opinion.blog.luis-garcia.ricardo-ferretti-todopoderoso
Opinión

Luis García

El Doctor une el amplio conocimiento deportivo con un estilo propio. Sus geniales comentarios que lo han hecho referente de la TV tienen también su lugar en nuestro diario.

Ricardo Ferretti, todopoderoso

2021-05-11 | LUIS GARCÍA
Comparte en:

Querido Ricardo, te vas de Tigres, vaya paradoja, todos pensábamos que saldrías cuando tú quisieras, no fue así, los ciclos culminan, eso es inequívoco e imposible de modificar. Nadie sabe cuándo es el momento idóneo, si es que éste existe, para terminar un vínculo laboral, personal o de cualquier índole, y de las clausuras, de los rompimientos, nadie se muere, repito nadie se muere.

También es una realidad que no todos los ciclos merecen ser recordados, el tuyo sin duda se recordará por siempre, tu transitar en la organización de los Tigres resonará en la eternidad, y como es costumbre, el tiempo le dará la debida y brutal dimensión a lo que hiciste con esta entidad.

Nadie se te va a equiparar ni de los anteriores ni de los que vengan, y vendrán múltiples entrenadores que intentarán aprovechar lo que edificaste, porque una cosa es dirigir a un grupo humano, a un equipo de futbol, y otra cosa muy distinta es construir un club. Y aún más complejo revolucionarlo, sacarlo de ser una organización común y corriente, que caminaba extraviada en la inopia, y sentarlo en la mesa de los referentes.

Tu Tigres pasó de ser un club regional a un club nacional, pasó de vivir en pantanosas conversaciones a estar en las conversaciones sobre ser considerado el quinto grande, y eso no se consigue de rebote, eso no se consigue de casualidad, eso no lo consiguió nadie más que tú, y tu absoluto liderazgo en todas las aristas de la gestión deportiva.

Siempre fuiste la mente brillante, la mano que mece la cuna, pero dada tu enorme inteligencia, siempre te rodeaste de fabulosos escuderos que maximizaron tus ideas, tu concepto, y tu proyecto, a diferencia de muchos que se creen todólogos, tú siempre fuiste un hombre de equipo.

Convenciste a tus dirigentes de apostar por monumentales contrataciones, monstruos nacionales e internacionales que supiste encauzar para un bien común, maniataste poderosos e incómodos egos, y los armonizaste. Forjaste un equipo con un envidiable temperamento, un equipo bravísimo, un equipo sabio, un equipo implacable, y un equipo valeroso, que iba a cualquier sitio y le jodía la vida a quien fuera, y lo hicieron durante varios años, no fueron una ligera llamarada.

Tú no comandaste a un equipo, tú lo reinventaste, tú lo creaste prácticamente de la nada, por supuesto que no en solitario, sería un absurdo creerlo así, pero sí fuiste quien indicó el camino cuando muchos exploradores habían estado antes que tú, y nunca señalaron el sendero correcto por el cual transitar.

Reitero lo que escribí al inicio, los ciclos están condenados a terminar, pero eso no exime a quien decide culminarlo a tener más categoría en el trato. Tú debiste ser tratado con mucho mayor empatía, con mayor decoro, con mayor respeto, tú no eres un cualquiera, los que llegaron hace 10 segundos a la dirigencia sí son unos cualquiera. Y que por más inhábiles que sean, no podrán destrozar tu legado, el cual será una terrible sombra que siempre los acechará, y lo merecen por la forma en cómo te trataron.

Sin duda estarás triste, y deberás rumiar esa tristeza, pero que no quepa duda, eres lo mejor qué le pasó a Tigres en su historia, y nos vamos a ir todos de esta dimensión, y no habrá nadie que se te acerque, sencillamente forjaste un invencible imperio que perdurará por los siglos de los siglos.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: CHIVAS, NEBULOSAS