contra.home.por-que-se-celebra-el-dia-de-la-candelaria-el-2-de-febrero-y-cual-es-su-significado

¿Por qué se celebra el Día de la Candelaria el 2 de febrero y cuál es su significado?

¿Por qué se celebra el Día de la Candelaria el 2 de febrero?
¿Por qué se celebra el Día de la Candelaria el 2 de febrero? | Pixabay
Esta fecha no solo cierra las celebraciones navideñas sino que también se entrelaza con antiguas costumbres
2024-02-01 | Óscar Cáliz Ávalos | Twitter: @oscar_caliz
o.caliz
Comparte en:

El Día de la Candelaria, celebrado cada 2 de febrero, es una festividad que marca un punto de encuentro entre tradiciones religiosas y culturales que se extienden a lo largo y ancho de numerosos países, especialmente en las comunidades de habla hispana. Esta fecha no solo cierra las celebraciones navideñas sino que también se entrelaza con antiguas costumbres paganas y rituales cristianos, creando un mosaico cultural de profundo significado y alegría.

La dusión de creencias y el significado del Día de la Candelaria

La razón detrás del nombre "Día de la Candelaria" se encuentra en las raíces religiosas cristianas. La fecha conmemora la presentación de Jesús en el templo de Jerusalén, un evento narrado en el Evangelio de Lucas, y la purificación de la Virgen María, cumpliendo así con la tradición judía que dictaba que las mujeres debían ser purificadas cuarenta días después del parto. Es un día en el que las velas, simbolizando la luz de Cristo, son bendecidas, dando origen al término "Candelaria".

El Día de la Candelaria suele ser motivo de reuniones en las familias mexicanas.

La tradición dicta que el 2 de febrero, exactamente cuarenta días después de Navidad, la iglesia católica celebra la purificación de la Virgen y la presentación de Jesús en el templo, eventos que son fundamentales para entender el porqué de la denominación de esta fecha. Las velas, que juegan un papel protagonista en esta celebración, no solo iluminan físicamente; simbólicamente, representan la luz de Jesucristo iluminando al mundo, una imagen potente que resuena en el corazón de la fe cristiana.

La Candelaria también se entrelaza con tradiciones pre-cristianas, incorporando elementos de celebraciones paganas relacionadas con la luz y el fuego, que marcan el final del invierno y el inicio de la primavera. Esta fusión de creencias subraya la capacidad de las tradiciones culturales para adaptarse y absorber distintos elementos a lo largo del tiempo, creando festividades que reflejan una rica tapeza de historia y fe.

En muchos países, el Día de la Candelaria es también una ocasión para disfrutar de reuniones familiares y comunitarias, donde se comparten alimentos tradicionales como tamales en México, resultado de otra tradición que vincula esta fecha con el Día de Reyes y el hallazgo del muñeco en la rosca.

El Día de la Candelaria es mucho más que una fecha en el calendario litúrgico; es una ventana a la rica historia cultural y religiosa de numerosas comunidades alrededor del mundo. Su celebración es un recordatorio del poder de las tradiciones para unir a las personas, trascendiendo las barreras del tiempo y el espacio para iluminar las profundidades de nuestras creencias y esperanzas compartidas. En cada vela bendecida, en cada reunión familiar, el Día de la Candelaria continúa siendo un faro de luz y unidad en un mundo diverso y cambiante.