que jugarían todos, que buscaría que todos los chavos del equipo tuvieran más o menos el mismo tiempo de juego, todos accedieron y disfrutaron del torneo.

Emilia, mamá de Marcelo, un defensor increíble, en tono de burla me agradeció la filosofía de competir sin pensar en el resultado, pero me pedía el campeonato, mínimo el segundo lugar.

Llegó el día del debut, mi debut de entrenador, yo que con problemas apenas dirijo a mis cuatro hijos, desde la mañana Mariano me preguntaba cómo íbamos a jugar en el encuentro, quién iba a iniciar, cómo íbamos a atacar y defender, él estaba mucho más nervioso que yo, que ya era un decir.

Jugamos ante los Rockers, con quienes jugaríamos la Final también, duelo muy parejo, denso, apretado, hice las rotaciones para que todos jugaran y triunfamos dos a uno, una tercia de horas de pausa y el siguiente duelo ante Black Wolf FC, logramos vencerlos 5-0.

Fue una jornada maravillosa, regresamos a casa, y aprovechando que ni la 'Roska' Pérez ni Robi ni Luis estaban, me fui con Mariano a comer para que recuperar fuerzas, le dije que había que comer una buena pasta, así lo hicimos, no le paró un segundo la boca hablando de los juegos del siguiente día, regresamos y se durmió una siesta de tres horas, estaba liquidado.

El domingo llegó, el día de mayor presión, se definía el acomodo del grupo y con quién jugaríamos la Semifinal, enfrentamos el duelo más complejo y espinoso ante Infinity FC, durante varios minutos no salimos de nuestra cancha, sufrimos, habíamos jugado muy bien, merecíamos que la pelota botara en nuestro favor, y así fue, faltando un minuto Mariano arrastró la pelota varios metros y a máxima velocidad hizo un tiro cruzado con la buena fortuna que un defensor rival la desvió y anotó en propia puerta, se desató la locura, habíamos ganado un partido bravísimo en el último suspiro, primeros de grupo.

El partido de la Semifinal fue ante el Black Wolf FC, y volvimos a imponernos, esta vez por marcador de 5-1, así llegábamos a la tan esperada Gran Final, y de manera sorpresiva, Infinity FC, fue apeado de la competición por los Rockers.

Saltamos a la cancha con gran ilusión pero con gran nervio, el partido fue muy espeso, siento que generamos mejores ocasiones de gol, hasta que apareció nuestro Fidel, zurdo, hábil, que le pegó cruzado y en el primer tiempo ya íbamos ganando, los tiempos son de veinte minutos cada uno, por lo que el segundo fue eterno, llegó el pitido del árbitro, éramos campeones, fui inmediatamente a saludar a cada uno de los niños del equipo rival y a su entrenador, algunos lloraban desconsolados, los chavos de nuestro equipo son unos niños fascinantes, empáticos, sensibles, e inmediatamente fueron a consolar al rival, joya de gesto, terminaron abrazados rezando un Padre Nuestro en agradecimiento a su triunfo.

Posteriormente me empaparon la camisa con una bebida energética de color rojo, y empezaron a pedirme que les firmara sus playeras, me emocioné horrores, por lo que les pedí que cada uno me firmara mi camisa ya que la iba a enmarcar.

Recibieron su medalla, su trofeo, el cual decidieron que se llevarían una semana cada uno a casa, y así concluyó uno de los mejores fines de semana de mi vida.

Queridos Fede, Marcelo, Beni, Pablo, Santi García, Santi Ramírez, Mariano Santos, Mariano García, Fidel, Sebastián, Jero y Diego, muchas gracias por dejarme ser parte de esta gran aventura, son unos niños maravillosos, que compiten con determinación y con absoluto respeto por sus contrincantes, son ejemplares tanto como jugadores como personas, fue un placer estar a su lado, quedarme sin voz, verlos sonreír, percibir su unión, su fe, su sencillez.

Gracias también Mauricio Pedroza, José Luis Pérez, el famoso Toro, y a Rafa González, jefes y caciques de FEMAC, en donde juegan nuestros chavos, ya que los fundamentos deportivos, de formación, de respeto, y de crecimiento que les han generado desde hace años hicieron sin duda que pudieran levantar la corona. Y gracias a ti especialmente Mariano ´Bicho Pérez´, fue un privilegio, y un honor dirigirte en una cancha de futbol, y confirmar que eres un competidor a toda regla, un niño que sabe hacer equipo, que es generoso, que se esfuerza permanentemente por encontrar su mejor versión. Te amo, te admiro, y eres un gran maestro para mi en todos los sentidos. Debut y despedida, cinco jugados, cinco ganados, me voy invicto de este lindo oficio de entrenador. 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: MÉXICO, ADOLORIDO