opinion.blog.luis-garcia.nicolas-ibanez-encumbramiento
Opinión

Luis García

El Doctor une el amplio conocimiento deportivo con un estilo propio. Sus geniales comentarios que lo han hecho referente de la TV tienen también su lugar en nuestro diario.

Nicolás Ibáñez, encumbramiento

2021-02-16 | LUIS GARCÍA
Comparte en:

Llevas algunos años en nuestra nación, y si bien eres un deportista discreto, tu desempeño y eficacia ha sido notable, y no solo en México, lo hiciste desde tus comienzos en Argentina, en el también discreto Comunicaciones de la tercera división.

Después de reventar varias porterías en una categoría menor en tu lugar de origen, llegaste a Gimnasia y Esgrima de La Plata, estuviste un par de años, y migraste a nuestro país al San Luis, que estaba en una categoría menor, otra vez a rebuscarte la vida en un sitio en el que no perteneces pero en el que en su momento nunca le rehuiste. Hoy estás en donde mereces, en la máxima categoría, luciendo tus habilidades, y sigues estable en tu producción goleadora.

El gol es lo más complejo y hermoso de este juego, y vincularte con el de manera tan constante, en tu caso diría permanente, no es un tópico menor, y no es nada común. Hemos visto un sin fin de casos de delanteros mexicanos y foráneos, que eran figuras rimbombantes en categorías inferiores y cuando ascienden son una tristeza, como si la promoción los desinflara de horrible forma. Contigo pasó todo lo contrario, tú en cualquier paraje ofreces lo mismo, goles y puntos, no dependes de los escenarios por más que estos sean diversos, tú te adaptas.

Eres un ente inteligente, tu manera de moverte dentro de la cancha es un perfecto ejemplo de ello. Me tocó verte el viernes pasado en Mazatlán, y confirmé la delicia de ver en ti al centro delantero clásico. Eres ese ´9´ que conoce todos los recovecos de tan espinosa demarcación, primero te definiría como elegante, altivo, y creo que tu pulcra técnica individual lo resalta.

Cuando debes disputar la pelota por arriba, así sean pelotazos o diagonales con escasa ventaja, te sitúas de tal manera que equilibras la batalla y muchas veces la ganas. Siempre estás buscando la espalda de tus defensores, permanentemente te alejas de tu emisor para estar perfilado, y sabes a la perfección aislarte y provocar duelos individuales. Y luego posees ese instinto que no se obtiene ni en botica ni se entrena, se tiene o no se tiene, y tú cuentas con esa preciada y mágica fórmula para encontrar la pelota en situaciones y posiciones inentendibles.

Como tu primer gol ante Mazatlán, cuando tu compañero Luis Felipe Gallegos montó un contraataque y reventó el travesaño, y tú de la nada, como si de antemano supieras en donde botaría el balón llegaste primero que propios y extraños, y con la parte interna definiste con seriedad y tranquilidad.

No por nada eres propiedad del Atlético de Madrid, hoy la competencia por aquellos lares está brava pero tienes la edad perfecta, en agosto cumples 27 años, estás incursionando en la etapa de maduración. En la zona de mayor explosión de cualquier futbolista, y no es que tú no hayas explotado, al revés, eres terriblemente constante con el tema del gol, no eres de esos personajes que ha sufrido prolongadas sequías, aspecto que te hace sumamente valioso para cualquier entidad.

Estoy cierto que ameritas muchas más loas de las que recibes, pero en tu andar has dejado claro que no te inmutan el reflector, que no es una obsesión, sí lo es, destrozar porterías e ilusiones de los porteros rivales.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: FIN DE SEMANA, PRELUDIO